<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

JUAN RARO,
de Olaf Stapledon

Esta crítica ha sido leída 7113 veces





Juan Raro,
de Olaf Stapledon

Título original: Odd John

Traducción:
Carlos Peralta y Susana Lugones

2003, Editorial Minotauro



El autor en cYbErDaRk.NeT

por Nemes, mayo 2003

"[...]Le expliqué por qué Don y yo habíamos decidido
desde un principio mantener en secreto nuestras habilidades.
Entré en detalles acerca de Juan Raro y mi temerosa reacción ante su lectura."

Julian May   La intervención

 

"Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano"

Isaac Asimov  Los Propios Dioses

    

   Hacia Agosto del año pasado (2002) me encontraba leyendo el primer volumen de la trilogía de La Intervención escrita por Julian May, tres entretenidísimas novelas que narran la aparición y difícil ascenso de los poderes psíquicos entre la humanidad. El protagonista, uno de los primeros "mutantes", buscando información sobre poderes extrasensoriales en la biblioteca de su ciudad, de rebote y sin casi quererlo, da con una extraña novela: Juan Raro de Olaf Stapledon y esta se convertirá , durante su juventud, en un referente y una extraña rémora cargada de presentimientos...

   Juan es un extraordinario chico que vive en la Inglaterra de entreguerras. Desde un principio ya es una rareza de niño; nace tras once meses de gestación y no dice una sola palabra hasta los seis años. Todos en su casa piensan que es alguna especie de discapacitado hasta que un buen día empieza a hablar... con un dominio del lenguaje apabullante.

   De un modo fulminante, la criatura, cuyo desarrollo físico siempre va muchos pasos atrasado respecto al ser humano normal, empieza a desarrollar una comprensión inaudita frente a cualquier materia que se le ponga por delante. Su dominio de las matemáticas es ya absoluto antes de salir de la cuna. Con el paso del tiempo Juan se da cuenta de lo que es evidente: está tan alejado de la humanidad como ésta de los primates. De hecho, se considera a sí mismo un auténtico humano y al resto de la mal llamada "humanidad" meros animales intermedios entre los animales y el Hombre. Obviamente sus relaciones con sus congéneres son heterodoxas, en el mejor de los casos, y de descarada manipulación la mayoría de las veces.

   Más adelante la diferencia entre Juan y el resto se hace más evidente. El precoz niño se vuelca a, entre otras empresas, la difícil tarea de comprender al hombre. Se entrevista con empresarios, políticos, escritores, religiosos, con todo tipo de prohombres y nunca se encuentra satisfecho con lo que encuentra: la estupidez de las personas le parece incomprensible a la vez que le abruma.

   Juan se encuentra solo, incomprendido y desesperado, como estaría una persona que viviera en un mundo habitado por borregos. Y pronto surge la idea: han de haber más como él. No puede ser el único. Se lanza entonces a su última búsqueda por todo el mundo, con un claro objetivo: encontrar a sus semejantes para fundar una colonia de superhombres y desarrollar una nueva cultura. Contará para ello con la inestimable ayuda de sus recién adquiridos poderes: telekinesia, telepatía,...

   Cómo encuentra a sus iguales (una pandilla de freaks que hubiera enamorado al mismísimo Tod Browning) y la suerte que el destino depara a esta colonia (pues no íbais a creer que las naciones del mundo iban a dejar en paz a tan extrañas y potencialmente peligrosas personas ) es algo que deberéis leer vosotros mismos...

   ...porque el libro no tiene desperdicio alguno, la verdad.

   Juan raro es una novela a la vieja usanza, de las que se escribían antes, cuando los escritores de ciencia ficción no inflaban innecesariamente los libros, y si necesitaban 200 páginas para contar una buena historia, las usaban. Ni una más ni una menos. Se agradece, en el momento que vivimos, lleno de kilométricos y enésimos  enderscasas capitulares y ruedas del tiempo, ladrillos interminables, auténticos delitos ecológicos, hallar un texto sencillo y conciso que, pese a haberse escrito a mediados de los años 30 del siglo pasado, es mucho más moderno que gran parte de los novelones de género fantástico escritos en la actualidad, tan amantes de los héroes colmados de virtudes, perfecciones morales y maniqueísmos infantiloides.

   Porque Juan Raro es la historia de un ser que, rozando la perfección, no siempre reacciona de un modo "humano" es sus relaciones con las personas. Stapledon engendra un personaje que, colmado de poderes y facultades supranormales, recuerda al ubbermensch de Nietzsche. Ante la alienación y la diferencia decide regirse por un código moral propio, tan alejado del nuestro que los conceptos tradicionales de bien y mal no tiene sentido para él. Juan trata al resto de las personas como animales de compañía (caso del sufrido narrador de la historia, su fiel Fido) con el desapasionamiento y la lejanía con que un pastor trata a sus ovejas.

   También es un retrato del ser humano y su miseria visto por alguien que, evidentemente, no lo es. Durante la fase en la que Juan se dedica a la difícil empresa de comprender al Hombre encontramos bastantes referentes propios del momento en el que fue escrito: referencias a propósito de la Primera Guerra Mundial, el fascismo en Italia y una curiosa premonición sobre la locura que desataría Alemania apenas cuatro años después. Pero son más abundantes las referencias a la humanidad y su naturaleza falible. Stapledon muestra las carencias y errores del ser humano por boca de Juan de un modo claro y contundente que te hace reflexionar sobre si no somos, realmente, más que animales "especiales".

   La construcción de Juan es uno de los puntos fuertes de la novela: Stapledon consigue dar forma y coherencia a un personaje sumamente complejo. Y lo hace con naturalidad, de un modo que pasa casi desapercibido ante el lector. A este respecto podríamos decir que Juan Raro está a la altura de Flores para Algernon de Daniel Keyes, donde un personaje interesante y muy bien construido se convierte en el vehículo perfecto para el desarrollo de la acción.

   En resumidas cuentas, Juan Raro es, pese a su temprana publicación, la novela definitiva sobre el "superhombre". Es un texto ameno y entretenido que no carece de  lecturas profundas y trascendentes y al que, gracias al cielo, no le sobra ni la falta ni una sola coma. Estando entre las tres novelas más importantes de uno de los padres de la ciencia ficción, tal y como la entendemos hoy, y estando presente en casi todas las guías disponibles sobre el género (Barceló, Clute, La Factoría), creo necesario reivindicar esta obra cuya trascendencia entre el público hispanoparlante ha sido mínima (yo mismo confieso haber empezado el libro con reticencias ) y cuya consideración está muy por debajo de lo que debiera.

   Si podéis echadle el guante, el libro es bueno, breve y barato. ¿Que más se le puede pedir?

 

@ 2003 Nemes para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2003-08-23 18:25   iarsang
Me lo acabo de leer y me parece que Nemes acierta de pleno en su crítica. Un libro muy interesante. Habrá que leer más de Stapledon...
2003-08-09 12:19   JaulaDeArdilla
Acabo de leer Juan Raro y creo que uno de sus aciertos, como muy bien destaca esta crítica, es su brevedad. Tambien coincido con la crítica que da mayor aire de modernidad que muchas novelas posteriores.

Un libro muy recomendable, especialmente la parte más central de la narración, que es en la que se realizan más críticas de el Homo Sapiens.
2003-06-12 11:26   maxron
Grandes Stapledon en todas sus obras y Nemes en esta reseña.
2003-06-11 22:39   Des_frankenstein
Muy buen articulo.

Hace tiempo lei "Hacedor de Estrellas" y me encanto... luego compre "Sirio" y "Juan Raro". Por razones inexplicables sólo este último, está sin leer (digo inexplicables por que me parece genial Olaf). Que gusto me va a dar leermelo ahora...

Gracias por el artículo que me lo ha traido a la memoria...

2003-06-11 00:02   eduardo_lalo
Coincido con los comentarios anteriores, ante el gran auge de obras y autores, algunos muy buenos no se puede negar, la lectura de los autores de la epoca de oro se ha olvidado o dejado en el librero.
Por eso la mencion de una obra de Stapledon me parece muy oportuna además de objetiva
2003-06-07 16:37   cebra
Es una pena que a veces nos dejemos llevar por la voragine de las novedades y olvidemos a muchos de los pioneros que crearon los cimientos del genero. Por eso es de agadecer que de vez en cuando alguien se decida a rescatar a uno de los grandes, por muy "antiguo" que sea. Y si, ademas, la critica de sus libros es tan acertada y entusiasta como esta que hace Nermds pues mejor que mejor para acercar a los incredulos a escritores como Stapledon, tan especiales que solo en la ciencia ficcion podrian tener cabida.
2003-06-07 13:23   vorkosigan
Una critica estupenda si el libro esta a la altura de lo que dices de él, sera una maravilla disfurtarlo. Gracias por tu opinion.
2003-06-07 00:25   bilbowski
buena crítica, bastante objetiva y con la subjetividad de quien ha disfrutado leyéndola. fue el primer libro de stapledon que me leí y, pese a que no resultó ser la obra colosal que me esperaba, está llena de buenos momentos, grandes personajes y una voz narrativa de las que ya no se ven, que construye con coherencia y concisión. una lectura recomendada, sin duda. y sí, tienes razón en que uno de los grandes méritos de esta obra es lo bien llevado que está el personaje de juan, que por su naturaleza superhumana es bien difícil de hacer creíble sin caer en los típicos defectos. grande stapledon.
pero no dejeis de leer el resto de sus libros, por mucho que algunos digan que es un escritor absolutamente soporífero: al contrario, yo creo que es uno de lo grandes.