<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

El último día de la guerra
de Christopher Priest

Esta crítica ha sido leída 7638 veces



El último día de la guerra,
de Christopher Priest

Título original:
The Separation

(2002)

Portada:
Enric Iborra

Traducción:
Carlos Riba García

Editorial:
Minotauro
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



Christopher Priest

Libros en cyberdark.net

Narraciones originales en cyberdark.net


 

 

Alberto Vidal (Iarsang), Noviembre 2004

   Es casi imposible realizar una reseña sobre este libro sin mencionar el "crimen" cometido con la traducción del título. El original The Separation resulta mucho más sugerente y concuerda mejor con el espíritu de la narración que El último día de la guerra, por mucho que encontremos referencias a él en el interior. Además continúa en la línea de títulos que Christopher Priest suele ofrecer, escuetos pero llenos de significado: El Glamour, El Prestigio, La Afirmación, The Extremes (publicada aquí como Experiencias Extremas S.A.), etc. Pero bueno, es sólo un detalle que no afecta para nada a la lectura.

   El libro comienza en 1999, con las investigaciones que un escritor llamado Stuart Gratton realiza para lo que piensa puede ser su próximo libro. Está convencido que hay un personaje, un tal Sawyer, que fue clave en los momentos cruciales del fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando en mayo de 1941 Alemania e Inglaterra firmaron la paz. Entramos así de lleno en una ucronía en la que la Historia de la década de los 40 fue totalmente distinta a como nosotros la conocemos.

   Gratton va recopilando y enumerando hechos de mayor o menor importancia sobre Sawyer, por el que se interesó Churchill y que aparece en algunos documentos como objetor de conciencia y en otros como piloto de bombardero en la decisiva noche del 10 de mayo de 1941. Noche en la que cesaron las hostilidades en tierra y Rudolph Hess, lugarteniente de Hitler, voló a Inglaterra con una oferta de paz.

   La acción se traslada entonces a 1936, y la voz de Jack Sawyer nos cuenta cómo él y su hermano gemelo Joe viajan de Inglaterra a Berlín para participar en la prueba de remo de los Juegos Olímpicos. Allí entran en contacto con la realidad política del momento, conocen a la futura mujer de Joe, ven al propio Hitler en persona y tienen un encuentro con Hess. Jack nos relata su regreso a Inglaterra, su ingreso en la RAF, el derribo de su avión que casi le cuesta la vida en 1940, cómo entra al servicio de Churchill para interrogar a un importante prisionero, Rudolph Hess. También nos cuenta otro nuevo derribo de su avión y cómo se pasa más de dos años en un campo de prisioneros hasta casi el final de la guerra, en 1945...

   En medio de esta paradoja histórica nos encontramos con más historias aparentemente contradictorias, como es el hecho de que Joe sea llamado al servicio de Churchill como destacado miembro de la Cruz Roja y pacifista convencido, para participar en las negociaciones de paz en las que participa... Hess. Además la rivalidad entre los dos hermanos se acrecienta a causa de Birgit, la mujer de Joe. Sus personalidades divergen y parecen condenados a no entenderse.

   Éste es a grandes rasgos el marco en el que Priest desarrolla su historia. Una historia en la que las contradicciones, la confusión de realidades, el juego de dobles y simulación serán una constante. El escritor vuelve a construir de manera sobresaliente la trama, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados. En los sucesivos capítulos se van cambiando las voces narrativas, se recurre a extractos de diarios, de periódicos, de informes, etc. Pero todo ello sin perder un ápice de vigor narrativo, y sin que el interés decaiga en ningún momento, animado por unas dudas que lejos de ir despejándose van en aumento hasta llegar al clásico final Priest, en el que el lector se descubrirá totalmente noqueado y haciendo cábalas para intentar encajar todas las piezas del rompecabezas que el autor construye.

   Pero este libro no es un mero puzzle. Priest nos habla de las diferentes posturas a adoptar frente a una guerra y cómo, por muy fuertes que sean tus convicciones, en algún momento u otro pueden tambalearse. Después de ver la muerte y la destrucción que los bombardeos causan en la población civil no es tan fácil mantenerse firme en el pacifismo, al igual que la postura contraria, ver cómo los bombardeos estratégicos y selectivos contra objetivos militares, fábricas, etc, en los que participas y apoyas firmemente son meras excusas para arrasar ciudades enteras, sin importar cuánta gente muera debajo.

   También, en su constante juego de dobles identidades y suplantación de personalidades, nos da un atisbo de cómo pudo haber sido la Historia de haber cambiado unos pequeños detalles y que la guerra hubiera acabado antes. Las personalidades enfrentadas de Joe y Jack dan mucho juego y son muy ricas en matices. Y la simple narración histórica de bombardeos y rutina militar está desarrollada de una forma magnífica.

   En definitiva, una lectura apasionante que no defraudará a los seguidores habituales de Priest. A algunos quizá les pueda parecer repetitivo por seguir planteando temas ya presentes en libros anteriores, pero creo que el libro por sí mismo tiene suficientes elementos para resultar muy interesante. Y para gente que no haya leído nada suyo puede ser un buen comienzo para adentrarse en la obra de uno de los autores más fascinantes que haya tenido el gusto de leer.

 

© 2004 Alberto Vidal (Iarsang) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-11-24 10:20   Starhawk
Felicidades Iarsang, ¡estupenda crítica! ;)

Respecto a Priest, que más se puede decir de él... Es un Borges a lo británico, que hunde los dedos en la realidad y llega hasta el fondo, sólo para que veas que tu capacidad de comprenderla, se queda siempre pequeña. Es un lujo tener escritores como estos y que nos los publiquen, estando los tiempos como están.

A ver con qué nos sorprende después el amigo Priest... XD
2004-11-18 22:28   Mayhem
Lo leí nada más publicarse, coincido plenamente con la critica de Iarsang. De lectura casi adictiva. De lo mejor de Priest. (Y lo he leido todo de el).
2004-11-17 13:14   Cyram
Vaya, un artículo maravilloso, con todas las letras. Has conseguido hacer una crítica bastante buena si señor. Creo que me terminaré apuntando un libro más a la lista, como bien ha dicho db105... vais a ser mi ruina. jejeje.

Gracias por ponerlo. ;)
2004-11-16 11:45   duncan scalion
No puedo más que unirme a los elogios sobre el artículo de Iarsang. Muy estudiado en cuanto al estilo del autor, lo cual es de agradecer (y afortunadamente bastante habitual en nuestro querido rincon naranja :) ).
Gracias por despertar la curiosidad de este libro, como de tantos otros. Pero eso de ganar adeptos para la causa...es que tienes demasiadas causas con demasiados autores :P Aun así algo degustaré de este
2004-11-14 22:20   Tyla
Buen artículo, sí señor.
Cuando uno queda irremisiblemente preso del Universo-Priest, resulta imposible no sentirse impelido a devorar todo lo que de él se va publicando. Y desde luego, esta novela tiene buenísima pinta.
Iarsang, continúa captando adeptos para la causa del autor británico. Seguro que te lo agradecerán. ;)
2004-11-10 17:11   Loial
Enhorabuena por el articulo Iarsang :) .Priest es uno de los mejores literatos que han rondado el genero de la fantasía de una manera tan heterodoxa como brillante y seguro que con tu analisis mas gente se anima a conocerle ;)
2004-11-10 11:57   db105
Vaya, otro libro por el que siento bastante curiosidad. Vais a ser mi ruina :wink: