<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Este artículo ha sido leído 33014 veces

   Por Alma Bouchot (Lilith)


[ La magia de la seducción ] [ Crítica: La Orden del Fénix ]
[ El ataque de los Muggles ] [ Análisis: La Orden del Fénix ]

   No cabe duda que la saga de Harry Potter, no sólo ha sido un fenómeno por su popularidad, también lo ha sido por la gran polémica que ha causado entre grupos religiosos, críticos literarios y paranoicos padres de familia.

   Con gran sorpresa encontré, durante mi investigación para este artículo, que los libros de Harry Potter están más vetados de lo que uno podría creer. Aquí en Cyberdark hemos tenido varias discusiones al respecto, pero es increíble la cantidad de denuncias que hay, con argumentos que van de lo ridículo a lo considerable, y en algunos casos, a lo graciosamente inverosímil. Se discute que fomenta el interés de los niños por las artes oscuras de la hechicería y el ocultismo, que son terribles herramientas de Satán para atraer a los lectores hacia el mal y el pecado. O padres de familia que señalan los ejemplos de desobediencia de los personajes, o las pesadillas que les puede causar a sus hijos el “violento y oscuro” contenido, ya que hay tanta “crueldad y maldad” en estos libros, que incluso el villano no puede ser nombrado. Y ni hablar de los críticos literarios, celosos del éxito comercial, que les llaman “literatura de supermercado”, aunque no cabe duda que tienen razón cuando vociferan a los cuatro vientos que existen muchas más opciones de lectura infantil, como las obras de C. S. Lewis, Michael Ende, Tolkien y tantos más. Claman que los libros de Harry Potter están demasiado valorados, sin embargo... ¿estarán en lo correcto?

Tras Harry Potter se esconde la firma del rey de las tinieblas,
el demonio.

Padre Gabriels Amorth, exorcista oficial de la Diócesis de Roma

   Es muy triste que comenzando el siglo XXI aún existan personas que se resistan a abandonar sus creencias medievales, censurando la literatura basándose en argumentos netamente religiosos. Hay algunos grupos, en su mayoría cristianos o católicos, que, si pudieran, harían interminables hogueras con los millones de libros que se han vendido.

   De todas las críticas negativas que he hallado sobre los libros, las de carácter religioso son las más pintorescas de todas. Desde las que escuetamente denuncian al demonio en los libros, hasta aquellas de varias páginas, escritas por párrocos, pastores o teólogos, que pretenden hacer argumentos lógicos, “imparciales”, y bíblicamente correctos, desmenuzando la simbología satánica usada por Rowling.

   Para muestra, déjenme mostrarles un botón:

 

Matthew McMahon

 

   —¿Cómo es que Harry es malo? Bueno, sabemos por la Biblia que toda hechicería es abominable a Dios. Si esto es así, ¿cómo podríamos justamente decir que Harry es bueno? ¡Harry es un brujo! Este es el tipo de mezcla confusa de las historias fantásticas llenas de estas imágenes que nos insensibilizan contra la real maldad de la hechicería y las ideas ocultistas. Los niños son capaces de salir con la idea de que el ocultismo es aceptable y que no está en franca oposición al carácter santo de Dios—.

   —También los niños deben ser protegidos del uso explícito de la mentira, la trampa, robo, y cosas semejantes que Harry Potter y sus amigos utilizan como un medio para conseguir sus objetivos. La ética situacional ya está dentro de las almas de los niños desde su nacimiento. Los niños ya saben cómo ser malos. Ellos nacen pecadores (Salmos 51:4)—.(1)

   Esta es una triste muestra de la falta de criterio, conocimientos culturales y teológicos de los que adolece la gente que profesa una religión de manera fanática. ¿Será que es demasiado pedirles que puedan discernir del significado simbólico en Harry Potter si no pueden hacerlo del Nuevo Testamento? Lejos de apoyar y/o promover este tipo de posturas fundamentalistas, los líderes religiosos deberían preocuparse por la falta de madurez espiritual entre los miembros de sus iglesias.

   John Granger, un graduado en Lenguas Clásicas de la Universidad de Chicago y miembro activo de la Iglesia Ortodoxa, escribió un libro llamado La llave oculta para Harry Potter: Entendiendo el significado, el genio y la popularidad de las novelas de Harry Potter de Joanne Rowling (2). El libro se dedica a rebatir las creencias erróneas sobre el contenido de Harry Potter y mostrar, no sólo el mensaje cristiano de J. K. Rowling, sino a desmenuzar el contenido simbólico, las raíces míticas y las premisas veladas dentro de la obra de esta autora. Dicho trabajo le ha ganado el apodo de “el verdadero maestro en la defensa contra las artes oscuras”.

 

Las crónicas de Narnia

 

   Granger señala en este libro, y diversos artículos, que Rowling, lejos de tratar de promover las creencias paganas, ya que ella misma se confiesa católica, trata de seguir la escuela de los Inklings, ese pequeño club en Oxford de escritores fantásticos al que pertenecían entre varios, J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis, uno de cuyos objetivos era promover una filosofía cristiana en sus historias sin tener que recurrir directamente a los temas religiosos. Incluso J. K. Rowling se manifiesta gran admiradora y seguidora de C. S. Lewis, quien padeció la indiferencia y rechazo hacia sus obras, como Las crónicas de Narnia, hasta que públicamente se declaró cristiano. Sólo así se tomó en cuenta su gran trabajo en la literatura infantil y juvenil.

   C. S. Lewis era consciente de la repugnancia que suelen provocar las lecturas religiosas a la mayoría de los adultos y aún más a los niños. Creía que la fantasía era la máscara perfecta para ocultar los mensajes cristianos, de los prejuicios antirreligiosos, o como él prefería llamarles: “los dragones vigilantes que guardan los corazones” contra cualquier enseñanza religiosa.

   Joanne Rowling ha logrado ocultar tan bien su propósito que, irónicamente, ha provocado el espanto contra la hechicería, y muy pocos han sabido distinguir el simbolismo que se esconde tras el aprendizaje de la magia y ese mundo paralelo que ha creado.

   La autora nos invita a dar un salto de fe, a darle al mundo una mirada “diagonal”, desde el momento mismo en que entramos al Callejón Alley (Diagon Alley, del inglés diagonally: diagonalmente), un reflejo simplificado de nuestro propio mundo, una alegoría mágica de aquello que no podemos ver y no queremos creer, por los tiempos materialistas en que vivimos, cuando lo que cuenta es el valor, el peso, la cantidad y lo tangible de las cosas. No, aquí nos conduce a tratar de distinguir más allá de las apariencias y a apreciar la realidad en base a sus cualidades: la virtud, el amor, la verdad, aquello que es eterno.

   En este mundo, cada objeto, cada lugar y cada personaje es un símbolo a descifrar, y cada situación es una analogía. El bien y el mal están claramente definidos, pero Rowling nos muestra cómo es que no siempre podemos reconocerlos si no estamos preparados para ello, al aferrarnos a lo que nos parece más obvio, cómodo o conveniente.

   La magia, imponer nuestra voluntad hacia la naturaleza, sí, puede considerarse como creencia pagana, pero representa la libertad de actuar que brinda el conocimiento. A través del aprendizaje mágico, los personajes experimentan un crecimiento interior, y a su vez comprenden la gran responsabilidad que implica el poder. Al dominar la magia se reencuentran a sí mismos en la armonía entre lo tangible e intangible. Es decir, Joanne Rowling nos recuerda que no sólo somos cuerpo, sino también espíritu, y de nada vale el poder si está dominado por un espíritu corrupto. Por supuesto que los personajes, sobretodo Harry, caen en diversos errores de comportamiento, se dejan llevar por la ira, el egoísmo, la vanidad o el rencor, pero hay que comprender que en estos libros se cuenta la historia de su crecimiento personal y de cómo las experiencias irán puliendo su espíritu, llevándole a reconocer la verdad y a obrar bien.

   Podría ser, incluso, que la autora, nos de un claro discurso sobre evadir el fanatismo y aprender a actuar correctamente, no porque nos lo dicten las escrituras, sino por propio convencimiento.

En cada generación, los libros infantiles reflejan la sociedad en la que nacieron; los niños siempre reciben los libros que sus padres se merecen.
–Leonard S. Marcus

   Llegamos al turno de aquellos padres de familia que, preocupados por la influencia dañina que pudieran tener los libros de Harry Potter, no sólo no permiten a sus hijos leerlos, sino que apelan que se prohíba su lectura en los colegios. Juzgan estos libros como un peligro para los niños, pues pueden exaltar su imaginación al punto de cometer actos peligrosos, sin hablar de los pésimos ejemplos que les da sobre desobedecer a las autoridades, además de las injusticias de profesores crueles, o las criaturas espantosas que les quitarán el sueño, etc.

   Nunca se debe subestimar el interés de los padres por el bienestar de sus hijos. Ser padre es una tarea inmensa con retos inimaginables, pero hay que señalar que muchas veces sus esfuerzos necesitan ser encaminados de una mejor manera. ¿Son acaso el uso de la magia o las situaciones de un púber desafiando las normas de los adultos las verdaderas razones tras la censura? ¿Están conscientes de lo que se oculta tras ello?

   Iakov Levi, psiquiatra e historiador, editor de múltiples tratados psicoanalíticos en el desarrollo de la historia, nos dice:

   Antes de que existiera la teoría del psicoanálisis las cosas eran más fáciles porque nadie trataba desesperadamente de reprimirlo. Los cuentos eran sólo cuentos, y nadie asesinaba una historia usando herramientas psicoanalíticas que no son totalmente comprendidas. Los niños eran libres de expresar sus deseos, motivaciones, miedos y sentimientos sin la distorsionada interferencia de los adultos, quienes intentan proyectar hacia ellos su propia filosofía de la vida.

   Hoy se utiliza la jerga psicoanalítica como una herramienta ególatra de defensa y justificación para construir interminables racionalizaciones.

 

J. K. Rowling

 

   Una y otra vez los libros de J. K. Rowling manifiestan mensajes, en distintos niveles de lectura, sobre el riesgo de confiar en las apariencias, en contra del prejuicio, de la censura y la manipulación de la información, de la confianza ciega en el status quo, de la renuencia de los adultos a tomar en cuenta el criterio de los niños y jóvenes, y del abuso de autoridad, en ocasiones, hacia éstos. ¿Son temas tan alejados de la realidad?

   El problema no es si estos libros instan hacia la desobediencia, sino la desconfianza que los padres tienen hacia la misma educación que ellos imparten. Lo que hace que estos libros se hayan catalogado como “subversivos” es que la autora reta a niños y jóvenes a pensar con este extenso manifiesto a crearse un “criterio propio” y no dejarse llevar por los prejuicios de otros.

   Los padres temen perder el control sobre sus hijos, o dicho de mejor manera, que los valores que les han inculcado no estén tan arraigados y las decisiones que desean tomar para ellos sean cuestionadas por el surgimiento de la individualidad del hijo. Por supuesto que esto no es un deseo consciente, los padres creen buscar lo mejor para ellos cuando intentan apartarlos de aquello, que creen, estarán más allá de su comprensión.

El sentido más profundo reside en los cuentos de hadas que me contaron en mi infancia, más que la realidad que la vida me ha enseñado.
–Schiller, Los Piccolomini.

   Bruno Bettelheim, psicólogo y precursor de la psiquiatría infantil, se dedicó a analizar el contenido de los cuentos de hadas y su utilidad en la educación de los niños. Él encontró que los cuentos de hadas estimulan la curiosidad y atrapan la atención del niño con elementos fantásticos y a su vez desarrollan su intelecto y clarifican sus emociones.

   A través de los siglos, los cuentos de hadas han recogido los problemas y angustias existenciales que viven los niños: la necesidad de ser amado, el temor al abandono, el miedo a la muerte o el deseo de vivir eternamente. Representan una parte de la evolución interna del ser humano, la lucha singular que debe librar el protagonista para obtener su independencia y crecimiento, o bien, muestran qué puede suceder si se les expone prematuramente a experiencias para las que no están preparados. Son liberadores y formativos para la mentalidad del niño ya que son alegorías de la lucha contra las dificultades inevitables de la vida y cómo tomar una visión optimista para sortearlas.

   En lugar de ver estos libros como armas malignas, los padres de familia deben tomarlos como herramientas en la educación de sus hijos, leerlos junto con ellos para poder tener una franca comunicación y resolver las inquietudes que éstos les provoquen, guiarlos en la comprensión de lo que no les quede resuelto y acercarse a ellos compartiendo una lectura. Si un niño es capaz de seguir la lectura de un tomo de más de doscientas hojas, es seguro que tiene la madurez de comprender lo que es realidad y fantasía y, lejos de asustarse con los elementos de horror, encontrarán un gusto en ello.

Un escritor muy famoso dijo una vez: “Un libro es como un espejo, si un tonto se asoma, no puede esperar que un genio aparezca”.
–J. K. Rowling

 

La piedra filosofal

 

   La crítica de los medios también ha sido dura, siendo la comunidad literaria la más severa de todas. Sin embargo, aunque algunas descalificaciones estén bien fundamentadas, la mayoría muestran una vergonzosa falta de conocimiento sobre el tema (muchos de los autores que se quejan de la saga de Harry Potter ni siquiera los han leído), un prejuicio basado en el éxito comercial, y, por encima de todo, una falta de análisis del entorno que permite que la obra de Joanne Rowling sea un fenómeno mundial.

   Se han centrado las críticas en que la obras de Rowling son de trama poco original, unidimensional, aburrida, que la prosa es plana, llena de clichés, sin innovación alguna en el lenguaje, que está llena de personajes arquetípicos ingleses y que la escuela de Hogwarts representa un esquema clasista que ya no existe en Inglaterra. Que su éxito comercial está basado en el plagio de diversas fórmulas probadas por otros autores, o en la gran maquinaria de la mercadotecnia, que representan un machismo latente, que es “literatura pop”, o “literatura de supermercado”, o incluso que “no” es literatura. Y en materia de enfoque, mientras algunos autores la señalan despectivamente como “simple literatura infantil”, es decir, sin importancia alguna como para tomarse el lujo de leerlos, otros claman que está por debajo de grandes obras infantiles. Algunos dicen que “son demasiado largos como para que los lean los niños”; mientras otros aseguran que no proporcionan ningún reto pues sólo son “literatura escapista que no les muestra nada sobre el mundo real y como enfrentarlo”.

   Hagamos valoración del entorno social que permite que Harry Potter sea un fenómeno. Mucho se ha mencionado que existe una crisis de lectura en los niños, su atención está bombardeada constantemente por la televisión, el cine, los videojuegos, los juguetes electrónicos y la agresiva mercadotecnia. Es claro que para poder competir con otros medios tan vistosos que requieren de menos concentración y esfuerzo, la literatura infantil necesita de toda la tenacidad y la imaginación posible, y J. K. Rowling lo logró; no sólo eso, también puso a leer a adultos que no tomaban un libro en años.

   Creo que éste es el éxito más importante de la obra de J. K. Rowling. Logró lo que no se hacía en años y no porque tuviera un gran trabajo de mercadotecnia detrás; muchos de los críticos parecen olvidar que para cuando comenzó la publicidad hacia éstos, ya se habían vendido miles por recomendaciones personales. Y es sorprendente que la comunidad literaria, lejos de abrazar este éxito que ya es un mérito por sí mismo, se ponga a escudriñar palabra por palabra para encontrarle los fallos y no a analizar qué es lo que tiene que otras lecturas no. Sí, su estilo es ligero y poco adornado, por ello es fácil de abordar. Sin embargo sus libros están escritos con la suficiente dinámica para mantener a sus lectores en vilo página tras página, con imágenes vívidas que recrean la imaginación del lector. Sí, es una amalgama de fórmulas infantiles usadas a lo largo de la historia de la literatura infantil: un mundo fantástico, uso de la magia, criaturas extraordinarias, aventuras estudiantiles en un internado, la trágica historia del chico huérfano rechazado por su familia que descubre que tiene un gran destino, etc. Pero la autora apela a la identificación de los niños adaptando al mundo mágico elementos de su vida cotidiana: los profesores, las materias del colegio, listas de útiles, golosinas, juegos de tarjetas, deportes y medios de comunicación.

Robar ideas de una persona se llama plagio; robar de muchas se llama documentación.
–A. Felson

 

The Hidden Key to HP

 

   Nuevamente menciono al autor John Granger, quien analiza esta obra que, aunque a primera vista, parece ser una simple una creación basada en el plagio de otras mitologías, es una composición cuidadosamente elaborada que funciona en distintos niveles semánticos. Por una parte podemos reconocer la estructura mítica de los cuentos de hadas, pero a un nivel más profundo está fundamentada en la denominada literatura alquímica (3) estructurada en las fases de la alquimia, alegoría del proceso para la purificación del alma (en los nombres de personajes como: Hermione, Rubeus Hagrid, Sirus Black o Albus Dumbledore se nos da la clave de esto, incluso en el mismo título de La piedra filosofal). Después encontramos la tradición de la literatura cristiana medieval, con el uso de criaturas fantásticas que se han utilizado para representar conceptos religiosos (la serpiente, el unicornio, el grifo, el venado, el ave fénix, etc.). Etimológicamente se pueden hallar otra cantidad de simbolismos en los nombres de algunos personajes, lugares o hechizos. Y no dejemos atrás la extensa investigación y su uso preciso de las distintas disciplinas mágicas.

   ¿Son libros para niños? Sí, corresponden a la clasificación de libros infantiles que abarca desde la edad de los 9 años, con misterios por resolver, problemas cotidianos en que los chicos se pueden identificar y aprender con el personaje. Sin embargo, cabe aclarar que cada nuevo tomo va subiendo de nivel, pues el propósito de la autora es que la historia sea más compleja conforme crezca la edad de su público, así que vemos cómo poco a poco los problemas de nuestro personaje principal van tomando más seriedad y aparecen dilemas personales que crearán identificación con un público adolescente. Lo más importante es que de manera refrescante, estos libros cumplen su propósito educativo y de entretenimiento como cuento de hadas, no disfrazan de color de rosa ni siquiera al mundo mágico. Al contrario, nos regala una sátira que critica los absurdos del mundo moderno de los adultos, y que es gran responsable de que éstos mismos los encuentren interesantes, pues la autora no se ha olvidado de ellos, y les ofrece su propio nivel de lectura particular, lleno de humor.

 

A. S. Byatt

 

   Retomando las críticas, la última que causó escándalo fue la hecha por la galardonada escritora A. S. Byatt, autora de la novela Posesión, en un artículo para el New York Times, publicado en julio del año pasado, titulado: “Harry Potter y los adultos infantiles”. En su artículo, A. S. Byatt, hace un ataque, si bien argumentado, hacia los libros y el público adulto que lo lee, señalando que los lectores de edad madura han caído en su encanto porque son una lectura fácil, que les da comodidad y consuela a su niño interior, que están alejados de la buena literatura fantástica y sólo han sido consumidores de la subcultura televisiva. Dicho artículo causó una reacción negativa entre el público adulto que lee y aprecia Harry Potter, sintiéndose insultados. Acusan a Byatt, no sólo de envidia, sino de ser estandarte de la pose arrogante que los literatos han adoptado contra la cultura de las masas.

   Parte del problema de lectura entre adultos es que desde hace tiempo la comunidad literaria ha dado la espalda a la cultura masiva de entretenimiento, convirtiéndose en un círculo cerrado. La diferencia de estándares culturales, entre una corriente y la otra, hace difícil que la gente no acostumbrada a leer tenga acceso a la literatura de calidad, pues su capacidad de atención no está lo suficientemente desarrollada. Es esta actitud condescendiente la que permite que los textos de autoayuda, las novelas rosas y la lectura esotérica, entre otras, tengan el éxito que tienen, pues están enfocadas precisamente a las masas. Lo que hace falta es que la comunidad de literatos mire hacia éste lado y haga una búsqueda por crear literatura que sirva de “puente” para que el público en general se acerque a nuevos temas.

   En conclusión, los libros de Harry Potter han sido víctimas del prejuicio, la lectura ligera y la mala interpretación; irónicamente, lo que ellos mismos condenan. Sea coincidencia o no, tal pareciera que aquellos que los detractan fueran los que más necesitan leerlos. No sabemos lo que el destino les depara, si correrán la suerte de convertirse en clásicos o no, pero son un perfecto ejemplo de la naturaleza de nuestra sociedad contemporánea donde las apariencias son lo único que se toma en cuenta a la hora de emitir un juicio.


Notas

(1) Extractos del artículo escrito por C. Matthew McMahon ¿Es Harry Potter realmente necesario?, Traducido y difundido por J. Arturo Pérez en la siguiente página: http://tododegracia.150m.com/potter.htm

(2) The Hidden Key to Harry Potter: Understanding the genius, and popularity of Joanne Rowling’s Harry potter Novels, Zossima Press, ISBN: 0972322108

(3) Alquimia: disciplina medieval cuya finalidad era el transformar metales en oro en distintas fases, y cuya gran meta era el desarrollar la piedra filosofal que permitía la vida eterna, se utilizó en la literatura como una alegoría de la transformación espiritual para alcanzar la pureza máxima. Carl Jung señaló que es uno de los pensamientos más representativos de los arquetipos y sueños del consciente colectivo de la humanidad, el camino espiritual que lleva de vuelta al hombre al Paraíso. Sus etapas: 1) Disolución, Nigredo o Etapa Negra. 2) Purificación, Albedo, o Etapa Blanca. 3) Separación, Rubedo o Etapa Roja.

 

©2004 Alma Bouchot (Lilith) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2004-10-20 11:41   ishara
El artículo me ha parecido muy curioso, de hecho siempre es interesante ver como cada cuál trata de llevarte hacia su lado oscuro particular

A mí de momento me encanta toda la saga si bien tiene muchos defectos pero a pesar de que me encanta la lectura desde muy pequeña, hubiera agradecido que los programas escolares para estimular el hábito de la lectura hubieran escogido obras de interés similar, probablemente habrían muchos más lectores hoy en día en España
2004-10-11 02:10   alwar
Gran Articulo Lilith, no habia tenido oportunidad de leerlo hasta hoy y me gustó bastante. Al final tratas un tema del que se darian infinidad de artículos, los motivos y los mensajes del artista....y como pueden ser totalmente tergiversados.
2004-09-01 11:50   yulbeast
Me llama la atencion la critica de los colegas de "la Rowling" ¿Es posible ser escritor (o artista en general) sin ser egocentrico?
Estoy seguro de que ellos mismos se dan cuenta de la falta de elegancia de esa critica, pero es que no se resisten a echarle la culpa a la supuesta incultura del publico por comprar el arte del vecino en vez del propio.
Son los mismos que forman ese poderoso grupo de presion (ahora le llaman lobby) para incitar a los gobiernos a que el arte sea subvencionado porque es la unica manera que muchos de ellos tienen de vender su producto. ¿Os habeis preguntado cuantos discos, cuantas entradas de cutre-cine nos sacamos al año pagando por adelantado via declaracion de la renta, canon de la sgae, etc. etc.?
2004-08-02 19:08   Hubbard
Lilith, que bueno que me aclaras muchas cosas, por un momento sufri pánico al pensar que en verdad leía un libro para niños, pero ahora sé que leo algo que escribió casi, casi el mismisímo Satán, jajajajaja


Las interpretaciones de la saga de Potter al nivel mundial son muy interesantes y obviamente muy subjetivas, pero opiniones al fin y la cabo.


Chido por el articulo, lo tengo que decir porque si no descargas tú furia sobre mi, jejeje, felicidades.


Chido
2004-07-28 01:16   Cymeriano
Coincido... es un articulo de lo más interesante.
Y estoy de acuerdo con la parte de no sobrevalorar esta serie, es buena, entretenida y digerible.
Pero nada mas... como fantasía hay muchas otras mejores. Su grán mérito acercar a los niños a la lectura, me gusta.
2004-07-26 21:30   Gilgwaith21
Uno de los mejores artículo que he tenido el placer de leer por cyberdark. LA verdad es que algunas críticas dan pena y otras simplemente risa.

Que quede una cosa clara, afortunadamente la mayoria de cristianos no vemos a Harry como el diablo que nos hará matar a los nuestros padres el día de mañana, sino que nos quedamos con otros mensajes, como el del perdón, la amistad e incluso el amor.
2004-07-26 20:10   Elizabettha
Gran artículo, he disfrutado mucho leyéndolo y además me ha abierto los ojos a muchas cosas y me ha informado de otras de las que no sabía hasta ahora.

La verdad es que tanto los libros como el fenómeno social de Harry Potter son dignos de ser estudiados. Se agradecen las referencias y la información que aportas, consistente sin llegar a resultar pesada.

Enhorabuena :D
2004-07-26 18:26   Strega
Excelente. Me ha gustado mucho y la forma en que manejaste las citas como división para los apartados y desarrollo del artículo me pareció excelente. Se lee muy ágil y la información está muy bien dosificada y comentada, bueno, qué decir de mi hermanita ;) ¡Felicidades!
2004-07-26 14:34   Elwing
Gran articulo. Muy interesante... Felicidades
Realmente creo que lo que hay es mucha envidia. Seguro que si estos libros no hubieran tenido tanto exito no habrian creado tanta polemica, y muchos de los que los critican no habrian opinado igual
2004-07-26 01:51   Némesis
Excelente artículo; sin embargo yo creo que cada persona ve lo que quiere ver. En este caso hay varias personas con un opinión en contra de Harry Potter, que probablemente (como lo menciona el artículo) ni siquiera han leido los libros, (cosa que veo deprimente) y nada ni nadie los hará cambiar de opinión; esto nos enseña a que también hay ver más hallá de lo que te presentan y no dar un juicio simplemente viendo la portada, sino realizar un juicio propio y no dejandote llevar por lo que otras personas dicen o por lo que te inculcarón a creer.
2004-07-25 21:59   Tubab
Muy buen artículo.

Realmente hay acusaciones delirantes contra los libros de Rowling, y me pregunto muchas veces si muchas de ellas no son fruto también de la envidia. Porque, qué habría pasado si no se hubiera convertido en el éxito de ventas que ha sido?
2004-07-25 18:35   alhanita
Increible la documentación y la estructura del artículo, me ha gustado mucho. Enhorabuena.
2004-07-25 16:18   Dissaor
Muy buen articulo, si señor :D