<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

El pozo de oscuridad
de Margaret Weis y Tracy Hickman

Esta crítica ha sido leída 5674 veces



El pozo de oscuridad,
de Margaret Weis
y Tracy Hickman

Título original:
Well of Darkness

(2000)

Portada:
Alejandro Colucci

Traducción:
Mila López

Editorial:
Timun Mas
(2004)

La Gema
Soberana 1


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



Margaret Weis

Libros en cyberdark.net



Tracy Hickman

Libros en cyberdark.net


 

 

Sandro Herrera (Kelemvor), Octubre 2004

   Comencé a leer este libro con ciertas reservas, influido por la opinión general que tenía de Margaret Weis y Tracy Hickman, y al abrir las primeras páginas mis prejuicios fueron alimentados: tenemos el típico mapa del mundo mágico en el que se desarrolla la historia, existen cuatro razas típicas de la fantasía (humanos, elfos, enanos y orcos), y, por supuesto, se mantienen las mismas diferencias y disputas entre ellos. Sin embargo, parece que esta historia tiene algo distinto...

   El pozo de oscuridad nos sitúa en Loerem, un continente extenso donde conviven las cuatro grandes razas en una paz sostenida por hilos de seda. Pero la historia se centra en el castillo de Vinnengael, el reino de los humanos. Allí conoceremos al pequeño Dagnarus, príncipe segundo en la línea de sucesión al trono. Su carácter caprichoso y compulsivo provoca la entrada al castillo de Gareth, un niño que será el objeto de las palizas que no pueden proporcionársele al príncipe. Entre los niños se irá forjando una relación de amor-odio fuertemente marcada por el carácter caprichoso de Dagnarus. Pero lo que en un principio parece un juego de niños, llega a convertirse en algo peor con la llegada al mundo de la Gema Soberana. Ésta fue un obsequio de los dioses para lograr que las cuatro razas defendieran la paz con la creación de unos poderosos guerreros conocidos como los Señores del Dominio. Pero lejos de traer la paz, la perturba, y las ansias de Dagnarus por ser rey lo llevarán a embarcarse en un viaje hacia la oscuridad, seguido por el fiel Gareth, que abrazará la magia prohibida de El Vacío, para ayudar al príncipe en sus oscuros propósitos.

   Ésta es una historia de intrigas políticas al más puro estilo Juego de tronos, pero con toda la parafernalia mágica característica de Weis y Hickman. En ella nos damos cuenta cómo un grupo de personajes son poco a poco inducidos a abrazar El Vacío y sumergirse en un pozo de oscuridad desde el que se enfrentarán al mundo que los rodea y que los rechaza.

   La Gema Soberana resulta, pues, la otra cara de la moneda, el reverso de la típica historia de fantasía. Aquí los protagonistas son los malos, y los buenos, el enemigo. Y hasta aquí está todo muy bien; los autores han intentado romper con los clichés impuestos por ellos mismos. No obstante, la historia no cuenta con unos personajes que realmente cautiven, como han sabido hacer en otros libros, y sólo se salva la pareja compuesta por Dagnarus y Gareth; los demás son simples extras (salvo algunas excepciones). Realmente es un gran fallo que Weis y Hickman no hayan sabido crear unos personajes atrayentes, como ya lo hicieron en Dragonlance, porque esta narración habría cobrado más fuerza. De todos modos hay que darle una oportunidad en este aspecto. No conviene olvidar que La Gema Soberana es una trilogía, y las cosas pueden cambiar.

   Quizá, siendo un poco malo, puedo decir que en este libro hay residuos de El ciclo de la Puerta de la Muerte, ya que ambos tratan el tema de la nigromancia. Y, siendo aún peor, hay personajes muy parecidos (Silwyth es Haplo, pero en versión élfica). Pero esto, realmente, es un mal menor.

   Por lo demás, todo es muy correcto. Como ya es habitual en la pareja de autores, el estilo narrativo es ágil y fresco. La novela está dividida en tres partes, y cada una es un salto en el tiempo, que permite observar la evolución de los personajes. De ellas quizás me quedo con la primera, que nos muestra la situación política de Loerem a través de los ojos de los protagonistas aún en su niñez.

   Invito a todos a que lean esta trilogía o, por lo menos, este primer volumen. Supone una perspectiva distinta desde la que presenciar la omnipresente batalla entre el bien y el mal. Y estoy seguro de que gustará tanto a los seguidores de Margaret Weis como a los habituales lectores de fantasía que no sean muy exigentes. Por lo demás, no esperéis encontrar una obra maestra en este libro. Me temo que no la encontraréis.

 

© 2004 Sandro Herrera (Kelemvor) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor