<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Nuestros amigos de Frolik 8
de Philip K. Dick

Esta crítica ha sido leída 5925 veces



Nuestros amigos de Frolik 8,
de Philip K. Dick

Título original:
Our Friends from Frolik 8

(1970)

Portada:
OPALWORKS

Traducción:
Antonio Ribera

Editorial:
Minotauro
Biblioteca Philip K. Dick
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



Philip K. Dick

Libros en cyberdark.net

Narraciones originales en cyberdark.net


 

 

Rafael Martín (Guly Foyle), Diciembre 2004

   En el poema "The Song of the Happy Shepherd", obra del bardo irlandés William Butler Yeats (1865-1939), escrito en 1889 e incluido en su primer libro de poemas, Crossways, nos encontramos con los siguientes versos:

"I must be gone: there is a grave
where daffodil and lily wave,
and I would please the hapless faun,
buried under the sleepy ground,
with mirthful songs before the dawn.
His shouting days with mirth were crowned;
and still I dream he treads the lawn,
walking ghostly in the dew,
pierced by my glad singing through." *

   Es bastante difícil tratar de iluminar las sensaciones que causan estos románticos versos. Destilan melancolía y tristeza; pero también algo de mágico encanto por momentos vividos con pasión. Fuera como fuese, estos versos debieron provocar en Dick un fuerte impacto, a buen seguro que de índole personal; tanto es así que los incluye en varias de sus novelas, como Gestarescala o en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, y de una manera más importante, por participar en el propio desarrollo de la novela, en Nuestros amigos de Frolik 8.

   Las cosas parecían irle bien a Nick Appleton, un hombre normal, hasta que tuvo que vérselas con los Nuevos Hombres. Nick duda entre rebelarse o huir. El viaje le deparará cruzarse con Charlotte, que le hará el viaje más atractivo, aunque menos seguro. Los Nuevos Hombres imponen un sistema totalitario que ha convertido en parias a los normales. Al frente del sistema se encuentra Willis Gram, que casi como cualquier "buen estadista" no es capaz de separar sus problemas particulares de los asuntos de estado, involucrando en la vida y muerte de otros sus manías y obsesiones personales. La sublevación está en marcha –Cordon el subversivo lo proclama–, una nueva era está naciendo, pues Thors Provoni, el traidor, se acerca y trae la ayuda necesaria para derrocar a los Nuevos Hombres. Nick y Willis lo vivirán muy, muy de cerca.

   En anteriores reseñas de novelas de Dick he dejado constancia de que su estilo literario no me parece precisamente el de un arquitecto de la prosa, pero igualmente vuelvo a reincidir en que esto es lo de menos. No busquemos en las obras del "loco de Berkley" el fino aliento de Calíope, pues siempre resulta alborotado, como que no estuviera terminado o escasamente corregido. Más bien sería la búsqueda de los imponderables, que entre intranquilizadoras lecturas llegamos a sentir como trascendentes.

   Nuestros amigos de Frolik 8 es una paranoia que se desarrolla dentro de otra paranoia. Paranoia en los opresores que imponen un sistema totalitario que es el marco por donde giran sin fin los perdidos personajes, tanto o más paranoicos que los primeros. Un estado policial que aísla a los parias del sistema en campos de concentración y donde se controlan, con mano de hierro, los medios de comunicación. Una sociedad que prohíbe el alcohol por considerarlo incitador a la subversión, pero en cuyos bares se venden drogas. Bueno, una vez más, todo el repertorio del autor de antihéroes, misoginia y espiritualidad dickiana, en la que vemos a Dios en el personaje de Morgo, a Jesús en Provoni y a Juan el Bautista en Cordon. Así, entre el pecado y la culpa, se llega a una redención no exenta de "efectos colaterales".

   No está entre los grandes de Dick aunque, como con cualquiera de sus obras, siempre se puede tener algún momento de vívida lectura. Quedan muchos por venir, seamos pacientes, ya que como el mejor vino, Dick ha de escanciarse en copas pequeñas.


*"Debo irme: Hay una tumba
donde el narciso y el lirio ondean,
y yo complaceré al desventurado fauno
enterrado bajo la somnolienta tierra,
con alegres cantos antes del amanecer.
Sus vociferantes días con regocijo fueron culminados;
y aún sueño que pisa la hierba,
caminando espectral entre el rocío,
atravesado por mi alegre canto"

Otras reseñas de libros de Philip K. Dick

La penúltima verdad

Los clanes de la Luna Alfana

Lotería Solar

Valis

 

© 2004 Rafael Martín (Guly Foyle) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-12-31 19:50   ubikg
La critica es la de una persona que parece no tener intencion alguna en profundizar. No es posible hablarde novela completamente floja o mala de Dick. Cada una de ellas tiene la caracteristica de contener una idea que en Dick pasa como algo que comenta a vuelapluma mientras que en otros autores puede ser la idea central de toda la novela. Los astronautas encuentran los restos de Dios en el espacio, flotanto. Esta idea bien puede ser el tema central de una novela y Dick la comenta aqui como de paso. O escenas de Gestarescala como encontrarse con el esqueleto que corresponde a su persona. La verdad el ensayo es para principiantes