<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

LOS MARCIANOS,
de Kim Stanley Robinson

Esta crítica ha sido leída 7646 veces





Los Marcianos,
de Kim Stanley Robinson

Título original:
The Martians (1999)

Traducción:
Ana Quijada

Minotauro, 2003

El autor en cyberdark.net

 

 

por Javier Vidiella Eguiluz, octubre 2003

   Entre los años 1993 y 1996, Kim Stanley Robinson publicó una de las sagas de ciencia-ficción más famosas de los últimos tiempos: La Trilogía de Marte. Acaparadora de premios (entre otros, Nébula para "Marte Rojo", sendos Hugo para "Marte Verde" y "Marte Azul"), la obra cumbre de su autor cuenta con tantos admiradores como detractores.

   La tarea que se impuso Robinson era inmensa: narrar la terraformación de Marte desde sus inicios hasta su final (o casi). Nos embarcó en una epopeya en la que acompañábamos a los Primeros Cien en su viaje al planeta rojo y en su lucha por crear un entorno habitable para la humanidad. Sin perder en ningún momento la verosimilitud científica que caracteriza a la buena ci-fi dura, asistimos a un curso intensivo de biología, antropología, sociología y todas las otras "gías" que se nos ocurran. De hecho, éste su mayor acierto es también su mayor lastre: durante cientos de páginas de cada  libro, Robinson nos hace bajar y subir, cual nuevos sísifos, a todos y cada uno de los montes de Marte, fatigamos los valles, buscamos vida microscópica en casi cada trozo de hielo o piedra, construimos un ascensor espacial y nos metemos en medio de mítines políticos de las mil y una facciones que surgen entre los "marcianos".

   Era tan hard, tan hard (pero tan hard) que tenía la consistencia del ladrillo. Y, sin embargo, Robinson consiguió salir con bien de todo ello. Tras casi dos mil páginas de seguir a un reparto coral y casi inmortal, el lector acababa enganchado y, años después, recuerda el libro con agrado.

   Pero resulta que a Mr. Robinson esas dos mil páginas le supieron a poco. Así que, con los menudillos que le sobraron del guiso, ha confeccionado el volumen que nos ocupa: "Los Marcianos", que publica ahora Minotauro, casi cuatro años después de su salida en Estados Unidos.

   Y, parece mentira, pero en trescientas y pico de páginas consigue aburrir al respetable diez veces más de lo que nos aburrió con dos mil.

   El libro es un batiburrillo donde tienen cabida capítulos de muy variada índole y extensión. Unos treinta en total, que oscilan entre las casi cien páginas del titulado "Marte Verde" hasta el par de páginas de "Coyote recuerda".

   A grandes rasgos, se podría hacer una clasificación del siguiente tenor, atendiendo a los temas tratados:

    - Los capítulos de "historias jamás contadas". Son, sin duda, los  más interesantes. En esta categoría, entrarían el dedicado al entrenamiento de los candidatos a la expedición a Marte en una base antártica narrado desde el punto de vista de Michel, el futuro psicólogo de la misión; el centrado en la relación entre el mítico Coyote (el centésimo primero pasajero) y Maya, una de las más carismáticas líderes de los Primeros Cien (por cierto, los personajes femeninos de Robinson son siempre mucho más interesante que los masculinos); o el titulado "Momentos de Sax".

   - Los capítulos "ecológicos". Una vez más, vamos todos juntos a recorrer Marte.

   Excursiones interminables viendo amaneceres, atardeceres y anocheceres marcianos en capítulos como "Explorando el Cañón Fósil", "Cómo nos habla el paisaje", "Cuatro senderos teleológicos" y el que se lleva la palma: "Marte verde", que se extiende nada menos que durante cien larguísimas páginas de escalada al Monte Olimpo.  Eso sí, para librarse de que le hagan la eterna acusación que se le hace a la ciencia-ficción "hard" (literatura de ideas vs. literatura de personajes o sentimientos), mientras escalan, los personajes tienen tiempo de angustiarse, interrogarse sobre el sentido del mundo y soltar perlas como (y cito literalmente de la página 142): "tal vez necesitaba una inmensidad cuya extensión pudiera imaginar su extensión, para percibirla con éxtasis en lugar de con terror". ¿Mande lo qué?

   - Los capítulos "me se cierran los párpados", también llamados científico-políticos. A los títulos me remito, porque hablan por sí solos: "La Constitución de Marte", "Algunas notas de trabajo y comentarios sobre la Constitución", "Un  argumento a favor del despliegue de todas las tecnologías de terraformación seguras" y, mi favorito, "Selección de extractos de la Revista de Estudios Areológicos".

   - Los capítulos "¿pero esto qué es?".  En realidad, es un único capítulo, pero se merece tener clasificación propia. Es el dedicado, nada menos, que a la introducción en el béisbol marciano de la pelota con efecto. Sobran las palabras...

   - Los capítulos "¿qué más pongo?". Son todos los demás, con los que Robinson rellena páginas hasta completar lo necesario para formar un libro con la extensión mínima para su publicación como tal. Por ejemplo, están los dedicados a la banda sonora de la obra, el estado de ánimo del autor el día que concluyó la trilogía y un poemario sin mayor interés.

      Todo ello dentro de los límites del más estricto aburrimiento. Uno está deseando llegar al final del libro y se pregunta, alarmado, si le queda todavía alguna escalada de última hora a otro montecillo marciano de doce mil metros. Pero no. Gracias a Dios, todo tiene un final y este libro también. Pero es un final poco digno para la saga. Un añadido sin valor y, sobre todo, innecesario.

 

@ 2003 Javier Vidiella Eguiluz para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-04-30 00:09   SiSif0
desde luego, achacar al autor la culpa de una mala traducción "(y cito literalmente de la página 142)..." me parecen algo realmente vergonzoso en una crítica.

los marcianos no es un libro que se pueda leer como así; debería venderse con una advertencia como 'no empezar sin haber leído antes la trilogía' debido, sobre todo, a sus innumerables referencias a partes de ésta, la ausencia de explicaciones detalladas sobre cosas que se dan por sabidas o los constantes saltos temporales.

por lo demas, a quien haya leido y disfrutado la trilogía, puede parecerle un buen libro. es, como decirlo, una frikada para fans. cierto que el episodio del beisbol o los paseos por marte no pasarán a los anales de la literatura, pero si te has pasado 12 o 16 meses disfrutando de la trilogía, leer cosas como esa te traerán buenos recuerdos. los marcianos es a la trilogía de marte lo que animatrix a la de los wachowski: recomendable para seguidores, no iniciados abstenerse. no puede escribirse una crítica como si fuese un libro completamente independiente :/
2003-11-23 15:46   Tertulio
Por fin!!!!
Por fin leo una crítica sincera, corrosiva, que trata al objeto de análisis como se merece. Hace unos días terminé de leer la trilogía de Marte y veo que según la crítica, y tal como me temía, esta secuela adolece de todos los defectos de la trilogía (exceso de páginas) sin apenas ninguna de sus virtudes. Tenía serias dudas sobre comprármelo... ahora ya no las tengo. Gracias por la advertencia.
2003-11-07 16:35   blackonion
Juas, esta es una de esas criticas tan divertidas que casi te dan ganas de leerte el libro para ir comprobando por ti mismo lo que dice :D.

Db105 tiene razón, es una crítica un poco cruel, pero la impresión que da es de crueldad merecida. Además, me hace gracia el contraste entre las opiniones sobre los libros de la Trilogia de Marte y éste. Seguramente le dé una oportunidad a la saga un dia de estos.
2003-11-04 15:16   Lobo7922
Yo debo confesar que me entretuvo mucho la historia de Marte Rojo, lamentablemente tenemos que admitir todos que la ùnica ciencia que el señor Robinson no estudiò con mucho empeño fue "La Econocmìa" esa es la ùnica pega que tienen estas novelas, ¿de donde sacan las naciones del mundo tantisisimo dinero? aunque por supuesto de resto son maravillosas historias, claro esta que de esta "los marcianos" mas bien de lejos.
2003-11-03 18:15   Nacho
Haced caso al autor de esta reseña (muy buena, por cierto). Después de leer el libro nada más salir (soy otro de los seguidores de los tres libros de Marte), no sólo me sentí como si hubiese tirado el dinero. Me entraron unas ganas enormes de viajar hacia atrás en el tiempo, coger el dinero que me costó y emplearlo en abono para hacer crecer más rápido algunos arbolitos.
2003-11-03 17:48   Chip
Yo disfruté como un enano con la trilogía de marte pero no sé aun si hincarle o no el diente a Los Marcianos. Es sin duda algo bastante similar (si no igual) a lo que hizo Frederik Pohl en Los exploradores de Pórtico: una colección de relatos, muchos de ellos en tono de documental o de artículo periodístico, simplemente para hacer una especie de balance general sobre los acontecimientos de la saga. No obstante el acercamiento de nuevo a personajes como Maya o Sax me tienta...
Claro que después de semejante crítica me va a costar aun más decidirme!
2003-11-03 11:10   db105
Qué crítica más cruel :lol:

No lo he leído, pero la verdad es que es lo que me imaginaba. Aunque me gusta la ciencia, ya Marte Rojo se me hizo intragable, así que...