<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)


La Espada de Fuego
Otro jalón de la nueva fantasía heroica,
por Julián Díez

   En el panorama de la literatura fantástica española actual, hay algunos escritores interesantes y unos pocos que realmente le enfadan a uno. Te enfadan, porque es cabreante, para cualquiera que haya leído lo que hacen, que existan todavía lectores que no se acerquen a su obra, simplemente porque hayan tenido la desgracia de nacer en nuestro mismo país. Lectores que no les dan a esos escritores cabreantemente buenos esa misma oportunidad que sí le dan a un anglosajón desconocido a través de una traducción en muchos casos deficiente. Te enfadan, además, al pensar que habrá otros lectores que tampoco les darán oportunidad alguna tan sólo por escribir literatura fantástica. Y te enfadan porque si las cosas fueran como lo son en otros países, esta gente se ganaría la vida escribiendo y podríamos disfrutar de muchas más cosas suyas. Pasaríamos otros ratos tan agradables como el que yo disfruté con la extraordinaria novela que vengo a comentar.

   Javier Negrete no es el único de estos escritores cabreantes, pero ya nadie puede negarle que es uno de los mejores. Por razones que van más allá de la calidad de esta La espada de fuego que tenemos entre


Estado Crepuscular

Esta crítica ha sido leída 10098 veces

El autor en cyberdark.net
Web oficial de EDF


La Espada de Fuego,
por Javier Negrete

ISBN
8445074091

2003 Editorial Minotauro,
colección Kronos

Precio 18€

manos; por la coherencia de una obra con pautas reconocibles pero que no hurtan la variedad temática, y en la que la calidad literaria se mantiene en un estándar alto. Y, sobre todo, por la capacidad de Negrete de subvertir los modos habituales del género.

   Porque pronto nos queda claro al iniciar la lectura de La espada de fuego que hay ciertas reglas que se cumplirán. Reglas que limitan el desarrollo de este subgénero: el conocimiento de que el bien triunfará, la certeza de que el objeto mágico central caerá en las manos del héroe elegido tras una terrible disputa con el peor de los malvados; la victoria de la magia blanca sobre la negra, etc. La pretensión de Negrete no era la de llevar a cabo una labor de subversión de esos esquemas: de hecho, según confiesa el autor, el germen de la historia nació en 1981, cuando era un quinceañero, y la versión actual, inevitablemente, sigue los parámetros ya señalados entonces.

   Sin embargo, lógicamente, los nueve meses de trabajo empleados por el actual Javier Negrete, el escritor maduro, han dejado su huella: "Digamos que antes era el joven soñador Derguín, y ahora soy un poco el desencantado Kratos, que aún así piensa que tiene sus oportunidades", apunta el autor, señalando precisamente a la dualidad clave de la novela. Porque esta es una novela en la que vence el Elegido (como cualquier adivinaría desde el primer momento), pero no el mejor; el veterano guerrero Kratos tiene todas las cualidades para convertirse en el Zemalnit, el guardián de la espada de fuego, y no lo conseguirá porque los dioses, caprichosos -una vez más, la influencia de la mitología griega sobre Negrete...-, han escogido a otro menos acreedor de sus dones que él.

   La novela comienza con la desaparición del anterior Zemalnit, líder del ejército guerrero en el que se encuadra Kratos. La espada de fuego, cuyo poder en realidad parece más centrado en el prestigio que en la magia, queda disponible para quien demuestre ser mejor encontrándola a través de un viaje prototípico del género. Siete serán los candidatos, entre ellos un joven, Derguin, que ni siquiera ha adquirido los máximos grados de magisterio en el uso de la espada que son necesarios para ese honor. Pero el capricho de una parte de los dioses -nada casual, como sabremos posteriormente-, sumado a sus indiscutibles cualidades, le convierten en el destinado al triunfo.

   A la par que los guerreros viven sus aventuras, cobrará protagonismo un mago, Linar, que protagoniza junto a su ayudante una batalla a mayor escala: sabremos que los dioses quieren recuperar el control del mundo, y que buscan la Espada de Fuego, y el resurgimiento de un antiguo imperio, como armas para sus propósitos. La magia en la novela es siempre oscura, dolorosa; el aprendizaje al que es sometido el ayudante de Linar es de una crudeza verdadera, poco frecuente en las novelas de fantasía heroica, en las que en tantas ocasiones los espadazos son propinados sin miramientos ni dramatismo.

   Más allá de este argumento, en el que no faltan los tópicos, lo que da fuerza a La espada de fuego es el oficio sin rendijas con el que está ejecutada la novela. Los personajes son trazados con una mano que esta vez sí se aleja deliberadamente del tópico, e incluyen secundarios memorables como El Mazo, un bárbaro que sólo quisiera tener una casita en la playa, o Mikhon Tiq, que vive una brillante evolución de poco menos que contrapunto cómico a elegido de la fortuna abandonado dolorosamente a su destino.

   La estructura del relato, además, lleva el pulso de un maestro; Negrete utiliza con habilidad los "cliffhangers", hurta en ocasiones los clímax  para no encelarse en las situaciones tópicas del género, se acerca a la existencia cotidiana de su mundo y regala descripciones vivas, coloristas, de lenguaje rico pero que no caen en la prolijez.

   La aparición de La espada de fuego en la actual coyuntura del mercado editorial supone una reivindicación de las posibilidades de la fantasía heroica, ya mostradas con títulos que han sido apreciados por el público como los de Andrezj Sapkowski y George R.R. Martín. Ahora cabe confiar que quienes disfrutaran de ellos no tengan la cabreante actitud de negarle una oportunidad a una obra de calado similar por lo que debería suponer una ventaja y no un inconveniente: el estar firmada por un autor español, que maneja nuestro idioma y referentes con sabiduría.

 

@2003 Julián Díez
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

Entrevista La Espada de Fuego la Obra de Javier Negrete Estado Crepuscular

2004-08-17 17:28   Lyra

Hace ya algun tiempo k lei la espada de fuego, pero éste
junto a el sr. de los anillos y el hobbit hicieron que empezara
a interesarme por la fantasia y la epica, pues hasta k lei
estos libros apenas leía literatura juvenil. La verdad es que
el libro me gustó muchisimo y estoy totalemte de acuerdo
con el artículo.
2003-09-29 15:14   DOGON
Acabo de terminarlo, y sinceramente...el nivel que nos ofrece Javier Negrete es muy alto. Mejorable, sin duda, pero mejor que muchos que nos llegan desde el otro lado del atlántico, y que de bueno solo tienen el nombre de la saga.
2003-09-07 12:13   SARTIR
Aqui más que nunca se impone el hacer patria. No lo he leido.. pero sabreis d mi cuando lo haga. La verdad es que estoy impaciente.
Espero qe responda a mis espectativas.
AVE.
2003-07-08 13:03   Zorcon
Yo ya me he leido el libro hace unos dias, y es muy bueno, pero parece que al final deja sitio para una segunda parte del libro. ¿no?
2003-07-05 23:57   Aldaron
Acabo de terminar el libro y sólo puedo decir que estoy 100% de acuerdo con el artículo. La obra es una gozada. ¡¡¡Que grata sorpresa!!!
2003-05-29 19:03   Ragast
Totalmente de acuerdo en lo de apoyar a la gente de aquí.
Yo los he empezado a leer hace bien poco, pero no por "tirria", sino por desconocimiento de los autores y de sus obras, y hay mucho y muy bueno.

Venga, hasta otra.