<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Noche sangrienta
de Richard A. Knaak

Esta crítica ha sido leída 6096 veces



Noche sangrienta,
de Richard A. Knaak

Título original:
Night of the Blood

(2003)

Portada:
Matt Stawicki

Traducción:
Pepa Linares

Editorial:
Timun Mas
Dragonlance
La guerra de los minotauros 1
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



Richard A. Knaak

Libros en cyberdark.net

Biografía en cyberdark.net


 

 

Sandro Herrera (Kelemvor), Noviembre 2004

   La Dragonlance no es de mi agrado, lo reconozco. Cuando leí las Crónicas me sorprendió que de esa trilogía tan simple surgiera la cantidad de novelas secundarias que ahora nos invaden. Krynn no me pareció un mundo tan diverso como podría serlo Abeir Toril en Reinos Olvidados. Y cuando me adentré en una de las series secundarias mi mala opinión no hizo más que aumentar. Bien es cierto que no he leído demasiadas pertenecientes a este mundo, pero, si no me equivoco, casi todo lo publicado hasta la fecha son subseries derivadas de la trilogía principal que aportan poco a la fantasía en general o, incluso, a la propia Dragonlance. Esto era así hasta que llegaron Richard A. Knaak y Las guerras de los minotauros; por fin, una trilogía aporta un poco más de la "supuesta" amplia cultura de Krynn y lo hace, de momento, con muy buen pie.

   Con Noche sangrienta, Knaak narra, con asombrosa verosimilitud, los acontecimientos de la guerra civil en la que los minotauros se han visto involucrados. De esta manera vamos conociendo a los personajes más importantes de un bando y del otro, introducidos en la historia de manera brillante, reflejando desde el comienzo cuáles son los motivos que los impulsan a actuar de determinada manera.

   La guerra de los minotauros comienza con "La Noche Sangrienta", una noche en la que el emperador Chot y todos sus aliados son asesinados en lo que sería un golpe de estado en toda regla por parte del general Hotak. En un principio, Hotak lo ve todo demasiado fácil, pero pronto encontrará resistencia y es entonces cuando comenzarán las guerras en sí.

   Como ya he dicho, me ha sorprendido el buen trabajo que ha realizado el autor. La contienda parece real, tiene simbolismos (el derribo de la estatua del emperador, por ejemplo) y actos propios de una guerra entre bandos, y no cuesta nada penetrar en la trama. Para ser sinceros, creo que esta historia, contada por la mismísima Margaret Weis, no habría sido tan creíble. A parte de esto, el volumen comienza con un prólogo en el que nos dan una pequeña lección sobre la historia pasada de esta raza, algo que será de gran ayuda para poder comprender los acontecimientos que se nos van a narrar. Y por si fuera poco, cuenta con un glosario al final donde consultar tanto nombres propios, como lugares, dioses o cualquier otra cosa.

   Otro de los puntos buenos del libro está en que el autor lo ha escrito de tal manera que cualquier lector que no conozca la Dragonlance podrá leerlo sin problemas, y, sin duda, el conocedor de la Dragonlance se desenvolverá rápidamente en la cultura de los minotauros. Aunque quizá uno de los problemas que tenga es que se aleja bastante de lo ya conocido en la serie. Por lo menos aquí en España, nos han tenido mal acostumbrados al publicar novelas que siempre hablan de lo mismo (mismos personajes, mismas ciudades, mismos momentos históricos, etc.). Por suerte parece que esto ya está cambiando, y la Dragonlance va teniendo más variedad.

   Con todo, me queda decir que Noche Sangrienta es un buen libro que quizá no llega al notable, pero que se merece una oportunidad y al menos el autor ha hecho su trabajo de manera correcta (invito al señor Knaak a que se aleje de las franquicias). Aunque ya hemos podido comprobar que este escritor se mueve con soltura entre los minotauros de Krynn (ha publicado varias novelas sobre estos seres, como Kaz, el minotauro y Monstruos del Mar Sangriento).

   Por lo demás, todo presenta un aspecto correcto, aunque, como único defecto (y más que un defecto es una paranoia mía), resulta complicado imaginarse a los minotauros. Y más que imaginárselos, el diferenciarlos por su aspecto físico puede llegar a ser frustrante. Pero bueno, cada uno tiene su imaginación.

   Por último, espero que Timun Mas publique pronto Tides of Blood, la segunda entrega de esta trilogía que tan buen sabor de boca me ha dejado.

 

© 2004 Sandro Herrera (Kelemvor) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-11-23 17:24   Pololation
Me encanta lo que as escrito ya q yo soy un gran fan de la dragonlance que creo q ha sido bastante desprestigiada a los bodrios de novelas secundarias publicadas, tmb m encantó Noche Sangrienta, saludos!
2004-11-10 11:54   db105
Bueno es saber que no hay que meter a todas las novelas de las franquicias en el mismo saco. ¡Gracias por tu crítica!