<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Hammer, la casa del terror
de Juan M. Corral

Esta crítica ha sido leída 7241 veces




Hammer, la casa del terror,
de Juan M. Corral

Editorial:
Calamar ediciones
(2.003)


El libro en cyberdark.net



Juan M. Corral

Libros en cyberdark.net


 

 

Iñaki Bahón, Marzo 2.004

   El método más rápido para comprobar lo necesario que era un libro como éste consiste en ojear la bibliografía seleccionada que aparece en sus últimas páginas: entre los libros consultados por al autor para elaborar su exhaustivo estudio sobre la legendaria productora británica, no hay ninguno editado en español. La compañía responsable de gran parte de las pesadillas que mi generación sufrió en su infancia, estaba huérfana desde el punto de vista editorial en nuestro país. No es momento para alabar a la Hammer (sus virtudes y defectos se detallan en el libro de Juan M. Corral con mucho más acierto de lo que yo podría hacer jamás), pero resulta lamentable que la productora responsable de, por poner un solo ejemplo, la mejor adaptación del Drácula de Bram Stoker rodada hasta la fecha, hubiera sido menospreciada de esta forma.

   Bueno, pues ya pasó. Hammer, la casa del terror viene a cubrir este hueco de forma solvente. Estamos ante un completo repaso de la filmografía de la productora, desde sus pintorescos principios en los años 30 hasta su declive y desaparición (¿) en los 70, pasando, por supuesto, por los años 50 y 60, en los cuales, tras descubrir el filón del fantástico, se volcaron en él para producir algunas de las películas más célebres del género. Las sagas de Drácula y Frankenstein (para que algunos digan que lo de las secuelas es un invento moderno), así como la puesta al día (con diversa fortuna) de otros iconos como La Momia, el Hombre Lobo, o el Dr. Jeckyll y Mr. Hide conquistaron para la Hammer un puesto en el corazón de los aficionados.

   El libro de Juan M. Corral habla de todo esto con detalle, realizando exhaustivos análisis de las películas más importantes del estudio, algo muy de agradecer, ya que muchas de ellas son difíciles de visionar para el espectador medio. Además de este completo recorrido, el libro incluye varios interesantes apéndices, dedicados a señalar los gazapos de algunas películas, a enumerar las ediciones en vídeo y/o DVD de los títulos de la productora, o un interesante glosario de personalidades relacionados con los estudios.

   Es cierto que el estilo de la redacción resulta monótono en algunos momentos, y que esto, unido a la escasez de ilustraciones, pueda hacer la lectura de este libro (bastante extenso, por cierto) algo "dura" en ciertos momentos. Pero cuenta con la virtud de demostrar un buen criterio cinematográfico. Hoy en día existen tantos foros de opinión que cualquiera (incluido yo) puede publicar la suya, por lo que estamos acostumbrados a comentarios absolutamente descerebrados en los que se pone por las nubes una obra lamentable, y se fusilan títulos interesantes. En cambio Juan M. Corral hace gala de un difícil equilibrio a la hora de calificar las películas de un estudio al que, no hay duda, conoce y admira. Es por eso que no tiene reparos en "meter caña" a películas que otros medios ponen por las nubes (véase, como ejemplo, el comentario sobre "La momia"). Resulta refrescante esta falta de papanatismo, y, a pesar de poder no compartir todas sus opiniones, éstas aparecen sólidamente fundadas. Excepto en el momento en el que asegura que Raquel Welch alcanzó de forma "injusta" el puesto de sex-symbol ¿acaso puede haber algo más justo en el universo?.

   Resumiendo, nos encontramos una obra imprescindible para todos los aficionados al género fantástico que quieran tener una visión completa de una compañía que hizo historia, la Hammer. Una obra que (no está de más señalarlo), tiene un precio muy interesante, teniendo en cuenta las características de la edición.

 

© 2.004 Iñaki Bahón para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-04-09 14:44   Elizabettha
Gracias por la crítica, Iñaki. Si hubiera visto este libro por ahí seguramente me habría llamado mucho la atención, pero después de leer tu comentario me dan verdaderas ganas de tenerlo. Sobre todo por lo que comentas de que no se deja caer en extremismos, ya que no soporto leer un libro de este estilo en el que todo sea de color blanco o negro, y lo peor, no se den argumentos para ello. Comentarios equilibrados y fundamentados no abundan precisamente hoy en día, y encontrarse algo así resulta, como bien dices, refrescante.

En resumen, que queda apuntado ;)