<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Los cuervos del Zangre
de Lois McMaster Bujold

Esta crítica ha sido leída 5545 veces





Los cuervos del Zangre,
de Lois McMaster Bujold

Título original:
The Curse of Chalion
(2001)

Traducción:
Manuel de los Reyes

La Factoría de Ideas
Solaris Fantasía,
2003

El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net

La autora en cyberdark.net

 

 

por María Jesús Sánchez, febrero 2004

   La verdad es que cuando empecé a leer este libro no las tenía todas conmigo. Acostumbrada a una Bujold enfangada en granadas de agujas, agujeros de gusano y sociedades preocupadas por las innovaciones genéticas, no podía hacerme a la idea de cómo sería esta autora enfrentada a un asunto como la magia.

   Y la verdad es que su ya larga carrera como escritora de ciencia ficción sin duda se trasluce a lo largo de toda esta novela, porque Lois nos ofrece una imagen de la magia, tan racionalizada y clara, que chocará en gran medida al lector aficionado a la fantasía clásica que se acerque a su obra. Así que, en primer lugar, un aviso para navegantes: esta no es una obra convencional en lo que se refiere a esa suspensión de las leyes de la realidad que da paso a lo que llamamos "fantasía".

   Pero mejor si entramos en un análisis de la génesis de la obra y sobre una particularidad que presenta su publicación. La novela que en castellano ha aparecido con este título corresponde a la primera mitad de la obra original inglesa, The Curse of Chalion. No hay ninguna razón objetiva para su división, salvo el que la editorial haya considerado la extensión entre esas razones. Así que a la hora de analizar la obra nos encontramos con que esta primera parte no puede entenderse sin la segunda, que ha salido al mercado con el nombre de El legado de los cinco dioses, por lo que en esta reseña aludiremos a algunas características que se desarrollan más claramente en esta primera parte y dejaremos otras para el segundo libro.

   Para nosotros, lectores en buena parte españoles, Los cuervos de Zangre ofrece un aspecto algo inusual. Desde la primera página, donde aparece el mapa de Chalion, notamos una sensación extraña... Esa sensación desaparece cuando inviertes el sentido de la página y te das cuenta de que Chalion en realidad es el mapa de la península Ibérica vuelto del revés, de modo que Cataluña queda, aproximadamente, donde estaría Huelva, y Tarifa donde Bilbao... Ya repuestos de este primer susto cabe la posibilidad de que uno se pregunte si aquí termina todo, pero hay que contestar que no. The Curse of Chalion surge de un curso que Lois MacMaster emprendió sobre Historia Medieval española, empujada a ello por su amiga Pat McWrede, como ha contado ella misma en la dedicatoria del libro y en múltiples entrevistas. Quedó fascinada por el episodio de la llegada al trono de Isabel I la Católica y el modo en que esto supuso la unificación de los dos principales reinos españoles, lo cual ha usado como fondo de la trama haciendo una trasposición de los monarcas españoles a la rósea Iselle y el heredero del trono de Ibra, Bergon.

   Tampoco acaban aquí las sorpresas, ya que el lector de habla hispana notará también que los nombres suenan de forma bastante familiar: así ocurre con el nombre del castillo donde vive el roya (rey) de Chalion, el Zangre, inspirado por el alcázar de Segovia según la misma Lois reconoce. Y también influye en nombres de personajes, como en el del protagonista, Lupe de Cazaril, Betriz, la amiga y confidente de Iselle y en los de ciudades como Valenda o Cardegoss. En esto habría que considerar los gustos, pero hay que decir que este vago sonido "hispanizante" no es muy eufónico que digamos en nuestra lengua, lo cual a veces da una sensación "rara" cuando emprendes la lectura; si bien una vez que uno se adapta a él no se convierte en un problema

   ¿Qué encontramos en esta primera parte? Lois dedica estos primeros catorce capítulos que componen Los cuervos del Zangre a introducirnos en los entresijos políticos y religiosos del mundo de Chalion y a presentar los personajes que desencadenarán el principal nudo argumental en los capítulos que siguen. Más o menos el planteamiento sería el que sigue. Cazaril regresa de una "estancia" indeseada como galeote en una galera roknari, tras un incidente militar al que podemos considerar al menos "poco claro" y que el mismo Cazaril no comprende. Sin embargo, con la salud destrozada y el ánimo quebrantado, no le anima ningún propósito de venganza, sino más bien de supervivencia. Para ello regresa a Valenda, donde vive la antigua royina Ista, bajo el cuidado de su madre, y sus dos hijos, Iselle y Teidez. El actual roya era el hijo de un primer matrimonio del marido de la royina, el roya Ias, lo cual hace que, mientras no tenga hijos propios, sus herederos sean Teidez e Iselle por este orden. Cazaril es nombrado secretario de la rósea (título similar a infanta o princesa) Iselle, justo en el momento en que ambos hermanos son llamados por el roya para que acudan a la capital, Cardegoss, donde se encuentra el Zangre, castillo-palacio que es la residencia real. Allí los hermanos y su personal se ven envueltos en una intriga cortesana bastante compleja en la que tienen un importante papel el "valido" del roya, Martou de Jironal y su hermano Dondo. Sobre el monarca además pesa una extraña maldición (que da nombre al título en inglés de la novela) que lo persigue a él y a su familia y que amenaza con acabar con todos. En este momento de la novela, nada sabemos aún de la naturaleza de esa maldición, aunque poco a poco vamos descubriendo el papel que Dondo tuvo en que Cazaril fuera apresado y puesto en manos de sus enemigos. El final de esta parte se encuentra en un punto álgido de la trama, cuando Cazaril emplea un recurso mágico desesperado para librar a la rósea e incluso a sí mismo de las intrigas de Dondo. Como consecuencia de esa desesperada medida comenzará lo que es el verdadero desarrollo del nudo argumental que tendrá lugar ya en el segundo libro.

   Podemos decir que en esta primera parte asistimos al planteamiento y al primer clímax de la historia, es decir, a la presentación de los personajes y los conflictos que los enfrentan, para desarrollar posteriormente a partir de aquí lo que será ya la verdadera trama de la novela. Por ello, lo único que podemos es hablar de éstos y de su caracterización, así como de la religión chalionesa, sin duda, uno de los elementos más originales e interesantes.

   Entre los personajes ya mencionados falta Umegat, el encargado de un zoológico, pasión del roya, y del cual es el principal responsable. Se trata de un roknari, es decir, de un enemigo tradicional de Chalion, ya que los roknari son los habitantes de unos principados norteños con los que Chalion ha mantenido un fuerte enfrentamiento militar a lo largo del tiempo. En un principio su misma existencia es algo sorprendente, así como la del zoológico, pero luego a lo largo de la trama quedará patente la importancia de ambos. De hecho, la mayor parte de lo que aprenderemos de la religión chalionesa lo haremos a través de las conversaciones de Umegat con Cazaril, razón por la cual Lois ha reconocido haberle prestado una atención especial.

   Pero, ¿en qué consiste esta religión tan original? En primer lugar no es ni monoteísta ni politeísta en sentido estricto, ya que se trata de un quinteto de dioses en forma de familia a cuyo cuidado quedan sectores distintos de la realidad. Así tenemos el Padre, dios del invierno y todo lo asociado con él, la Madre, diosa del verano, la Hija, de la primavera, y el Hijo, del otoño. Queda un quinto dios, el Bastardo, que queda encargado de todo aquello que es marginal y no cae bajo la órbita de los distintos dioses, y que también cubre algunas facetas oscuras bastante interesantes, en especial en lo que a la magia se refiere. Con esta estructura veremos intervenir a lo largo de las dos novelas a los diferentes dioses actuando según los papeles que esta curiosa religión les ofrece, de un modo bastante sorprendente y que de alguna manera evoca un poco a los dioses griegos, a cuyas personalidades y acciones en algunos casos nos recuerdan.

   En cuanto a la magia, queda considerada como una interferencia del mundo espiritual, comandado por los dioses, en el mundo terrenal de los humanos, y es percibida como una anomalía que no sigue los cauces normales de interacción de dioses y hombres y que, por lo tanto, en algunos momentos puede estar revestida de un gran peligro. Esa magia tiene también un aspecto positivo, en el sentido de que hace a algunos seres humanos "santos". Esta concepción de la santidad es también bastante original y de una cierta inspiración oriental, ya que le ofrece al ser humano investido con ella una visión especial de la realidad y, sobre todo, de esa dimensión espiritual que la realidad tiene. Estas dos facetas de la magia tendrán su papel en el desarrollo de la trama, aunque principalmente podremos ver esto desarrollado en el segundo libro.

   Respecto a los personajes, no hay sorpresas. Siguen la misma tónica de otros que ya son conocidos por sus seguidores. Para los que aún no conozcan su obra decir que son personajes muy coherentes, variados, bien dibujados, a cuyos conflictos, debilidades, aciertos y dudas asistiremos en primera fila y con los cuales resulta muy fácil identificarse. Cuanto más se adentra uno en la narrativa de Lois McMaster, más claro queda que ésta es una de sus principales bazas. En especial en lo que se refiere a sus protagonistas, antihéroes maltratados por la vida, siempre al borde de la muerte, luchando desesperadamente por salvarse a sí mismos y a los demás, sin perder por ello esa cualidad reflexiva que los hace tan interesantes y ese dulce sentido del humor que los convierte en entrañables y humanos. A lo largo de esta narración nos sentiremos en la piel de un Cazaril desesperanzado, que simplemente espera poder aguantar lo suficiente para cumplir con su misión y para el que la muerte empieza a parecer más una liberación que un hecho aterrador, pero que a la vez se pregunta y quiere saber lo más posible sobre el mundo que lo rodea y lo destruye. Un elemento a destacar en especial en este personaje será sin duda la humildad que lo caracteriza y que tendrá también un papel importante en los hechos que constituyen el argumento.

   En cuanto a los personajes femeninos, Bujold nos presenta su habitual mosaico de fuertes caracteres en los cuales hace un análisis pormenorizado del papel que las mujeres desempeñan en la política y en la sociedad, papel que no suele reflejarse en los libros de historia pero que sin duda contribuye en gran medida a crearla. Es muy difícil, cuando se es mujer, no sentirse en las entrañas de la provincara de Baocia, de la royina Ista o de la misma Iselle, enfrentada junto con ellas a un mundo que en general nos destina a papeles secundarios, pero en los cuales, con frecuencia, se juega el hilo principal de la historia con hache mayúscula. No quiero decir con esto que estemos ante un libro "feminista", pero sí ante uno que ofrece una variedad amplia de personajes femeninos, consistentes, con sus contradicciones y sus valores, elemento que de por sí enriquece extraordinariamente la lectura.

   Un buen libro, curioso, sorprendente, entretenido... pero que ha de leerse junto con el que le sigue o no entenderemos nada.

 

© 2004 María Jesús Sánchez para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-04-24 13:41   minna
Recién acabada la lectura del primer libro, lo primero, la enhorabuena, Star, a tu espléndido artículo. Es muy completo.
Una vez más veo una fantasía madura, y ¡cómo se agradece!
También lo recomiendo. Es cierto que al principio uno le da más de un vuelta (literal, ;) ) al libro, pero pronto te quedas enganchado y lo inusual se hace familiar. Ahora toca encontrar la segunda parte, jajaja...
2004-03-27 20:01   Starhawk
En primer lugar, gracias por vuestras comentarios :oops:

Yotambién estoy de acuerdo con vosotros en que lo suyo es hacer la crítica de los dos libros, pero sólo se hacen críticas de los libros que envían las editoriales como servicio de prensa y hasta ahora, sólo llegó el primero... Ha ocurrido más de una vez que envían sólo el primer tomo.

Ahora tengo entre manos otra reseña en la que pasa exactamente lo mismo. Y pronto saldrá otra que ya he entregado que también es una primera parte... Quiero decir con esto, que pasará más de una vez. Trasladaré a los encargados de las reseñas esto que decís por si se puede hacer algo al respecto, que por mí, ¡encantada!.

Saludos y gracias de nuevo!!
2004-03-27 14:18   arrano itsua
A mí también me gustó este libro y me ha encantado el artículo de M. Jesús. Aunque comparto la opinión de db105 sobre la necesidad de haber hecho la crítica de todo el libro, no sólo de su primera mitad.
Una opinión personal es que este libro es inferior a la saga de Vorkosigan en el "sentido de la maravilla", pero creo que le supera en las descripciones y en el tratamiento más acabado de los personajes secundarios.
2004-03-03 11:32   db105
Estoy muy de acuerdo con las apreciaciones de la autora de esta crítica. Eso sí, creo que habría sido lógico hacer la crítica de los dos libros juntos (Los Cuervos del Zangre y El Legado de los Cinco Dioses), ya que son una única novela partida en dos trozos por las extrañas prácticas editoriales de La Factoría en su colección de fantasía.

Un pequeño reparo que pongo es que a veces se tiende a dar demasiados detalles sobre lo que va a ocurrir. Nada tan grave como para constituir un spoiler, pero al menos yo hubiese preferido que se entrase en menos detalles. Pero no me hagáis mucho caso, que soy demasiado exagerado con estas cosas :grin:

Por lo demás, el análisis de la obra me parece muy acertado y no dudaría en recomendar este libro (o estos dos libros, ya que lo han partido) a cualquier aficionado a la fantasía.
2004-03-02 00:01   GarryLanier
¡Vaya, una histroía de fantasía a la "hispanola". Me pregunto como sera leerla...
2004-03-01 08:20   Kerensky
Pues una crítica muy razonada y de bastante calidad, con la que estoy bastante de acuerdo... ya decía yo que me sonaba casi todo. La verdad es que al principio atribuí el tema de poner le Península Ibérica del revés a la pereza de la autora, pero conforme me lo leía, me fuí dando cuenta de que le gustaba la historia que estaba contando... Necesitaba una base que fuese bastante fiel a la realidad para despreocuparse de ese aspecto y poder centrarse en los elementos nuevos. Gracias a este libro me llevé una buena opinión de Lois McMaster Bujold y ahora estoy buscando leerme la Saga de Vorkosigan. A ver que tal.