<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Premios UPC 2003
de varios autores

Esta crítica ha sido leída 5067 veces




Premios UPC 2003,
de varios autores

Portada:
Sara Salvador

Editorial:
Ediciones B
(2004)


El libro en cyberdark.net


Reseña Premio UPC 2001


 

 

Vorkosigan, Junio 2004

   Cada año la publicación de los premios de la Universidad Politécnica de Cataluña es una cita casi obligada para todos los aficionados. Por sus páginas han pasado –y por tanto se han premiado– todos o casi todos los autores españoles que forman la elite de la ciencia ficción, además de otros prestigiosos nombres internacionales. El volumen del 2003 tiene la estructura habitual en las últimas entregas; la conferencia del invitado –que siempre tiene un notable interés–y algunas de las obras galardonadas. El invitado de la edición del 2003 fue nada más y nada menos que Orson Scott Card, un escritor suficientemente conocido por todos los aficionados. Disertó sobre "Literatura abierta".

   La obra ganadora fue "Traficantes de leyendas" de Jordí Font-Agustí. La mención especial del jurado la obtuvieron ex aequo: Vladimir Hernández con "Sueños de interfaz" y José Miguel Sánchez, bajo el seudónimo de Yoss, con "Polvo rojo". Y mención del jurado "por orden de apreciación": José Antonio Bermúdez Santos con "Factoria cinco", David Snowdon con "Without Love", Daniel Mares Martín con "Carne" y Elizabeth H Groundwater con "The Epsilon Eridani Alternative". El volumen incluye la obra ganadora, las menciones especiales del jurado y las dos de "mención" escritas en castellano.

   La ganadora, "Traficantes de leyendas" de Jordí Font-Agusti, fue escrita originalmente en catalán. Bajo una estupenda idea se desarrolla lo que para mi ha sido la primera lectura de ciencia ficción tributaria de la España de las autonomías. Esta novela corta no podría haber sido escrita hace 20 años; el entorno es marcadamente deudor de los acontecimientos políticos y de la distribución territorial de España. Y no hace falta saber previamente cuál es el lugar de procedencia del autor, se nota sobradamente desde los primeros párrafos.

   Con estas premisas tan solo decir que se presenta una historia en la que en la Cataluña del futuro se desarrolla una técnica para tener un pasado "a medida", en el que se puede escoger y convertir a los antepasados y los recuerdos en lo que se quiere que sean, no lo que fueron, a fin de conseguir unas raíces apropiadas y convenientes... Especialmente curioso es que esa idea sea liderada por la Directora de Salud Pública y no por otros estamentos políticos, para marcarlo así como algo "saludable" y no una manipulación cultural. Una vez hechas estas apreciaciones decir que nos encontramos con una historia bien hilada, que se lee con fluidez, amena e interesante. Y la idea es original, algo que es muy de agradecer.

   La mención especial del jurado de Vladimir Hernández, con "Sueños de interfaz", presenta una narración cyberpunk en la que la trama no es más que una excusa para describir luchas, huidas y escenas violentas. Independientemente de sus valores literarios, es una historia al servicio de la violencia. La trama es el mero hilo conductor para pasar de una escena a otra, da la sensación de que la historia no es lo más importante. Como la violencia me produce una especial repulsión y la descripción de luchas no son de mi agrado, la narración no me ha gustado, pero puede ser sumamente interesante para quienes disfruten de este tipo de historias. La idea no es especialmente original; el protagonista se encuentra casualmente con algo muy valioso que todos buscan, él quiere venderlo de forma provechosa y, "casualmente", tiene los contactos apropiados para ello.

   José Miguel Sánchez en "Polvo Rojo" presenta una temática que aunque aparentemente diferente a la anterior, no lo es; son dos obras muy parecidas. La historia es una persecución y una venganza en un universo en el que las razas alienígenas han llegado al sistema solar, pero no permiten que el hombre salga de él. Los personajes son de distintas especies inteligentes, con potencialidades también diferentes. El narrador, sin embargo, es un robot, pero dotado de capacidades que lo hacen muy próximo a un ser inteligente. En este escenario se narra una historia marcada por la descripción de los combates, que son parte importante y fundamental. En algunos casos la descripción de las luchas, pormenorizada y exhaustiva, hace difícil seguirlas y saber quién está consiguiendo la ventaja frente a su contrincante. A pesar de la violencia de la narración su final es esperanzador e incluso tierno.

    "Factoría cinco", de José Antonio Bermúdez Santos, mantiene la línea de luchas, peleas y violencia que marca este volumen de los premios UPC, con una historia que recuerda la estética, y las aventuras al estilo Mad Max; un mundo postapocalíptico, desolado y destruido recorrido en un camión entre facciones que luchan por la supervivencia y el poder.

    "Carne", de Daniel Mares Martín, que se enmarca en lo que podríamos llamar una ciencia ficción más clásica, desarrolla una idea original y confieso que es una de las historias con las que más he disfrutado. Su estructura quizás sea más convencional, pero va desarrollando la idea, dando pistas para terminar en un sorpresivo final; como a mi me gusta, lo confieso. Nos cuenta la historia de un ser aislado en Marte y su regreso a la Tierra.

   En resumen, y como suele ser habitual, un volumen interesante y variado, que nos muestra cosas escritas ahora mismo que reflejan las inquietudes de los nuevos escritores. Aunque en este volumen no todos son tan "nuevos", lo que ya de por sí es un síntoma del interés y prestigio de este premio. Sólo desearos que disfrutéis de su lectura y esperar la publicación del UPC 2004; yo al menos no quiero perdérmelo.

 

© 2004 Vorkosigan para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-06-28 17:01   db105
Estos volúmenes son muy atractivos, la verdad, con varias novelas cortas de autores que en muchos casos no conoces. Siempre puede ser que alguna no te guste, claro, pero casi seguro que descubres alguna joya inesperada.