<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Esta biografía ha sido leída 11873 veces

por Chip

 

   La figura de Frederik Pohl (Nueva York, 1919) es una de las más emblemáticas del mundo de la ciencia ficción. Pocas personas han ejercido tanta influencia sobre el género desde campos tan diversos: autor, director de revistas, agente literario, editor, presidente de la SFWA... El caso de Pohl es paradigmático por ser un escritor forjado desde el mismo epicentro de la cf y por haber dejado una huella profunda en cada década del siglo pasado.

   En los años 30 es uno de los fundadores del mítico grupo The Futurians, integrado entre otros por C. M. Kornbluth, Damon Knight e Isaac Asimov. En esta época publica numerosos relatos con seudónimo en revistas y realiza colaboraciones más o menos acertadas con otros autores. Los mejores se recogen en la antología The early Pohl publicada por Doubleday en 1976.

   En los 40, con sólo 19 años de edad, ya es director de dos revistas: Astonishing Stories y Super Science Stories. Se trata de publicaciones modestas y de corta vida pero Pohl sale curtido de la experiencia y se convierte en agente literario. Entre sus clientes se cuenta el propio Asimov.

   Es en los años 50 cuando empieza su carrera como novelista, siendo uno de los artífices de la revolución del género que ya se está fraguando en la revista Galaxy. Fruto de esa época tan crucial son sus colaboraciones con Jack Williamson (Trilogía de Marinia), Lester del Rey y, sobre todo, C. M. Kornbluth, con el que escribe una serie de títulos que arrementen de lleno contra el consumismo y el conformismo.

 

   En 1953, año clave para la ciencia ficción (ven la luz clásicos como Ciudad, Más que humano, El fin de la infancia, El hombre demolido...), Pohl y Kornbluth publican Mercaderes del espacio, una crítica mordaz hacia el mundo de la publicidad. La importancia de esta obra es capital y es considerada por muchos como la primera novela americana de cf plenamente adulta por su contenido político y social. Sin duda es un clarísimo ejemplo de la calidad y la madurez que el género estaba alcanzando, y no deja de ser curioso como el propio Pohl, ya sin la colaboración del prematuramente desaparecido Kornbluth, escribe una continuación 30 años después (La guerra de los mercaderes) donde la acción se sitúa también 30 años más tarde, manteniendo sin embargo exactamente el mismo tono irónico e incisivo de la primera.

   Luego llegarían otros aciertos de este tándem como El abogado gladiador y La lucha contra las pirámides con idéntico tratamiento. En solitario publica títulos como Nave de esclavos, Los inmortales y un gran número de relatos. Una excelente selección de ellos puede leerse en la recopilación Corrientes alternas.

   En los 60 su carrera de escritor se ve frenada al ser nombrado editor de la revista Galaxy, la más importante e influyente de la época en los EEUU. Su bagaje como agente literario le resulta tremendamente útil y dispensa un trato excepcional a los escritores. Como antólogo realiza una labor encomiable, especialmente con la serie Star Science Fiction. Un buen ejemplo de su trabajo como seleccionador lo tenemos en Best science fiction 1972 (Antología de novelas de anticipación XIX) donde recoge lo más granado de la cf de aquel año. En el prólogo y las introducciones a cada relato cuenta un poco los entresijos de su labor, su preocupación por los escritores (a quienes mima considerablemente), su interés por la cf no anglosajona (exigiendo una gran pulcritud en las traducciones) y un enorme interés en el presente y el futuro del género, su crisis y su evolución.

   Hasta aquí puede parecer que ya lo haya dado todo, pero nada más lejos de la realidad. En el mundo de la ciencia ficción, los autores nuevos llegan a veces con tal brío que su brillo se consume rápidamente y es frecuente observar en la trayectoria de muchos escritores un paulatino descenso en su creatividad. Pohl es una de las excepciones que confirman dicha regla. Su última época es la mejor.

 

   Su gran prestigio le hace ocupar el cargo de presidente de la SFWA entre 1974 y 1976 Y es inmediatamente después cuando sorprende a todos con la publicación de Homo Plus, una magnífica novela sobre la posibilidad de habitar en Marte bajo una nueva óptica: en lugar de transformar el planeta nos transformamos nosotros mismos, con todas las consecuencias éticas y morales que tal metamorfosis conlleva.

   Pero la cosa no se queda ahí y Pohl vuelve a la carga al año siguiente con la que, según consenso general y en opinión del propio autor, sigue siendo su mejor obra: Pórtico. Una historia absorbente, con mucha profundidad psicológica y desarrollada con gran maestría. El camino hacia las estrellas está por fin abierto para la humanidad gracias al legado tecnológico "heredado" de una misteriosa raza extraterrestre supuestamente desaparecida: los heechees. Pero los humanos volvemos a caer en nuestros viejos vicios y explotamos dichos hallazgos de una forma comercial ignominiosa, arriesgando incluso numerosas vidas humanas.

 

   Tras Pórtico llegan tres novelas más ambientadas en el universo heechee: Tras el incierto horizonte, El encuentro y Los anales de los heechees. El interés va decayendo a medida que los misterios van siendo desvelados. No obstante, resulta interesante la integración social de heechees y humanos. No se trata de extraterrestres monstruosos de perversas intenciones ni de seres bondadosos que vienen para salvarnos. La propuesta de Pohl es mucho más diplomática y política, como corresponde a su estilo.

   Jem es una original utopía (género más habitual en los autores europeos que en los norteamericanos), muy bien estructurada y sazonada con los ingredientes satíricos y mordaces, marca de la casa.

   Ya en la década de los 80, continúa en plena fiebre creativa e incluso llega a intentar algunos escarceos con el "mainstream" con novelas como Terror, acerca del terrorismo internacional, y Chernobyl, sobre el archifamoso incidente nuclear. Pero su fuerte sigue siendo la ciencia ficción, combinando su interés por la sociología con interesantes especulaciones científicas. Una de sus obras clave de esta década es Fuego de estrellas, ampliación al formato de novela de un relato que ganó el premio Locus: El oro al final del arco estelar. Se trata de una originalísima especulación sobre el potencial del cerebro humano y nuestra evolución física y mental en un futuro quizá no tan lejano.

   En Los años de la ciudad, ganadora del Campbell Memorial 1985, nos ofrece la confrontación entre dos hombres que utilizan distintas fórmulas políticas para intentar salvar la ciudad que, de forma parecida a como ocurre en el clásico de Simak, amenaza con desintegrarse.

   Y llegamos a los 90. El mundo al final del tiempo es una invitación para asistir en primera fila a los últimos estertores del universo conocido. En esta obra, sobre la que planea la sombra de Stapledon, conocemos a Wan-to, una inteligencia que mora en las estrellas y que arrastra al protagonista a través del tiempo para conocer las transformaciones que la raza humana sufrirá a través de los eones. Casi produce vértigo. Mientras Mineros del Oort es un curioso cruce entre Pórtico y Homo Plus. Las posibilidades de desarrollo y prosperidad en Marte se hallan en manos de los especuladores de la Tierra. Los antaño exploradores de Pórtico son ahora cazadores de cometas cuyos gases helados son la esperanza para que los colonos marcianos puedan terraformar el planeta.

   En 1990 aparece Los exploradores de Pórtico, una serie de breves relatos mediante los cuales se recapitula lo acontecido en la saga con un tono periodístico, como si estuviese narrando hechos reales. Como epílogo a la serie cumple su función pero en realidad no aporta nada que no estuviese dicho ya. Actualmente Pohl está trabajando en una nueva novela acerca de los heechees donde tendremos nuevos avatares de los simpáticos extraterrestres y del siempre acomplejado Robinett Broadhead. Se espera para finales del 2003, en su versión original. Claro, en español ya veremos cuando.

   Es innegable la gran aportación que Frederik Pohl ha hecho al mundo de la ciencia ficción. Tres premios Hugo, dos Nebula, dos Campbell Memorial, un Locus, un Apollo, un E.E. Smith, y un American Book Award dan fe de ello. Y sus libros están abiertos para todo aquel que quiera adentrarse en ellos; libros en los que podemos ver, más o menos deformado, un reflejo de nosotros mismos.

Novelas:

Ciencia Ficción Norteamericana I - Obras escogidas (Aguilar). Descatalogado. Difícil (y caro) Contiene estas seis novelas:

  • 1955 El abogado gladiador con C. M. Kornbluth

  • 1957 La lucha contra las pirámides con C. M. Kornbluth, publicada también como La lucha (Vértice) y Círculo de lobos (Verón) Descatalogados.

  • 1953 Los mercaderes del espacio con C. M. Kornbluth. (Minotauro) Disponible y asequible

  • 1954 Búsqueda en el cielo con C. M. Kornbluth, publicada también como Búsqueda estelar (Ferma Infinitum) Descatalogado y difícil.

  • 1960 La marcha del borracho, publicada también como Los inmortales (Nebulae 1ª época) Descatalogado, se puede encontrar.

  • 1957 Nave de esclavos

1954 Marinia con Jack Williamson (Novaro) Descatalogado, muy difícil.

1956 Aventura bajo el mar con Jack Williamson (Novaro) Descatalogado, muy difícil.

1958 Ciudad submarina con Jack Williamson (Novaro) Descatalogado, muy difícil.

1976 Homo plus (Ediciones B) Descatalogado, fácil.

1977 Pórtico (Ultramar/ Ediciones B) Descatalogado, encontrable.

1979 Jem (Minotauro) Disponible.

1980 Tras el incierto horizonte (Ultramar/Ediciones B) Descatalogados, encontrables.

1982 Fuego de estrellas (Júcar) Disponible.

1984 El encuentro (Ultramar/ Ediciones B) Descatalogado, encontrable.

1984 Los años de la ciudad (Acervo) Descatalogado, encontrable.

1984 La guerra de los mercaderes (Ultramar) Descatalogado, difícil.

1985 El día de la estrella negra (Júcar) Disponible.

1986 Terror (Ultramar) Descatalogado, difícil.

1986 La llegada de los gatos cuánticos (Ediciones B) Descatalogado, fácil.

1987 Los anales de los heechees (Ultramar/ Ediciones B) Descatalogado, encontrable.

1987 Chernobyl (Ediciones B) Descatalogado, muy difícil.

1988 El día que llegaron los marcianos (Destino) Descatalogado, difícil.

1988 El final de la Tierra con Jack Williamson (Edaf) Descatalogado, encontrable.

1990 El mundo al final del tiempo (Ediciones B) Descatalogado, fácil.

1992 Mineros del Oort (Ediciones B) Descatalogado, fácil.

Colecciones de relatos:

Ciencia Ficción Norteamericana III - Obras escogidas. (Aguilar) Descatalogado, muy difícil. Contiene las siguientes colecciones de relatos:

  • 1946 Corrientes alternas, publicada también por Magisterio español y en Nebulae 1ª época como Siluetas del futuro. Descatalogados, difíciles.

  • 1963 El abominable terrícola

  • 1960 El devorador del mundo

  • 1961 Las lunas de Marte

  • Siete historias del futuro

1966 A través del tiempo con C.M. Kornbluth (Producciones Editoriales) Descatalogado, muy difícil. Publicado también en Ferma-infinitum. Descatalogado, muy difícil.

1990 Los exploradores de Pórtico (Ediciones B) Descatalogado, fácil.

 

@2003 Chip para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2005-01-05 08:53   jauriasnocturnas
Aún no he leido nada de Pohl, pero eso va a cambiar muy pronto gracias a tu gran artículo, Chip. Me has despertado el interés.
"Mercaderes del espacio" lleva demasiado tiempo esperando turno en mi estanteria.
2003-12-13 17:11   rolando
Excelente como guía básica para abordar la obra de Pohl, la cual conozco en profundidad. De todas formas consideró que es un abordaje bastante profundo sobre los distintos períodos del autor. Es un gran artículo.
2003-11-10 13:00   winston
Bueno, aqui se habla de la gran trayectoria, legado y de la calidad de la obra de Pohl. Por lo que a mi respecta no me consta. El único libro que he leído de este escritor, "La llegada de los gatos cuánticos" me pareció un bodrio, una pésima novela que Pohl creó para hablar de los universos paralelos. Puede ser que éste libro no sea de lo mejor de este autor. Me atreveré con otro libro de los que aquí se mencionan para ver si cambio de opinión. En todo caso no me hará cambiar mi admiración y fidelidad a los "Verdaderos Grandes Maestros" como Asimov, Dick, Bradbury, Heinlein y A.C.Clarke.
2003-11-03 18:45   yarhel
Tenía muchas ganas de leer algo sobre Pohl. La biografía está muy bien porque resalta los diversos aspectos de Pohl (agente, editor, escritor, etc) así como sus diferentes etapas como creador literario. Enhorabuena.
2003-11-03 11:19   OrionKnight
Pohl es uno de mis autores favoritos, "Mercaderes", "Pórtico" y "Homo Plus" son de mis novelas favoritas, y se agradece leer un artículo donde se reflejen sus logros. Es uno de los grandes de la CF y tengo la sensación que se encuentra injustamente eclipsado por la figura de otros autores.