<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

 por Rafael Martín, noviembre 2003

Esta crítica ha sido leída 7086 veces

 

[ Panorama desde el margen ]
[ Entrevista a M. John Harrison ] [ Reseña de Luz ]


LUZ,
de M. John Harrison

Título original:
Light (2001)

Portada:
Alberto Cairo

Traducción:
Rafael Marín

Bibliópolis Fantástica, 2003

El autor en cyberdark.net

Si lo desea puede comprar la novela en cyberdark.net por 17,95 €

 

   Una novela definitiva para el género.

   En pocas ocasiones podemos leer una novela que nos cautive y, cuando esto ocurre, suele tratarse de un clásico publicado años atrás cuya referencia la encontramos en alguna de las listas de "las cien mejores novelas". Muy difícilmente se trata de una novela reciente y traducida al poco de ser escrita. Sí esto pasa nos sentimos como si estuviéramos haciendo un poco de historia. Y es lógico pensar que el Canon del fantástico o, más para andar por casa, el top personal de muchos lectores, van a ser abiertos a la "buena nueva".

   Sin temor a equivocarme apuesto que en breve muchos lectores tendrán en un lugar privilegiado, entre los libros de su biblioteca, la excepcional Luz de M. John Harrison.

   Una guerra a la deriva contra alienígenas, que puede aniquilar a la humanidad es el trasfondo. En primer plano tres judíos errantes. Michael Kearney es un genio y demente que descubrirá en sus visiones el tren hacia las estrellas. Seria Mau una mujer que debió perder sus sentimientos, transformándose en una asesina, para ganar el espacio. Y Ed Chianese un "yonki" de las sensaciones fuertes, varado de sí mismo. Cuando sus sueños comienzan se desencadena la vorágine en la que dejarán de ser dueños de sus vidas. Sucesos cuántico-cósmicos los encadenarán a un destino incierto en una región del cosmos, el Canal Kefahuchi, donde artilugios de civilizaciones olvidadas aguardan su captura para enriquecer a los oportunistas cazadores de pecios. Pero permaneciendo oculto en el Canal, allí en Bahía Radio, algo espera a Kearney, Mau y Ed.

   M. John Harrison ha creado una obra difícil de encuadrar que vertebra en tres líneas de acción. Algo así como una space opera atípica, lo que podríamos llamar un future noir estilo Blade Runner y un drama psicopático, que van confluyendo en una brillante novela fusión. Así la mecánica cuántica y la ingeniería genética se mezclan con sexo y violencia. En su narrativa emplea palabras de gran fuerza sonora y plástica que junto a la disposición en capítulos cortos generan un ritmo vertiginoso.

   El autor realiza la labor de un anatomista enamorado de su trabajo. Disecciona a sus actores perfilándolos con precisión y así destilan, para el lector, toda una gama de incertidumbres y temores. La desesperación que se mastica llega a ser claustrofóbica recordando el citado future noir.

   Concede poca cosa al lector novato o aburrido que busca entretenimiento. Nos introduce de golpe en un universo de suburbios lleno de crudeza y soledad, de sexo enfermizo y poca esperanza. Da las dosis justas para crear tensión sin desvelar pero sin engaños, pues, finalmente, dará respuestas. Así el lector encajará entonces la trama en un cuadro a veces impresionista y trágico, en otras, oscuro y melancólico; pero, siempre, con un resultado de sorprendente belleza. Harrison se toma su tiempo, incluso se diría que se entretiene, en crear guiños al género, tanto literarios como cinematográficos, que hacen de la novela un placer para los lectores de ciencia ficción de toda la vida.

   La novela viene avalada con el premio James Tiptree Jr. de cuya autora porta también algo de su espíritu. La conexión entre ambos es manifiesta pues los temas son coincidentes. Una novela escrita con una prosa agresiva y a la vez de gran belleza estilística; donde la muerte y el sexo toman la mayor sustancia o las relaciones entre alienígenas y humanos van más allá de las "habituales transacciones comerciales". Se hace patente que es uno de los autores de la extinta new wave, que desde mediados de los sesenta y hasta mediados de los setenta deslumbró al género fantástico. De la importancia de esta corriente como matriz creadora que transformó la ciencia ficción y, que sin duda alguna, sigue vigente hoy día, es fiel cumplidora esta novela.

   Los mensajes que Harrison se presta a lanzarnos son varios y dan para pensar. La fatalidad del destino vinculado unas veces al azar; otras, a la determinación causal y, muchas veces, a la simple suerte, pueden ser la manera de descubrir una verdad fundamental. De esta manera poder ver el orden dentro de un universo caótico y violento. Estos serán momentos de genialidad y en algunos casos de locura. Así Dalí o John Nash en su delirio o en su esquizofrenia dan visiones creativas que pueden transformar el arte o la ciencia. Pero para Michael Keraney, Seria Mau y Ed Chianese puede ser sencillamente una forma de buscar su propia identidad desde el recuerdo, desde lo que se ha perdido, por medio de sueños que Harrison pinta como paisajes entre extraños y nostálgicos.

   Mi gratitud para Luis G. Prado. Su buen hacer por el género se denota en la preocupación por acercarnos a los autores. He tenido la suerte de poder escuchar, en la todavía caliente Hispacón de Getafe, a M. John Harrison. Sin la real flema británica, este excelente escritor con apariencia de hippy e indio apache, engancha por la brillantez de sus palabras y su proximidad a los lectores.

   Casi siempre puede haber un pero y en esta ocasión lo hay; Bibliópolis se descuidó con la corrección, las prisas no son el mejor aliado, de tal manera que los fallos tipográficos están en exceso. Tras la lectura de Luz me cabe la esperanza de que Luis contemple para un futuro cercano el editar otras novelas, inéditas en castellano de Harrison. Se me hará muy larga la espera.

 

@2003 Rafael Martín para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2003-12-18 19:39   Nemes
Un libro extraño e irregular cuyas virtudes superan con muchas creces sus defectos pero sin llegar ha hacerlos desaparecer. Por la parte positiva tenemos tres historias soberbiamente bien escritas, ricas y profundas. Muy ,muy oscuras. Y un intento de hacer algo nuevo y diferente. Y de marcar un camino a seguir ( cosa que conseguira, creo que asistiremos en los siguientes años al surgimiento de una manera de explicar ciencia ficcion inspirada en este libro, aunque no este al alcance de cualquiera el escribir como Harrison)

En la parte negativa noto un serio desequilibrio entre el interes que suscitan las tres historias : una absolutamente fascinante ( Seria Mau) una simplemente correcta ( Ed Chianese) y una tercera aburrida ( y mucho, la que explica la historia de Michael Kearney )

Puedo decir de esta novela que es de esas en las que , a ratos, no sabes que demonios te esta explicando el escritor, porque no te enteras de nada ( Si alguien entendió al final que es el Canal Kefahuchi que me lo explique por Mensaje privado, please)

Extraña , dificil y fascinante,pese a sus defectos , Luz podria ser de lo mejor que se ha escrito y traducido al castellano en materia de CF en los ultimos 5 años.