<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Asesino real / La fragilidad del asesino
de Robin Hobb

Esta crítica ha sido leída 6993 veces



Asesino real,
de Robin Hobb

Título original:
Royal Assassin

(1996)

Portada:
Michael Whelan

Traducción:
Manuel de los Reyes

Editorial:
La Factoría
de Ideas
Solaris fantasía
nº 38
El Vatídico 3
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net



La fragilidad del asesino,
de Robin Hobb

Portada:
John Howe

Traducción:
Manuel de los Reyes

Editorial:
La Factoría
de Ideas
Solaris fantasía
nº 39
El Vatídico 4
(2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net


Robin Hobb

Libros en cyberdark.net


 

 

Sandro Herrera (Kelemvor), Diciembre 2004

   A finales del 2003 La Factoría de Ideas nos sorprendió gratamente con la publicación de la primera parte de El Vatídico, una trilogía de fantasía escrita por Robin Hobb (pseudónimo de Margaret Ogden), una revelación que ha resultado ser completamente fascinante. Sin embargo, la editorial tuvo la poco acertada idea de dividir los volúmenes de la trilogía, pudiendo llevar a engaño a aquél que no esté informado: los finales que resultan de esta división son bastante absurdos.

   A la conclusión de su viaje en Aprendiz de asesino, Traspié, el "Lazarillo" de los Seis Ducados, agonizaba en las montañas en compañía del leal Burrich. De esta manera, al comienzo de Asesino real, nuestro desgraciado protagonista se encuentra debilitado y empieza a cuestionar su lealtad hacia el rey y a todo lo que le rodea. Es entonces cuando se forja la personalidad de Traspié; sus ideas, sus motivaciones, sus miedos, etc. Todo ello va formándose y será el motor de las acciones del joven, que, finalmente, emprenderá el viaje de vuelta a casa para proteger lo que más quiere.

   Para el que aún no se haya dado cuenta, Asesino real y La fragilidad del asesino conforman Royal Assassin, el segundo volumen de El Vatídico. Realmente no hay muchas diferencias respecto a la primera parte. La autora estructura la historia exactamente igual que en Aprendiz de asesino, si bien es cierto que el libro es un poco más denso (aunque la editorial ha reducido la letra hasta límites impensables para no tener que aumentar las páginas) pero no por ello se hace más pesado a la hora de leerlo.

   Estamos ante una novela de fantasía adulta, muy en línea de Canción de hielo y fuego, y alejada completamente de las dragonadas. Esto es un detalle que hay que tener muy en cuenta ya que puede decepcionar a los que busquen un libro de aventuras y fantasía al más puro estilo Dragonlance. La magia de El Vatídico es un recurso muy sutil que la autora ha introducido para conducir la historia. De esta manera el poder de la Habilidad, la Maña o los misteriosos Vetulus son pinceladas que dotan a la obra de un estilo de fantasía sobrio y elegante.

   Robin Hobb es una autora a tener en cuenta, o eso ha demostrado con la trilogía que nos ocupa, pero tanto en Aprendiz de asesino como en Asesino real parece que le dé miedo relatar grandes acontecimientos o grandes historias, y por lo general se limita a escribir sobre las relaciones entre los personajes, siempre y cuando éstas afecten al protagonista. Eso sí, a la hora de crear personajes no se ha quedado corta y maneja con soltura decenas con distintas personalidades que aportan vida a la trama (aunque hay momentos en los que parece que se olvida de alguno de ellos).

   Quizá sea una opinión subjetiva, pero la historia tiene altibajos que se producen en consecuencia de los actos del protagonista. De este modo, los momentos más pesados de la novela aparecen cuando Traspié se sumerge en reflexiones profundas acerca de lo malo que es el mundo con él o cuando se producen los encuentros con su amada Molly. Dichos encuentros amorosos, lejos de dotar a la narración de una historia de amor épica, producen la extraña sensación de estar ante una novela rosa. Pero vamos, que este tipo de cosas no desmerecen en absoluto el conjunto.

   Por lo demás, el libro continúa teniendo una buena ambientación, la tensión política se palpa, y las costumbres y el modo de vida de los habitantes de los Seis Ducados resulta muy verosímil. En este aspecto se nota la importancia que se da a la ambientación al introducir, de igual manera, elementos como la jardinería o la cocina y temas más típicos como los combates o las estrategias militares. Además, al inicio de cada capítulo nos ofrece fragmentos de la historia de los Seis Ducados, ayudándonos así a entender el mundo en el que se mueven los personajes. Realmente es curioso la de cosas que se pueden aprender de un libro como éste; siguiendo las aventuras del Traspié Hidalgo he descubierto la impresionante cantidad de métodos que existen para hacer sufrir al protagonista, a la vez que existen otros tantos remedios caseros para curar la peor de las heridas sufridas por el joven (cada vez que leía este libro se me antojaba una infusión).

   Aunque es de agradecer que La Factoría de Ideas haya publicado esta trilogía, pienso que se merecía una edición más cuidada, sin cortes ni cambios en el tamaño de la letra, por no hablar del diseño de la portada, del cual me voy a reservar mi opinión para no ofender a nadie.

   En resumen, definiría a Asesino real y La fragilidad del asesino cómo libros que merecen escalar unos cuantos puestos en "la Pila", para así disfrutar cuanto antes de una historia muy bien trabajada, sin duda mejor (o igual) que Aprendiz de asesino y La diplomacia del asesino. Así que ya sabéis, si queréis leer una buena historia pero que no ocupe cientos y cientos de volúmenes, la trilogía de El Vatídico es una elección más que perfecta.


La fantasía que nos llega – Artículo de Manuel Santos sobre las mejores series de fantasía heroica que nos han llegado durante los últimos meses. Comenta ampliamente lo que se puede encontrar en la serie de El Vatídico.

Buscando su propio camino – Artículo que introduce los libros de fantasía heroica de calidad que se han escrito después de que Tolkien publicase ESDLA y que, a su manera, han buscado su propia forma de afrontar esta temática.

Las raíces de la fantasía épica – Iván Fernández Balbuena realiza un repaso a la historia de la fantasía épica, desde su nacimiento con el poema de Gilgamesh hasta Tolkien.

 

© 2004 Sandro Herrera (Kelemvor) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2005-01-01 14:31   Gordon Samways
Yo la verdad NO pienso seguir la "colección"... fue tal el disgusto con la pésima traducción del primero que no quiero seguir... palabras como "trochas sinuosas", "padecer de hijanas" y así hasta más de diez; me han desanimado a continuar...
El ritmo es MUY lento, la acción transcurre en unas veinte líneas y desde luego NO sé dónde está la tensión... lo del ritmo será por dividir un libro original en dos... luego llegamos a la explotación de la gallina de huevos de dragón... así nos luce el pelo...
2004-12-08 22:44   urgit
Kelemvor, excelente crítica, estoy totalmente de acuerdo contigo de que es una serie totalmente recomendable y por lo poco que he leido en los foros de ella parece que está pasando un poco desapercibida. Por cierto, no se que tienes en contra del diseño, teniendo en cuenta los cutre diseños que se emplean hoy en día no me parece mal.