<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Este artículo ha sido leído 24433 veces

   por Enric Quílez

   Este artículo pretende dar una serie de definiciones, más o menos precisas, acerca de los diferentes subgéneros de la ciencia ficción. Me he limitado a la ciencia ficción escrita dejando de lado otras formas de expresión como el cine, la televisión o el cómic. El motivo es que requieren un tratamiento especial y, en algún caso, ya hay en Cyberdark algún artículo que los trata más a fondo, como ocurre con el cine. Tampoco he entrado en el género de terror o en la fantasía, pues considero que merecen artículos que los traten de forma individualizada (aunque en el caso de la fantasía ya hay uno sobre la fantasía épica).

   Para empezar habría que preguntarse qué es la ciencia ficción. ¡Ni pensarlo! Eso daría tema para un libro entero. Simplemente tomaremos una definición utilitaria -la de Norman Spinrad- y diremos que "ciencia ficción es todo aquello que los editores publican bajo el sello de ciencia ficción". Me atrevería a añadir que "y los lectores de ciencia ficción consideran como tal". La coletilla es más inclusiva que exclusiva, pues rara es la obra publicada como ciencia ficción que no lo sea realmente. Este género no goza del mismo crédito ni consideración que otros y, en algunos países como el nuestro, se ha considerado como algo de segunda durante décadas. Así pues, cuando un editor corre la aventura de publicar algo como ciencia ficción es casi seguro que lo sea. El añadido es sólo para aquellas obras publicadas como ficción o especulación y que los lectores hemos considerado dentro del género (slip stream).

   Lo primero que sorprende cuando uno abre las puertas del reino de la ciencia ficción y atraviesa su umbral es la multitud de autores y temáticas que contiene. Lejos de otros géneros literarios, mucho más unitarios y fácilmente definibles, el nuestro es un mundo diverso y poco dado a las clasificaciones. Aún así, algo hay que hacer, aunque tan sólo sea para dar trabajo a todos los amantes de las discusiones que debatirán hasta la muerte acerca de si tal o cual autor es hard o soft, si determinada obra es una distopía o bien una space opera sin mayores pretensiones.

   ¿Cómo poner orden en este caos? Reconozco que no es sencillo. Para poder hacerlo debemos remontarnos a los orígenes de la ciencia ficción moderna a fin de examinar las diversas tendencias que dieron origen a las múltiples corrientes del género.

LOS ORÍGENES

Frankenstein o
el moderno Prometeo

   Según Brian Aldiss, la primera obra de ciencia ficción moderna es Frankenstein, de Mary Shelley, que entronca con la novela gótica. Pero no será hasta la aparición de los dos padres precursores -a saber, Julio Verne y H. G. Wells- que la ciencia ficción comenzó a tomar cuerpo. Verne escribió lo que posteriormente se llamarán anticipaciones o especulaciones científicas. Wells definió su literatura como "romances científicos". Estos autores influyeron notablemente en el género, que ya entonces se estaba prefigurando.

   En Europa autores como Olaf Stapledon o George Orwell produjeron ciencia ficción de gran calidad en formato novela o ensayo filosófico, obras muy influidas por Wells y de corte filosófico y realista, tales como 1984 o Hacedor de Estrellas, dos clásicos de primera magnitud.

   En Estados Unidos, la ciencia ficción irrumpió con fuerza a través de las revistas, muchas de ellas incluso con soporte de muy mala calidad (los famosos pulps) y orientados a un público básicamente adolescente. La influencia de los anteriores escritores, no obstante, era palpable y pocos autores americanos no tienen como referente el Hacedor de Estrellas de Stapledon o La máquina del tiempo de H. G. Wells.

   La ciencia ficción europea era más social o filosófica, quizá influida por el tormentoso curso de los acontecimientos de la Vieja Europa (el fin del Imperio Británico, las dos Guerras Mundiales, el triunfo y posterior derrota de los absolutismos, la Revolución Rusa, el turbulento período de entreguerras). Todo esto tenía que reflejarse de alguna manera y, naturalmente, la literatura europea anterior a la II Guerra Mundial o inmediatamente posterior tiene tintes políticos y sociales muy marcados.

   En cambio, en Estados Unidos estos problemas se veían bastante más lejanos. Es cierto que Estados Unidos participó en ambas Guerras Mundiales (sobre todo en la segunda) y que la Gran Depresión dejó su huella. Pero era una sociedad menos lastrada en el pasado y menos afectada que la europea. Y ello también se notó. La ciencia y la tecnología eran muy respetadas y, tras la obtención de la bomba atómica, aún lo fueron más. De esta manera, la ciencia ficción obtuvo una cierta respetabilidad de la que carecía (y carece) la ciencia ficción europea a nivel social.

   El origen de la mayoría de los escritores clásicos de ciencia ficción americana fueron esas revistas y pulps. La calidad literaria era escasa, aunque con el paso de los años y una mayor exigencia de los lectores, los mejores prosperaron y empezaron a producir novelas, además de seguir publicando relatos o novelas cortas en las revistas. De esta época son autores tan conocidos como Isaac Asimov, Robert A. Heinlein, Frederik Pohl, Clifford D. Simak, Murray Leinster y otros tantos.

Astounding Science Fiction,
1941 : Los hijos de Matusalén
 

   Especial influencia tuvo el editor de la revista Astounding (posteriormente Analog) John W. Campbell, que alentó y corrigió a muchos de ellos, hasta tal punto que se habla de la era Campbell (1939-1946), decisiva para el género en Estados Unidos. Campbell quería que "sus" escritores tocaran temas científicos, que los personajes fuesen científicos e ingenieros y que hablasen y actuasen como tales, en contraposición a una época anterior en que predominaban más bien historias del oeste ambientadas en Marte o en Venus.

   ¿Por qué hablo de todo esto? Pues porque la ciencia ficción ya llevaba en su seno los diferentes subgéneros que se fueron conformando con el paso de los años y que vino condicionado por dicha historia. Así pues, si bien el término space opera es bastante tardío, en los años 30 y 40 ya se habían conformado las líneas generales de este subgénero de corte aventurero y follestinesco, aunque posteriormente experimentaría una gran evolución en las formas, que no en las temáticas.

   La ciencia ficción europea influyó (casi diríamos que dio) subgéneros como la Utopías, las Distopías y una parte de la cf soft, mientras que la ciencia ficción norteamericana derivó más hacia la ciencia ficción hard y la space opera, que pasaremos a continuación a definir.

   Antes debemos señalar que en los años 60 ya no podemos diferenciar claramente entre cf hard y soft o entre cf americana o europea debido a la aparición de nuevos movimientos como la New Wave, que serán el pistoletazo de salida de otros géneros como el surrealismo de Dick o el cyberpunk de Gibson.

LOS SUBGÉNEROS DE LA CIENCIA FICCIÓN

   Afortunadamente, hay un cierto consenso sobre los distintos subgéneros de la cf. Digo afortunadamente porque no es muy sencillo clasificar a autores y obras tan diversas que abarcan un período de tiempo superior al siglo y de origen cultural tan diverso.

   Los principales subgéneros son: la ciencia ficción hard, la ciencia ficción soft, las utopías, las distopías, las ucronías, la space opera, el surrealismo y el cyberpunk. Naturalmente es una clasificación provisional, pues el género está en constante evolución. Al final del artículo hablaremos de nuevos posibles subgéneros que están apareciendo ahora y de obras difíciles de clasificar en este esquema.

   Antes de entrar en los diferentes subgéneros creo que es preciso hacer una aclaración. A veces se dice que tal o cual escritor es un autor de space opera o de cf hard, por ejemplo. Esto no es del todo correcto. Si bien es cierto que algunos escritores se han especializado en un determinado subgénero, rara vez son encasillables en uno sólo de ellos. Así, Arthur C. Clarke es un ejemplo clásico de cf hard... pero también lo es de cf utópica. Isaac Asimov oscila entre el hard y el soft con facilidad, pasando por el space opera y por la novela negra ambientada en cf. Incluso un libro en sí mismo no puede ser catalogado como dentro de un único subgénero. Un ejemplo típico sería Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester, con importantes dosis de space opera, cf soft e incluso de distopía.

CIENCIA FICCIÓN HARD (DURA)

   Es aquella ciencia ficción en la que predominan los elementos, temáticas y tramas de carácter científico y en que se exige el máximo rigor y coherencia de los hechos con las leyes físicas tal y como son conocidas en el momento actual.

   Podríamos decir que se trata de una ciencia ficción realista o plausible. Es decir: algo que realmente podría suceder llegada la ocasión. Así, las naves no viajan a velocidades superiores a las de la luz, la Relatividad existe con todas sus consecuencias, no hay escudos de energía y la gente no se teletransporta con el poder de su mente. Y cuando no es así, hay al menos una explicación plausible.

   Se trata de una ciencia ficción especulativa pero con rigor científico. Los personajes suelen ser científicos, ingenieros o técnicos y predominan las tramas cerebrales y reflexivas sobre las aventureras. En la ciencia ficción hard más antigua los personajes estaban poco definidos y no solían tener demasiada profundidad psicológica. Actualmente las cosas han cambiado y casi todos los escritores que cultivan este género cuidan bastante el lenguaje, estando los personajes mucho mejor perfilados.

   Uno de los aspectos de la definición nos fuerza a realizar una seria reflexión: debemos considerar las leyes del universo en la manera en que son conocidas en la actualidad. Esto no obliga necesariamente a suponer que las cosas siempre serán como son ahora. Hay una cierta corriente dentro de la ciencia ficción hard que supone que, en algún punto del futuro, la humanidad se dará cuenta que Einstein estaba equivocado (o parcialmente equivocado) y será posible viajar de manera cómoda por el tiempo o a velocidades superiores a las de la luz. El tratamiento de estas obras puede llegar a ser igual de riguroso que las obras hard más estrictas.

   También existen los trucos y los atajos, como en todas partes. ¿Que no podemos viajar más deprisa que la luz? Pues nos sacamos de la manga el hiperespacio. Que la cosa no cuela, pues utilizamos agujeros de gusano y asunto solucionado. En cierta manera, es la lucha entre la fértil imaginación y la tozuda rigidez con que el Universo parece actuar...

   Incluso en algunas obras se ha especulado acerca de universos con leyes físicas diferentes de las nuestras. En Las astronaves de madera, de Bob Shaw, el número pi vale exactamente 3,15, lo que altera notablemente el funcionamiento de las cosas; y en Materia celeste, de Richard Garfinkle, el mundo es tal y como lo supuso la ciencia griega: cuatro elementos, los astros en sus esferas, la Tierra en el centro del Universo...

   Los elementos clásicos de la cf hard suelen ser los viajes espaciales (sean interplanetarios, interestelares o inter-lo-que-sea), los viajes temporales, los robots, las inteligencias artificiales, la nanotecnología, la ingeniería genética y otras nuevas tecnologías.

Cronopaisaje

   Hay autores que se han movido casi siempre dentro de este campo, como Gregory Benford. Un buen ejemplo de su producción habitual es Cronopaisaje, en donde se aborda el viaje de información en el tiempo a fin de modificar el pasado de una manera científica y creíble (aunque no sea del todo congruente con las leyes de la física). Además se describen los hábitos personales y laborales de los científicos mientras realizan sus investigaciones, cómo influye su trabajo en su vida cotidiana, las dificultades para conseguir financiación,...

   Otro escritor etiquetado frecuentemente como hard es Arthur C. Clarke. Un buen ejemplo de ello es Cita con Rama, en que el protagonista es una nave espacial. Igualmente, abundan los elementos hard en 2.001: Una Odisea en el espacio o en Los vientos del sol, donde se describe una competición entre veleros solares.

   Un ejemplo de cf hard que contiene muchos elementos de space opera es el genial Mundo anillo de Larry Niven, que especula sobre un gigantesco ingenio similar a una esfera Dyson alrededor de una estrella, habitado por seres de lo más peculiar. Tiene dos continuaciones, una recién reeditada en castellano: Los ingenieros de Mundo anillo. A la misma altura encontramos Mundos en el abismo, de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal, de gran rigor científico, con un fuerte componente aventurero y con toda una esfera Dyson de verdad.

   En buena parte de las obras hard en que aparecen viajes espaciales a grandes velocidades se tienen en cuenta los efectos relativísticos previstos por Einstein (contracciones temporales). El ejemplo por excelencia es Tau cero, de Poul Anderson, en que se nos revelan las consecuencias de viajes cercanos a la velocidad de la luz. Debido a un fallo en su sistema de propulsión una nave alcanza una velocidad enorme y los efectos son devastadores: mientras que para sus tripulantes ha transcurrido poco tiempo, el resto del universo ha llegado casi al final de sus días. En clave más humorística El mundo al final del tiempo, de Frederik Pohl, nos cuenta una situación similar: esta vez es el sistema terrestre el que es propulsado a altas velocidades por una entidad de lo más pintoresca...

   Las condiciones extremas -generalmente debidas a campos gravitatorios muy intensos- también son aplicables a las formas de vida. Llevando al límite la especulación, hallamos Misión de gravedad, de Hal Clement, sobre un mundo en que la gravedad es enorme y varía de manera radical de un punto a otro; o El huevo del dragón y su secuela Estrellamoto (serie de los Cheela), de Robert L. Forward, que especula sobre seres vivos en una estrella de neutrones. De Larry Niven también tenemos Los árboles integrales, de temática parecida.

   La ingeniería genética y la nanotecnología son tecnologías más recientes, aunque como temáticas se encontraban presentes en la cf hard desde hace tiempo. En La paz interminable se nos muestra la nanofragua, una máquina que ha revolucionado el mundo y que, usando la nanotecnología, es capaz de obrar milagros. En El otoño de las estrellas de Miquel Barceló y Pedro Jorge Romero encontramos una aplicación de lo más interesante gracias a la nanotecnología: la inmortalidad. También la nanotecnia es tratada en Presa de Michael Crichton.

Parque Jurásico

   Pero es la ingeniería genética una de las tecnologías sobre la que más se ha especulado en la cf, ya sea por la temática de la clonación o por las nuevas expectativas que abre. Desde los remotos predecesores (La isla del doctor Moreau, de H. G. Wells) hasta los más actuales (Y mañana serán clones de John Varley). Aunque tal vez la obra reciente que más repercusión ha tenido por haberse llevado al cine y haber trascendido el género sea Parque Jurásico de Michael Crichton.

   De igual manera, la inteligencia artificial y la robótica han sido campos muy tratados en la ciencia ficción aunque, y esto es curioso, casi siempre fuera de la cf hard. Los robots se nos presentan en obras en las que se especula sobre su interacción con los seres humanos y sobre las normas que regulan su conducta (Yo, robot, de Isaac Asimov o Los humanoides, de Jack Williamson). Y otro tanto sucede con las inteligencias artificiales (2.001: Una odisea en el espacio o la confusa Destino: el vacío, de Frank Herbert; ninguna de las cuales puede catalogarse de facto dentro de la cf hard).

   La temática de los robots parece más adecuada para la fabulación con moraleja final que no como leitmotiv de cf hard, habiéndose desarrollado mucho más satisfactoriamente dentro del cyberpunk o en la cf soft.

CIENCIA FICCIÓN SOFT (BLANDA)

   (Por contraposición a la cf hard, al igual que en hardware y software)

   Es la ciencia ficción en que predominan las temáticas de carácter sociológico, aquella en que se especula sobre la evolución de la sociedad y sobre posibles sociedades diferentes a la nuestra. También es la ciencia ficción que especula sobre cómo la tecnología afecta o afectará a la sociedad humana.

   Podemos ver que es una definición un tanto más vaga y confusa que la de cf hard. De hecho nadie tiene muy claro qué es cf soft y parece que a veces hay quien considera que es todo aquello que no es hard. Esto no es del todo cierto, pues hay más subgéneros como veremos después.

   La cf soft surge en buena medida en los años 60 raíz de un interesante movimiento literario denominado New Wave (la nueva ola o New Thing -nueva cosa-, como se prefiera) y en el que no ahondaré pues ya hay un artículo que habla de ello. Es tal vez más reflexiva y especulativa en lo social y menos respetuosa en lo científico que la cf hard. Ayuda a ello que se centra en ciencias de carácter social como la psicología, la lingüística o la sociología, así como en materias como la filosofía y la política. El hombre vuelve a ser el centro del Universo. También suele ser más interiorista, desarrolla mucho mejor los personajes y prima menos la aventura (aunque también hay cf soft aventurera).

   Hay quien incluye las utopías y las distopías dentro de este subgénero y en parte tiene razón. Pero hay un cierto consenso general acerca de que constituyen subgénero propio y claramente diferenciado, por tener estas últimas una mayor componente especulativa y filosófica y por ser una temática muy específica.

   Tal vez la cf soft sea la que con mayor rigor cumple la definición de ciencia ficción dada por Brian W. Aldiss: "La búsqueda de la definición del hombre y su situación en el universo apoyándose en el estado de la ciencia en ese momento"

Incordie a Jack Barron

   Ejemplos de cf soft son Incordie a Jack Barron, de Norman Spinrad, en donde se exploran de manera original y con un lenguaje innovador propio de la New Wave aspectos como la ética, los medios de comunicación o la prolongación de la vida; la inolvidable Flores para Algernon, de Daniel Keyes, que trata el tema de la potenciación artificial de la inteligencia y sus efectos sociales y personales; La naranja mecánica de Anthony Burgess, que describe un mundo de bandas callejeras de jóvenes ultraviolentos. Theodore Sturgeon, prolífico autor de relatos, nos habla del homo gestalt, una nueva forma de Humanidad, en Más que humano.

   La lingüística ha tenido un trato especial dentro de la cf soft. Así nos encontramos con Babel-17, de Samuel R. Delany, un clásico sobre lingüística y ciencia ficción, tal vez sólo superado por Los lenguajes de Pao, de Jack Vance, en donde las lenguas se utilizan con finalidades políticas y militares de una manera sorprendente. También encontramos un uso político de la lengua en Lengua materna, de Suzette Haden Elgin. Pero tal vez, el más renombrado de todos sea Empotrados, de Ian Watson, que parece seguir en parte las ideas de Chomsky sobre el lenguaje y que está narrado en un estilo muy original (aunque un tanto confuso) típico en Watson.

   Buena parte de los autores aparecidos a raíz de la New Wave han cultivado sobre todo este género, como sucede con Norman Spinrad o Thomas M. Disch. Otros anteriores tienen parte de su producción en este subgénero sin provenir de esta corriente, como es el caso de Asimov y su conocido ciclo de las Fundaciones (Fundación, Fundación e Imperio y Segunda Fundación), en la que se nos presenta un imperio decadente del que nacerán unas nuevas estructuras, las Fundaciones, que lo harán renacer en un período relativamente breve. Una de ellas, es eminentemente psicológica y mental -la Segunda Fundación- y utiliza la Psicohistoria para predecir el futuro de manera matemática.

   La cf soft ha sido más abierta a la hora de incorporar temáticas clásicas, como la historia o la mitología. Dos buenos ejemplos de ello los tenemos en Salomas del espacio, de R. A. Lafferty, donde se nos narra una versión moderna y algo cambiada de la Odisea o en Tú, el inmortal, de Roger Zelazny.

Rakhat : la última misión
de la Compañía

   Los años 60 y principios de los 70 fueron especialmente turbulentos en el mundo, tanto desde un punto de vista político como social. Ello se reflejó en muchas de las obras de esta época, en que la reflexión política y social iba de la mano de dilemas éticos. En consonancia, tenemos la magistral El nombre del mundo es bosque, de Ursula K. LeGuin, que algunos han querido ver como una especie de guerra de Vietnam en la cf. De temática similar, aunque con tratamiento muy diferente, en especial por el elemento religioso que aparece, está Un caso de conciencia de James Blish, o Rakhat: la última misión de la Compañía de Mary D. Russel.

   No obstante, no hay que pensar en la cf soft como un género extinto o propio de los 60 y 70. La serie de Dune (Frank Herbert) es un ejemplo magnífico de combinación de space opera con cf soft: política, religión, filosofía, historia...

   Naturalmente, hay híbridos. Un sugerente ejemplo es la serie de la Cosmología Subjetiva de Greg Egan formada por Cuarentena, Ciudad permutación y El instante Aleph, con sólidos elementos de cf hard, de especulación filosófica e, incluso, novela policíaca. ¿Cómo clasificar estas novelas? Y no son un caso único. La trilogía de Marte (Marte rojo, Marte verde y Marte azul), de Kim Stanley Robinson, no sólo nos explica detalladamente la terraformación del planeta rojo sino que especula profusamente sobre la sociedad de los colonos y la política es omnipresente. También hemos mencionado con anterioridad 2.001: Una odisea en el espacio y añadimos 2.010: Odisea dos, de Arthur C. Clarke, con clásicos elementos de cf hard (inteligencia artificial, naves espaciales, problemas técnicos dignos del ingeniero más genial) combinados con especulación filosófica de primera magnitud (¿quiénes somos? ¿de dónde venimos? ¿a dónde vamos? ¿estamos solos?), bañado con una cierta aura de misterio y de utopismo. ¿Difícil, no?

 

@2003 Enric Quílez para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2005-01-29 20:50   Daneel Olivaw
Un texto bastante claro y ordenado aunque necesariamente esquemático. Por ejemplo, no menciona en la Cf blanda el erotismo de Philip José Farmer, los mundos y sociedades exóticas de Jack Vance o las preocupaciones sociales de Nat Schaner. Por supuesto, es la primera entrega y probablemente sean tratados en posteriores secciones, pero era necesario señalar los defectos encontrados.
2003-09-29 22:13   JORJOR
Ya estoy esperando la continuación.Tener las ideas claras y un buen fondo de lectura ayudan mucho,y esto se nota.Sólo deseo que las clasificaciones y subdivisiones no nos hagan perder la visión global de la CF y de la literatura en general,cosa que muchas veces pasa en la música(Empiezas en un diagrama y terminas en un caos)
.Para mí ,en el fondo,en Literatura y música sólo hay cuatro categorías : Bueno,Malo,Me gusta,No me gusta.Lo demás,valoraciones más o menos objetivas.
Enhorabuena,y a seguir,que somos muy ignorantes.
2003-09-22 17:02   voight-kampf
Este artículo es buenísimo, me ha abierto muchos caminos a seguir y me ha sacado un poco de la ignorancia.

Fundamental para principiantes y para muchos medio-avanzados.

Seguid con esto, por favor.

Saludos.
2003-09-17 16:19   kenset
Sólo quería repetir lo que dije en un post del foro de cf:

Simplemente decir que me ha gustado mucho esta primera parte de los subgéneros de la ciencia ficción. No sólo es claro sinó que hace que me vengan unas ganas de leer más y más libros de cf!

Enhoranuena Enric!
2003-09-16 00:54   zarzal
acabo de registrarme y ya me encuentro con un trabajo serio, gracias, y aver cuando tenemos el placer de leer la segunda parte del articulo, GRACIAS
2003-09-07 13:35   JaulaDeArdilla
Un artículo muy bueno. Estoy esperando la segunda parte.

A pesar de llevar años leyendo ciencia-ficción, nunca había indagado en el tema de los subgéneros.. Y me ha gustado aprender palabrejas como Ucronía y Distopías.

Por cierto, una felicitación por no hacer una división exclusiva, y haberte decantado por trazar líneas difusas entre los diferentes subgéneros.
2003-09-07 11:09   SARTIR
Un artículo muy interesante, que aporta para os lectores ocasionales de ciencia ficción (como es mi caso) una base en la que encuadrar todo este universo editorial. Siempre está bien tener una base...
Gracias por tu artículo. Muy educativo.
Cuidaos. AVE.
2003-09-02 12:04   Rhialto
Muy bueno e interesante el artículo. Sobre todo, felicitar al autor por su valor para afrontar el tema de catalogar las obras de CF por subgéneros, lo cual entiendo harto complicado pues la mayoría de ellas podrían encuadrarse en varios de dichos subgéneros. No obstante lo árduo de tal labor el autor sale airoso. Felicidades y esperamos nuevas entregas. Gracias y saludos.
2003-09-01 19:04   Trantor
Me ha gustado mucho el artículo. Estoy esperando la continuación. Pero un detalle: Desde mi modesto punto de vista la triología de Marte de Kim Stanley Robinson forma parte de la Ciencia Ficción Hard. Sí es cierto que tiene partes de sociología y política, pero acaso no son ciencias que evolucionan y se estudian constantemente?
2003-08-31 19:44   Chip
La verdad es que empecé este artículo un poco a desgana pués el tema es espinoso pero reconozco que Enric ha sabido salir airosamente del trance. Un diez!
2003-08-31 11:45   Groo
Éste artículo viene a aclarar algo más mis ideas a cerca de tanta discusión sobre los subgéneros, aí que deseo que pronto publiquéis la segunda parte para que quede completa la "clasificación".
Me parece buena idea además ilustrar cada subgénero con varios ejemplos destacados ya que ayuda a hacerse una mejor idea, y en algunos casos a querer leerlos.
2003-08-31 02:17   Nyarlathoteph
Interesante, y sobretodo util. Antes de leerlo ya habia oido los conceptos "hard", o "soft", pero no tenia una idea clara de a que se referian. Este articulo me lo ha dejado bien claro. Ahora puedo decir, por ejemplo, que prefiero la CF soft a la Hard.
Muy util tambien estas referencias a libros que se engloban dentro de los subgeneros que se tratan en el articulo.
Tengo muchas ganas de leer las continuaciones (lo digo en plural, porque parece que aun quedan muchos subgeneros, y si todos los trata con tanta precision como los primeros...).
2003-08-29 19:46   Alger
Un saludo Enric: procuraré leerme también las continuaciones de este artículo :D
2003-08-28 17:30   krsone
El articulo es muy bueno, conciso y documentado. Ademas los ejemplos q cita pueden servir de referencia para ampliar miras y leer a autores q tal vez no conociamos.Ademas la reseña historica es muy interesante.
Vamos que está muy currao.
2003-08-27 16:29   Moncho21
Enhorabuena!!, para un semi-neófito como yo de la cf, el artículo ha resultado muy interesante y revelador de por donde me apetece seguir en próximas lecturas.

Particularmente espero con atención el resto del artículo, y puestos a pedir, ojalá pudiera elaborarse un listado de obras de referencia para cada uno de los subgéneros, aunque del propio artículo ya se sacan bastantes.
2003-08-26 12:20   reidrac
Me gusta el artículo, aunque había leido antes artículos de temática general.

Como comentaban más arriba, me ha dejado con ganas de leer el resto del artículo.

La tarea del 'etiquetador' no es nada fácil, no.
2003-08-25 23:02   zazou2000
Excelente reportage de Enric Quílez que me ha dejado con ganas de continuar leyendo el resto del artículo, en un tema tan espinoso como es el de dilucidar los géneros que poblan la ciencia ficción. Además, laboriosa la búsqueda de materia para ejemplificar todos los géneros que poblan la cf. Excelente trabajo!
[web en continua construcción]

Novedades en la Tienda



Humor Fantasmal 2Humor Fantasmal 2
16.50 15.68


SiegaSiega
17.00 16.15

VeinteVeinte
18.90 17.96

La MaldiciónLa Maldición
8.95 8.5

George Lucas. Una VidaGeorge Lucas. Una Vida
24.90 23.66



Hombres-LoboHombres-Lobo
9.95 9.45

VampirosVampiros
9.95 9.45

El AlienistaEl Alienista
21.00 19.95



El SilmarillionEl Silmarillion
35.00 33.25