<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

MARCIANOS GO HOME!,
de Fredric Brown

Esta crítica ha sido leída 7822 veces





Marcianos Go Home!,
de Fredric Brown

Título original:
Martians, Go Home
(1955)

Portada:
Diseño de Roberto Uriel / DPI Comunicación y Alberto Cairo; Ilustración de Frank Kelly Freas

Traducción:
Luis G. Prado

Bibliópolis Fantástica, 2003

El autor en cyberdark.net

 

 

por Santiago Díez, septiembre 2003

   En 1898 los marcianos ya nos habían visitado algunas veces, pero no fue hasta ese año cuando H. G. Wells hizo que se tomaron en serio lo de invadirnos. Los supuestos canales de Schiaparelli empezaron a ser reivindicados y el flujo se hizo frenético en ambas direcciones: Edgar Rice Burroughs teletransportaba humanos a Marte y nos desvelaba el color de nuestros vecinos del sistema solar –el verde–, mientras que los escritores a sueldo del pulp los traían de vuelta bastante enojados. Ya fuera porque su planeta es pequeñito, porque envidian nuestras playas o porque son obra del diablo (nunca se les dio la posibilidad de ser una creación divina), nunca venían de vacaciones o tenían el más mínimo interés por nuestras plantitas como el ingenuo de E.T.

   Para 1955 las visitas de otros seres ya se habían vuelto más refinadas; nuestra galaxia se había quedado pequeña, se sabía de infinidad de dimensiones y universos paralelos, incluso dentro de nuestros propios átomos, traían armas de una tecnología extremadamente avanzada y formas de lucha incomprensibles que incluían al tiempo como un factor más. Sin embargo ese año alguien pensó que los marcianos no habían dicho su última palabra, que todavía les podía quedar un as en la manga. Marcianos, go Home! hace su aparición y no sólo no traen el menor atisbo de tecnología sino que el autor se permite el lujo de darles el aspecto que la fantasía popular les otorgó años antes y por el que serán siempre ridiculizados los amantes de los ovnis o los aficionados a la ciencia ficción: los famosos hombrecillos verdes. A Fredric Brown no le hizo falta ningún tipo de sofisticación ni la más burda nave espacial. La amenaza era real a pesar de que los nuevos visitantes no estaban especialmente interesados en nuestro planeta. Quizá tan solo en nuestras costumbres...

   Sean cuales sean sus intenciones, a la Tierra han llegado millones de marcianos y su único objetivo aparente es ridiculizarnos, molestar, entorpecer, reírse de nuestras costumbres y, en general, hacer todo el mal posible. Son intangibles, pueden teletransportarse a voluntad y no se sabe cuales son sus aspiraciones respecto al planeta ni cuánto tiempo se quedarán, pero la situación es desesperada para los humanos. El futuro es dudoso y el presente una lucha diaria a todos los niveles. Los gobiernos no saben qué hacer, las empresas quiebran, la gente está desesperada, cada día es una prueba para no perder los nervios y ser víctima de la locura. Y entre los visitantes ni siquiera hay bajas. Todo esto lo han logrado con un arma devastadora, muy del estilo de su autor: la palabra y un indefectible conocimiento de la verdad. Nadie puede ocultar nada. Los ladrones son pillados in fraganti, la policía a su vez no puede atraparlos porque los marcianos les avisan por dónde escapar, el sexo les interesa sobre manera y se reúnen en grupos para contemplar tan curiosa actividad, nadie puede mentir, ni siquiera a sí mismo. Sólo quizá las personas sordas tienen algo de ventaja.

   Entre todas las formas de afrontar el problema nos encontramos con la del protagonista, un escritor de ciencia ficción fracasado que sostiene que los invasores son producto de su imaginación. Aunque nadie le toma en serio, de alguna manera es un caso único pues no se conocen más personas que, como él, sean capaces de ignorar por completo a los marcianos.

   Brown, fiel a su estilo, construye una novela rapidísima de leer donde humor e intriga se reparten por todo el libro sin dar un respiro. Los coprotagonistas provocan unos diálogos hilarantes que dan cuenta de la hipocresía que anida en la política, el sexo, la religión o el mundo de la ciencia ficción. Y para ello no escatima ni una sola palabra. Su manera de escribir es sencilla y clara, y los diálogos que pone en boca de los visitantes son contundentes incluso hoy en día; cuesta imaginar lo que supondría que en 1955 un hombrecillo descarado dijera al protagonista ¡que te follen!

   Si echamos un vistazo a lo publicado por las editoriales de ciencia ficción actuales veremos en seguida que tanto dentro de los nuevos lanzamientos como de las reediciones no hay mucho hueco para la agudeza de Sheckley, Lafferty, Harry Harrison, o el mismo Douglas Adams, al que, ya directamente, nunca se le ha visto en una colección exclusivamente dedicada al género. Ya se sabe que el humor nunca ha tenido un interés espacial para los aficionados (incluido los del mercado anglosajón). No obstante, que Bibliópolis la haya reeditado dice mucho de la importancia de esta novela.

   Y mucho de la editorial, porque, además de rescatar una obra fundamental dentro del género, han preparado una nueva traducción diferente de las dos ya existentes, que da a los marcianos el carácter original con que les dotó de vida su autor. A parte de terminar frases que en su día se quedaron en simples puntos suspensivos, otras que en su momento fueron suavizadas han recuperado su temperamento inicial y así encontramos que, por ejemplo, "vaya sitio destartalado" ahora es "vaya tugurio de mierda". Conociendo la obra de Brown no cabe duda sobre qué frase es la apropiada.

   El libro trae, además, un estudio de Lorenzo Luengo dividido en varias partes donde nos cuenta aspectos tan interesantes como los métodos tan particulares que utilizaba Brown para luchar contra la hoja en blanco, una comparación con otras novelas de temática parecida publicadas en la misma época o una semblanza de la sociedad de aquellos años. La portada, por último, merece atención especial ya que se ha elegido la emblemática ilustración que Frank Kelly Freas dibujó para la ocasión. Si la literatura de ciencia ficción posee un icono es esta portada al que hay que dar la bienvenida al mercado español. El que disponga de sitio no puede dejar de permitirse el lujazo de ponerla de frente. Es el símbolo perfecto para anunciar la colección de libros que se encuentra en esa estantería.

 

@ 2003 Santiago Díez para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-01-31 10:51   ilion
Bueno. Pues después de leer la crítica de Santiago Diez creo que yo esperaba demasiado de este libro. Sí, supongo que habrá sido culpa mía. Porque vaya, alguna sonrisilla me ha arrancado, pero desde luego no me ha hecho reir tanto como yo esperaba.

En cualquier caso, se puede leer.
2003-10-01 16:55   noshtaru
Humor descacharrante y crítica mordaz, en una novela que no deja títere (humano) con cabeza. Muy recomendable.
2003-09-28 01:04   japer
La invasión extraterrestre más original de todos los tiempos.
[web en continua construcción]

Novedades en la Tienda

Relatos SombríosRelatos Sombríos
16.50 15.68



Ladrones de LibertadLadrones de Libertad
17.00 16.15


Aliens vs DC - cómicAliens vs DC - cómic
35.50 33.73



Mala RachaMala Racha
12.00 11.4


EntrebrumasEntrebrumas
17.90 17.01

Aislados / Extraños 2Aislados / Extraños 2
16.95 16.1

Máquinas MortalesMáquinas Mortales
17.95 17.05


El Bosque OscuroEl Bosque Oscuro
21.00 19.95

El Mar de HierroEl Mar de Hierro
17.90 17.01


InkInk
15.02 14.27


La Rosa y la DagaLa Rosa y la Daga
16.50 15.68