<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

El cumpleaños del mundo y otros relatos
de Ursula K. Le Guin

Esta crítica ha sido leída 7010 veces




El cumpleaños del mundo y otros relatos,
de Ursula K. Le Guin

Título original:
The Birthday of the World and Other Stories

(2002)

Portada:
Opalworks

Traducción:
Estela Gutiérrez Torres

Editorial:
Minotauro

Biblioteca Ursula K. Le Guin
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



Ursula K. Le Guin

Libros en cyberdark.net


 

 

Juan García Heredero (Verence), Septiembre 2004

   Las expectativas que mantenía al comenzar a leer, por primera vez, un libro de Ursula K. Le Guin, eran elevadas. Las múltiples opiniones escuchadas a conocidos, las reseñas y escritos más que favorables, la alta valoración de sus obras en general, hacía que estuviera deseando, realmente, disfrutar de tan estimada autora.

   Pues bien, ciertamente, gran parte de las opiniones favorables se encontraban justificadas: estamos ante una colección de relatos magistralmente escritos, con escenarios muy detallados y cuidados; personajes sólidos y tangibles, a los que parece que hemos conocido durante toda nuestra existencia; historias tiernas y profundas que hacen reflexionar sobre algún aspecto de la naturaleza humana.

   Sin embargo, el libro da la impresión de una cierta falta de variedad en la temática. Los relatos, a excepción del último (luego hablaremos de él) tratan siempre, en rasgos generales, de la sexualidad (entiéndase esta palabra en el sentido de relaciones entre sexos). En otros mundos, en otros entornos, en otras sociedades y culturas, en otros contextos, en otras unidades familiares. En todos los casos, el ámbito en que se enfoca este estudio de la sexualidad es una sociedad relativamente primitiva en comparación con el avanzado Ecumen creado por Le Guin. Todas estas sociedades pertenecen a mundos que han entrado en el Ecumen hace relativamente poco tiempo (discúlpenme que no aclare qué es el Ecumen; la autora tampoco lo expone específicamente en el libro, aunque deje entreverlo), y los protagonistas suelen ser del tipo "diferente": gente que, de un modo u otro, directa o indirectamente, va contra las normas y los tabúes que su sociedad particular les ha impuesto.

   Esta temática no deja de ser interesante; de hecho, los puntos de los que parte cada uno de los relatos son muy diferentes. Sin embargo, llega un momento en el que uno acaba un relato y se piensa mucho si adentrarse en el siguiente. Cuando te zambulles en la historia, cuando conoces a los personajes y sus circunstancias, no puedes dejar de leer; pero es necesario un cierto esfuerzo de voluntad para comenzar cada nueva historia.

   Este esfuerzo, nótese, no se debe tanto a la dificultad de encarar una nueva pieza como a dejar la anterior. Cuesta tiempo y recursos el llegar a amar a los personajes, conocer su entorno y su mundo particular, aprender sus leyes, pensar a su modo, repudiar lo que ellos y, al tiempo, tratar de verlos desde la ajena perspectiva del Ecumen y compararlos con nuestra propia sociedad. Cuando al fin los conoces, cuando sientes como si formaran parte de tu familia, llega el momento de abandonarlos y conocer gente nueva, partiendo de cero. Lo cierto es que muchos podrían haber servido de base para excelentes novelas, pero aquí debemos conformarnos con secuencias más o menos largas de las vidas de los protagonistas, que en muchas ocasiones saben a muy poco.

   Muchos aspectos humanos se tratan en El cumpleaños del mundo y otros relatos. Especialmente, se intenta mostrar cuán absurdos son ciertos tabúes y limitaciones impuestas por la tradición y la costumbre; lo felices que podrían ser las personas si no tuvieran que circunscribirse a las normas morales y éticas que les dicta la sociedad; y lo volátiles que son dichas normas, las cuales deberían evolucionar al tiempo que cambia el entorno que las ha creado. Se critica veladamente al conformismo, al inmovilismo de las ideas; la autora defiende la libertad no sólo de pensamiento, sino de actuación para conseguir la felicidad personal. Es mucho más importante la sensación que le crea al lector cada relato (en el sentido de que siente que nuestras normas morales son únicamente casuales y podrían ser otras; que nadie tiene la razón absoluta y que siempre hay que mirar varios puntos de vista; que las acciones individuales pueden cambiar un sistema moral injusto; que un individuo diferente nunca tiene por qué estar solo; y tantas y tantas otras) que la historia que se cuenta.

   Un gran cambio se aprecia cuando se llega al último de todos los relatos. El único que no trata específicamente de la sexualidad en otras culturas; el único que no se encuadra dentro del universo del Ecumen; el único, en definitiva, diferente. Sólo por esto, enseguida nos zambullimos dentro de él, ávidos de temática nueva sin perder la calidad literaria de la que hemos disfrutado hasta el momento.

   Y no nos decepciona. El punto de partida es una historia sin florituras, una de tantas otras que se han visto en la ciencia ficción: se descubre un planeta habitable cercano a la Tierra y se envía una expedición en una nave autosuficiente, que llegará allí en varias generaciones (ya que en el universo de Le Guin no se contempla el viaje más veloz que la luz). Lo diferente es la forma de enfocar la historia: se centra en el viaje en sí. Expone las relaciones sociales en la nave, las inquietudes personales de los habitantes, la forma de vida y de educación que tienen. Nos explica cómo un movimiento religioso ha tomado mucha fuerza en la nave; un movimiento que propugna que no existe planeta al que llegar, sino que el destino de la nave y de sus ocupantes es viajar indefinidamente por el universo. Describe nítidamente cómo los valores morales se han creado en este entorno aislado, y el por qué de su existencia.

   Además, la época escogida por la autora para centrarse es la de una generación que no ha conocido la Tierra original, y que habrá desaparecido antes de llegar al nuevo mundo. Por lo tanto, estamos inmersos en una sociedad que sólo conoce espacios cerrados, que no tiene raíces, que carece de perspectivas de llegar a ningún destino en concreto; que sólo está, en definitiva, de paso. Una situación muy curiosa, espléndidamente planteada y acerca de la cual Le Guin aporta multitud de ideas interesantes y muy logradas. Todo esto lo ensalza con una misteriosa trama de fondo, la cual aporta a la historia otro elemento diferenciador: ya no es una sucesión de fotogramas acerca de la vida de unas personas, como ocurría en muchos de los anteriores relatos; ahora los personajes perseguirán un fin concreto y sus acciones estarán encaminadas hacia ello.

   Un libro, en definitiva, cuyos primeros relatos invitarán al lector a reflexionar sobre nuestro sistema de valores, si bien pueden resultar poco variados en determinados momentos; y con un relato final de temática muy diferente, ciertamente interesante, emocionante hasta cierto punto, y que trata de explorar algunas de las facetas más complejas y profundas de las relaciones humanas.

 

© 2004 Juan García Heredero (Verence) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-09-29 17:57   Señor de la luz
Totalmente de acuerdo, es la opinión del libro que uno quisiera escribir pero no sabe hacerlo.
2004-09-28 09:14   egwene
Yo también estoy de acuerdo con la critica.
Este libro de relatos te deja un buen sabor de boca. La Leguin decepciona muy pocas veces.
Y el último relato a mi se me hizo muy corto. Él solo hubiera bastado para una sola historia.
2004-09-24 10:16   db105
Sí, no he leído este libro, pero el artículo describe muy bien las sensaciones al leer relatos de LeGuin.
2004-09-23 11:50   odo
Muy de acuerdo con la crítica. Buen trabajo :)