<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Sombra
de K. J. Parker

Esta crítica ha sido leída 6522 veces



Sombra,
de K. J. Parker

Título original:
Shadow (The Scavenger Trilogy, Book One)

(2001)

Portada:
Opalworks

Traducción:
Paloma García López

Editorial:
Minotauro
Pegasus
Trilogía de
Poldarn 1
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net


K. J. Parker

Libros en cyberdark.net


 

 

Daniel Buzón Reinoso (db105), Noviembre 2004

   Cuando alguien ha leído centenares de novelas de ciencia ficción y fantasía es inevitable que adquiera una cierta habilidad instintiva para reconocer a priori el tipo de relatos que sabe que le van a gustar. En mi caso eso ha tenido un efecto desafortunado: me arriesgo menos que antes con libros que no responden a ese patrón. Por eso, al ser invitado a escribir la crítica de un libro que nunca hubiera leído de otro modo, acogí la oportunidad con una mezcla de aprensión y alegría. Aprensión porque corría el riesgo de perder el tiempo y aburrirme, y alegría porque sabía que se iba a tratar de una lectura al menos diferente y que quizás, si tenía suerte, iba a descubrir algo maravilloso. Con esa esperanza comencé a leer Sombra, la primera parte de la Trilogía de Poldarn, de una escritora británica para mí desconocida llamada K. J. Parker. El resultado ilustra tanto la parte positiva como la negativa de probar cosas nuevas.

   La historia comienza con un hombre tendido en el fango, rodeado de cadáveres y con un golpe en la cabeza que le ha hecho perder la memoria, hasta el punto de no recordar ni su propio nombre. Hasta aquí no se trata de un comienzo especialmente innovador. Nos viene a la cabeza, por ejemplo, la serie de Latro, de Gene Wolfe. La amnesia es un recurso que resulta especialmente apropiado en la literatura fantástica, ya que nos permite ir descubriendo junto con el protagonista el mundo en el que se sitúa la narración.

   Aunque no recuerda nada, nuestro protagonista aún sin nombre pronto comprueba que hay quien le quiere muerto. Y demuestra poseer una naturaleza desconfiada y una especial habilidad con las armas que le permiten salir ileso de varias situaciones comprometidas. Tampoco es algo que deba sorprendernos, porque sin duda ha de tratarse de alguien especial, para que merezca la pena escribir y leer sobre él.

   Y en este punto acaba lo poco que esta novela tiene de tópica o predecible.

   A partir de entonces el hombre amnésico se asocia con una falsa sacerdotisa llamada Copis, que se dedica a viajar por los pueblos timando a los aldeanos crédulos. Copis lo convence de hacerse pasar por la encarnación del dios sureño Poldarn. Hacerse pasar por un dios es un trabajo mal pagado y lleno de complicaciones, pero al menos proporciona un nombre al protagonista, que a falta de otro mejor decide hacerse llamar Poldarn a partir de entonces. Al menos hasta que consiga descubrir quién es.

   Averiguamos que la historia se desarrolla en un imperio en decadencia. Muchas provincias periféricas se han perdido y las perspectivas no parecen halagüeñas para el resto. Los generales más brillantes casi siempre acaban ambicionando el trono y sublevándose. Las continuas guerras internas son aprovechadas por mercenarios sin escrúpulos, que no tienen reparos en cambiar de bando cuando les conviene y cometen constantes tropelías. La familia imperial está plagada de incompetentes excesivamente ambiciosos. Y, por si esto fuera poco, están los asaltantes, unos enigmáticos saqueadores extranjeros aparentemente invencibles que periódicamente recorren el imperio destruyendo y masacrando ciudades enteras, sin que nadie logre atraparlos o detenerlos.

   En este contexto, Poldarn vive distintas peripecias y se encuentra en varias ocasiones con personas que le reconocen, pero que tienen una desafortunada tendencia a morir antes de haberle podido decir nada relevante. Además, se ve plagado por sueños que le presentan pistas sobre su pasado, aunque de forma frustrantemente inconexa. Mientras tanto empieza a intuirse el tipo de persona que parece haber sido, y vamos descubriendo que existen desconcertantes similitudes entre las actividades de Poldarn y antiguas leyendas mitológicas sobre Poldarn el dios.

   Hasta ahora he evitado cuidadosamente pronunciarme sobre la calidad de la novela. ¿Recomendaría su lectura o no? Y es que la respuesta a esta pregunta es complicada, porque la historia fracasa a unos niveles pero funciona estupendamente a otros.

   Los personajes no se hacen especialmente agradables para el lector. Poldarn nunca actúa de forma conscientemente malvada, pero tampoco es heroico o carismático; sus mayores deseos, aparte de averiguar su identidad, parecen ser conservar el pellejo y que le dejen vivir en paz. Los demás protagonistas importantes son bastante peores.

   En cuanto al escenario en el que transcurre el relato, K. J. Parker no logra evocar con su narración un mundo que capture la imaginación. Sí consigue, en cambio, recrear una lograda atmósfera de pesimismo y decadencia. Además es justo reconocer que algunos elementos son pintorescos y realmente interesantes, como los asaltantes y los monjes espadachines, que dan mucho juego a lo largo de la novela.

   La calidad literaria es elevada, superior sin duda a la media. Sin embargo la narración peca de lenta y reiterativa en muchos momentos del nudo central, lo que impide que Sombra funcione como novela de aventuras. No suceden suficientes cosas importantes y se emplean demasiadas páginas para contarlas. Los continuos sueños contradictorios y la ausencia de pistas fiables hacen que el lector se encuentre en un permanente estado de confusión, al igual que el propio Poldarn.

   En cambio, como novela de intriga psicológica e incluso como novela mitológico-alegórica Sombra es muy satisfactoria. K. J. Parker juega despiadadamente con sus personajes y con el lector, creando una compleja charada que rompe sus expectativas continuamente. Personajes que parece que van a ser importantes pueden morir en cualquier momento, y no es aconsejable estar seguro de nada porque nada es lo que parece. Al final se habrán resuelto –o habrán parecido resolverse– algunos interrogantes, pero muchos más quedan pendientes para los dos libros siguientes.

   En resumen, el lector habitual de fantasía, que busca aventuras, acción, heroísmo, escenarios pintorescos y personajes entrañables no va a encontrar nada de eso aquí. Pero el lector que busque un estilo original y distinto de fantasía, y al que le resulte interesante lo que he comentado sobre Sombra, debería darle una oportunidad a esta trilogía.

 

© 2004 Daniel Buzón Reinoso (db105) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-11-16 10:14   DOGON
Para destacar los aspectos positivos de esta novela hay que realizar un esfuerzo considerable, por lo que felicito a Daniel. La novela es pesada, lenta, y no se define, ni en el objetivo, ni en los personajes. Ni tan siquiera en asentar nuestra imaginación en un mundo nuevo. Hay lugares que parecen estar a un día de viaje como a 3 semanas, depende de lo que convenga en cada momento. Y el precio... en fin, creo que dedicaré mi presupuesto anual de libros a otra trilogía.
2004-11-11 11:48   SherlockHound
Con este libro me sucedió algo raro: es verdad que no me atrapó desde el primer momento como los 3 referentes de fantasía actuales (el vatídico, hielo y fuego, geralt de rivia) pero una vez terminada me dejó un buen sabor de boca y la impresión de que hay algo más de lo que en un principio aparenta el libro. En las reseñas de páginas anglosajonas, da la impresión que leyendo la trilogía entera se alcanza a ver la obra en plenitud, donde las partes llevan a un todo que es más amplio. Habrá que ver como son los otros volúmenes.

Por cierto, palo a Minotauro por cambiar el formato.
2004-11-11 10:27   db105
Sí es cierto que se hace algo pesada en ciertos momentos; le falta un poco de dinamismo. Y es una pena, porque lo que la autora está haciendo con los paralelismos entre el protagonista Poldarn y el dios Poldarn me parece realmente novedoso e interesante. Podría haber sido una novela muy redonda. Pronto voy a empezar a leer la segunda parte, a ver qué tal.
2004-11-10 15:57   gedix
Buen articulo,lastima que el libro en si no sea gran cosa, aunque comparto tus impresiones al final sinceramente lo que mas acabo de pesar fueron la parte negativas,es original si en varios aspectos pero su lectura es algo tediosa sobretodo al final, es una novela en que no pasa gran cosa, y al precio que esta no creo que sea un libro recomendable