<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

El tapiz de Malacia
de Brian Aldiss

Esta crítica ha sido leída 7578 veces





El tapiz de Malacia,
de Brian Aldiss

Título original:
The Malacia Tapestry
(1976)

Portada:
OPALWORKS

Traducción:
Manuel Figueroa

Minotauro, 2003

El libro en cyberdark.net

El autor en cyberdark.net

Narraciones originales del autor en cyberdark.net

 

 

por Francisco Javier Esteban (Sisko), febrero 2004

   Brian Aldiss es un veterano escritor británico de ciencia ficción que comenzó su dilatada carrera a mediados de los años 50. Durante toda su trayectoria se ha caracterizado por un cuidado estilo literario y por preferir temáticas de corte más humano que técnico. El tapiz de Malacia no es una novela de ciencia ficción sino una original novela de fantasía que conserva todo el estilo que le caracteriza.

   Malacia es una ciudad estado que recrea en clave fantástica la época de esplendor comercial de Venecia. En ella se entremezclan con naturalidad las referencias a la Venecia de antaño con elementos fantásticos tan singulares como hombres alados, animales ancestrales, magos y apariciones de divinidades. La tradición inmemorial rige las vidas de sus ciudadanos y los cambios que la puedan alterar están tajantemente prohibidos. El Consejo Supremo vela por mantener las tradiciones y para ello encarcela o elimina aquellas personas que son simplemente sospechosas de ser progresistas. El inmovilismo de Malacia fosiliza una sociedad en la que los aristócratas y comerciantes disfrutan de una vida tranquila y ociosa mientras que el resto de la sociedad sobrevive como bien puede, sin opción a quejarse de su situación.

   En este trasfondo, el joven Perian de Chirolo nos cuenta en primera persona sus peripecias para sobrevivir. Perian es un actor sin trabajo fijo que deambula por las calles de Malacia buscando cualquier oportunidad de trabajo. El protagonista se nos muestra como un joven simpático, pícaro y egoísta, que cuando tiene la más mínima oportunidad de medrar se lanza tras ella sin tener en cuenta las posibles consecuencias de sus actos, tanto para él como para las personas que le rodean.

   Perian es un ejemplo de antihéroe: sufre las consecuencias de una sociedad injusta y es consciente de ello, pero en vez de intentar cambiar la situación se aprovecha de sus habilidades para escalar en la pirámide social. Durante la novela el protagonista sufrirá una evolución lenta pero profunda, que resulta muy creíble porque el tono pausado de la narración nos lleva en cierta manera a madurar con él.

   Si éste es el personaje principal, el resto de la ciudad comparte el protagonismo de la novela, componiendo el fascinante tapiz de la vida social de Malacia. Vemos discurrir por sus calles y edificios a aristócratas de toda condición, empresarios, actores, músicos, soldados, sacerdotes, artesanos, pintores... Todos ellos muy bien caracterizados, con personalidades propias muy bien definidas y con una gran capacidad para evolucionar y sorprendernos.

   A la vez descubrimos las virtudes y miserias de toda su sociedad pues quedan retratadas tanto las clases altas como las bajas. Pese a que la novela se puede considerar una crítica a la injusta situación social, Aldiss tiene el acierto de no hacer juicios morales precipitados. El elemento fantástico que destila la novela y la visión amoral de Perian sirven para darnos a conocer en profundidad una sociedad en la que a menudo no queda claro quiénes son los "buenos" ni quiénes los "malos". Por ello, pese a ser un libro relativamente antiguo (1976), las ideas que nos intenta transmitir y el modo como nos las cuenta siguen teniendo plena vigencia.

   Otro elemento interesante de El tapiz de Malacia es que es una novela de fantasía en la que el autor añade una chispa de ciencia ficción: la idea de que un pequeño cambio tecnológico puede conducir a una avalancha imparable de cambios que alteren la estructura social.

   El estilo del libro es colorido y detallista tanto a en la descripción del entorno como de los personajes. El tono desvergonzado de la narración en primera persona hace que su lectura sea relativamente fácil. Asimismo, durante el libro suceden bastantes cosas, pero más que un libro de aventuras es un libro intimista donde priman las relaciones personales sobre la acción. Por ello requiere una lectura tranquila con la que poder saborear la rica y compleja sociedad que conforma El tapiz de Malacia. Por todo ello considero que esta novela de Aldiss merece un lugar destacado en nuestra biblioteca, pues además de tener una calidad literaria innegable nos habla con imaginación sobre temas muy profundos.

 

© 2004 Francisco Javier Esteban (Sisko) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-02-29 20:52   Nacho
Como bien apunta Sisko, este es uno de los grandes libros de Aldiss, para mi el que más he disfrutado, y que está situado en la ténue frontera que separa la pura fantasía de la ciencia ficción más evocadora.

Está repleto de pasajes dignos de mención, como una escapada de Perián y Armida (su enamorada) a pasar un día fuera de la ciudad o una cacería de ancestros (dinosaurios) en la que participa Perian para ganar puntos ante Hoytola, el padre de Armida. Personalmente mi preferido es aquel en el que Perian discute con estos sobre el argumento de la obra en la que participan.Tengo anotado el pasaje porque me encanta :cool:. Dicen:

- A Perian el argumento le parece trivial, papá - dijo Armida, y me lanzó una mirada que no pude interpretar-Dice que podría haberla escrito hace un millón de años.

- Una observación interesante. Con toda seguridad la obra atrae a uno precisamente porque podría haber sido escrita hace un millón de años. Algunas cosas son eternas y hay que decirla una y otra vez, eternamente.

que es, al fin y al cabo, una soberbia manera de defender lo imperecedero de ciertas historias.