<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

La Mosca, Relatos del Antimundo
cuando la ciencia-ficción se convierte en terror

Este artículo ha sido leído 12581 veces

 

Javier García Castro tiene 16 años y vive en Madrid, ciudad que detesta no
sólo por su condición de culé sino por su carácter perfeccionista y
desenfadado.
Jugador de AD&D de toda la vida, es también el fanático oficial de Tolkien y
se habrá leído treinta veces todas sus obras.
Aquí es conocido como Sephiroth.

por Sephiroth, Mayo 2002

   Ciencia-ficción, el género elegido por muchos para ser su favorito. Historias llenas de viajes alucinantes, aventuras estelares, fundaciones en el espacio y con mucha "química". Pero, ¿qué pasa cuando este género se torna en terror, el dios de la sangre y el oscurantismo, el prisionero del miedo de las gentes que evitan que salga al exterior y lo dejan encerrado en milenarios libros que no deben ser revelados a los mortales?

   Este libro es una prueba de ello.

   George Langelaan, un gran desconocido (al menos para un servidor) plasma en esta obra un cóctel de tecnología, misterio y temor; temor que abunda por sobre todas las cosas en todos y cada uno de los relatos aquí recogidos. Las páginas del libro se vuelven angustiosas y delirantes, sorprendentes e increíbles, y en muchas de ellas se huele el amargo hedor del miedo.

   Este autor francés nace en París, a principios del siglo XX (concretamente en 1908) y se dedica desde joven al mundo del periodismo y la literatura.  Tiene un importante papel en la Segunda Guerra Mundial, el cual hace ganar posiciones a Gran Bretaña en el bando aliado. Cuenta en su haber con numerosos relatos, y en La mosca, relatos del antimundo encontramos seis de sus mejores escritos.

   Intentaré analizar los relatos de este libro uno por uno y de la forma más objetiva posible.

   En La mosca nos encontramos al científico característico de muchas narraciones como protagonista: un hombre que vive con su mujer, aislado del mundo y encerrado en sus proyectos, que no le dan fama ni fortuna, pero sí una preocupación personal y una razón de ser.

   Encerrado siempre en su laboratorio, el doctor trabaja en algo secreto, que se irá desvelando en la trama del relato, el cual comienza con un asesinato que se sitúa cronológicamente después de los hechos.

   Pese a presentar un gran entretenimiento, el hecho de que tenga tanto renombre hace que este primer relato no alcance expectativas sobresalientes, pues todo lector o seguidor del género (e incluso los que no lo son) han leído, oído o visto en la pantalla alguna versión de este clásico.

   La dama de ninguna parte es la personificación de la unión entre ciencia-ficción y terror, el trueque que George Langelaan culmina con brillantez.

   En esta ocasión, se narra la historia de un físico nuclear de cierto renombre que vive solo en su casa  del campo. El protagonista y su televisor pasarán momentos espeluznantes que la dama de ninguna parte, como bien se puede llamar a este personaje, aliñará con el más puro y duro terror.

   Siguiendo la tónica habitual de todo el libro, al principio se narran unos hechos poco claros y misteriosos, que presentaran a su vez el inicio y el desenlace del relato.

   La otra mano es otra historia escalofriante, si bien no de tanta calidad como la anterior, en la que se mezclan de nuevo ciencia y terror, sólo que con más abundancia de la primera.

   En esta ocasión, un individuo extravagante se presenta en la consulta de un médico para que le amputen la mano. El doctor no autoriza esta decisión, según él tomada a la ligera y sin motivos. Al poco tiempo el hombre aparecerá de nuevo en la clínica con la mano serrada, y paralelamente se publicará en los periódicos la historia de un hombre al que un tren cercenó la mano por la muñeca.

   Miembros con vida propia y una maldición que se transmite sin descanso completarán y enriquecerán el contenido de este relato.

   Deducciones desde la butaca presenta la típica historia reflejada en un hecho cotidiano y con un final sorprendente. No hay mucho que contar sobre ella, pues la trama deberán descubrirla ustedes mismos.

   De carácter grotesco e irreal, es uno de los relatos más curiosos, al menos, del libro.

   Salida de emergencia es el escrito más largo de este recopilatorio, y se presenta como serio candidato a llevarse la palma... aunque por lo menos, para mí, no lo consigue.

   Historia rebuscada y lograda en un típico ambiente rural cuyo renombre se debe solamente a las visitas turísticas. Encontramos las aventuras de dos viejos compañeros de guerra, del servicio secreto, que tratarán de resolver el misterioso enigma de la desaparición de una joven que influyó en la vida amorosa de ambos.

   El primer hombre es una persona normal, con mucho trabajo y que se sienta en una oficina. El segundo un escultor que se gana el pan gracias a sus dotes para la creación.

   Recordando amenazas como las que acechaban en el pasado, ambos personajes se embarcarán en una peligrosa aventura para resolver el misterio que les rodea.

   Vuelta a empezar es sin duda uno de los mejores relatos del libro, y con el que acaba el mismo. Intentando hacer una reflexión filosófica sobre lo que hay después de la muerte y combinando los géneros presentes en toda la obra, George Langelaan plasma con asombrosa credibilidad una de las respuestas a los eternos interrogantes del ser humano, y que es, como pone sobre estas líneas, ¿qué hay después de la muerte?

   Les invito a averiguarlo por ustedes mismos, pues de esta historia no les quiero desvelar nada... no vaya a ser que se sientan tentados a no leerla.

   Sólo les digo una cosa: este libro merece una oportunidad. A mi juicio está muy bien escrito y aunque según el parecer de otros este aspecto pueda cambiar, cuando menos es interesante e innovador en su absoluta totalidad, una forma de ver el mundo, un estilo que mezcla dos grandes géneros literarios, y eso no se ve todos los días.

 

@ 2002 Sephiroth
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2003-01-21 22:47   Sargalab
En mi opiniòn los cuentos de Langelaan resultan excesivamente frìos quizà porque màs que relatos en muchos casos parecen esbozos de relatos, por su corta longitud (como el que da nombre al tomo) o simplemente por su lenguaje tan distanciado de la acciòn. Por otro lado, incluir La mosca en la cf me parece un tanto arriesgado, pues màs bien parece y es una narraciòn de horror a la manera de Maupassant, del que Langelaan toma màs de un elemento.

A mi juicio La literatura en lengua francesa tiene clàsicos de la cf màs dignos de recuerdo como El Planeta de los Simios o la roca de las Cien Caras de Frank Dartal, obras y autores que valdrìa la pena reeditar de ven en cuando en vez de sacar todos los años un ejemplar de La mosca en distintas editoriales...En cualquier caso, sobre gustos y colores...
2003-01-01 17:30   Robinson
Para ser un joven tienes una forma de relatar las cosas muy buena y convincente, no sabia que el libro de la mosca fuera tan interesante y me gustaria hecharle un ojo uno de estos dias.


Exelente articulo
2002-12-22 22:53   AmodelosMythos
Un cuidado y conciso artículo Sephiroth. Me gusto mucho la introducción, a veces uno se olvida de esa dualidad entre el terror y la ciéncia-ficción. Yo descubrí a Langelaan medio por casualidad, porque de pequeño había visto la película de su relato La Mosca protagonizada por Vincent Price y me encanto. Siempre quise leermé el libro y cuando tuve la oportunidad lo conseguí. Y me sorprendio más de lo que esperaba porque no esperaba más de la historia pero yo, por supuesto, no sabía que el libro era un conjunto de relatos. Relatos llenos de ironía casi absurdos pero tan sencillos de leer y tan absorbentes que fue un placer la lectura. Ahora, tengo que decir que el final de la película de Vincent Price me parecido más original e impactante que el de la novela >>>SPOILER<<< y la imagen se me quedo grabada en la retina para siempre.
2002-09-02 22:09   Nitecuento
El otro día un chico dijo que le había parecido que la novela de "La mosca" (que es un relato) le había enganchado mucho menos que la película y, generalmente acostumbra a pasar al contrario. Este libro lo leí el verano pasado (lo regalaban con el Muy? o el Quo? Ni recuerdo ya). Me gustó. Creo que es una colección de relatos de Cf en los que no hay pretensión y sí un buen manejo del relato.
2002-06-18 19:17    Bouvilla
Que me gusta descubrir siempre cosas nuevas, y Langelaan es una cosa nueva. Por lo menos un autor no tan conocido como otros; cyberdarknet nos presta un gran servicio.
2002-06-18 15:44   Nacho
Pues desconocía completamente tanto al autor como el libro. Sin embargo, después de haber leído el comentario me han entrado ganas de echarle un vistazo. A ver si en alguna librería de viejo me puedo hacer con un ejemplar. Sobre todo porque me gustan esos relatos con final sorpresa.
2002-06-17 15:13   Jiriki
El aspecto más característico, para mí, de este autor, es la manera que tiene de cerrar los relatos. Todos los finales menos el de Salida de Emergencia son sorprendentes, con una frase o dos que sorprenden al lector (al menos a mí).

Muy buen artículo