<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Este artículo ha sido leído 50700 veces

   Unos meses después de haber publicado la selección de ciencia ficción, he aquí la de fantasía. Como en aquella ocasión, se ha acudido a varios miembros del universo Cyberdark para que, uno a uno, respondiesen a la pregunta ¿Qué novela recomendaríais a alguien para iniciarse en la fantasía? y añadiesen a la lista su libro recomendado, hasta llegar al número propuesto inicialmente: 25. Nótese que la pregunta no menciona ni el mejor libro de fantasía, ni el más significativo, ni el mejor escrito, ni el más popular,... Sólo uno recomendable para lectores neófitos en la temática.

   Se ha buscado que, en la medida de lo posible, fuesen títulos variados disponibles en las librerías habituales. De ahí que muchas opciones descatalogadas (Moorcock, Leiber, Soldado de la niebla, Tigana,...) hayan quedado en el tintero.

   Al igual que ocurrió con la ciencia ficción, a poco que se analice la selección se observarán notables omisiones, generalmente de libros anteriores al siglo XX como Los viajes de Gulliver o Alicia en el país de las maravillas. También faltan otros escritos en España que habrían merecido un hueco, como la antología de literatura fantástica española publicada por Valdemar o Las historias naturales de Joan Perucho; clásicos de Bradbury como El vino del estío; Kalpa imperial de Angélica Gorodisher,... Asimismo se aprecia un peso a todas luces excesivo de obras escritas en los últimos 35 años. Pero cada colaborador eligió un título que cubre razonablemente bien las expectativas y que es su respuesta a la pregunta planteada.

   Antes de dejaros con la selección, quería hacer un comentario sobre un problema añadido que presenta la fantasía: lo difícil que resulta precisar este término. Ante la duda y la imposibilidad de confeccionar tropecientas listas (una para fantasía épica, otra para fantasía juvenil, otra para lo que se conoce como fantástico,...) hemos ido a lo práctico siguiendo el lema marcado por David Pringle en la introducción de su Literatura Fantástica: Las 100 mejores novelas. Estamos ante un inmenso cajón donde, indiscriminadamente, coexisten el llamado realismo mágico de Cortázar, Márquez o Crowley (qué pena que este último se haya quedado fuera), la fantasía oscura y cotidiana de Jonathan Carroll, los delirios descriptivos de Calvino, la Historia vista bajo un tinte fantástico de Gene Wolfe o G. G. Kay, la más pura fantasía épica, las dragonadas, el folletín épico de Martin,... Y se ha sido flexible con algún que otro título que puede parecer fuera de lugar pero que tiene su motivo para figurar aquí. No hay nada como recuperar la memoria histórica y darse cuenta de dónde viene lo que leemos...

   Por último, si tienes algún libro que añadir, envía tu opinión utilizando el formulario situado en la parte inferior del todos los artículos. Así nuestra lista será un poco más completa.


La Odisea (siglo VIII a.C.) – Homero
Cátedra - Letras internacionales nº 62 - 1988

   Recuerdo con especial cariño un 1 de Enero del año 85. Por aquel entonces tenía diez años y mi padre se presentó con dos libros enormes en cartoné negro. Uno de ellos era una versión para niños de Sandokan, pero me llamó especialmente la atención el segundo, con una portada de corte clásico preciosa que mostraba la lucha entre dos guerreros. Era una edición para niños de La Ilíada, plagado de ilustraciones como esas. Recuerdo especialmente el dibujo que mostraba a Palas Atenea con su armadura de medio cuerpo con falda y portando lanza y escudo, o la ilustración, casi al final del libro, de Aquiles tirando del cuerpo de Héctor. Hasta aquel entonces mi contacto con la “fantasía” había consistido únicamente en la lectura de los cuentos clásicos tipo Blancanieves, la Cenicienta, Hansel y Gretel, Aladino... Pero leer en ese libro cómo los dioses se mezclaban en una guerra entre hombres me abrió una puerta que hasta ahora no se ha cerrado. Y llamadme sentimental si queréis, pero siempre recordaré que el libro que me enseño la magia y el sentido de la maravilla no fue El Señor de los Anillos (ese vendría mucho, mucho más tarde), y que, para mí, fueron antes los dioses del Olimpo que los Valar, la caída de Troya antes que Godolin y, desde luego, el regreso de Ulises antes que el retorno del rey.

   Ahora bien, ¿por qué aparece entre estos fundamentales? Aparte del carácter sentimental que puedan tener para mí los mitos griegos, el libro se encuentra repleto de situaciones que pueden considerarse como ficción mágica: el canto que da origen a las aventuras de Odiseo con la muerte del cíclope Polifemo, la estancia en el palacio de la hechicera Circe, las sirenas o el mismísimo descenso a Hades.

   Igualmente La Odisea es una lectura hermosísima a pesar de que pueda parecer complicada, arcaica y llena de fórmulas repetitivas. Hay que recordar que, aunque nos ha llegado en forma escrita, el poema se transmitía oralmente y se hacía indispensable la utilización de secciones repetidas y entrelazadas entre sí para formar los componentes mayores del poema. Aun con todo, el relato forma un conjunto completo perfectamente hilado. Incluso presenta el desarrollo de una estructura compleja que nos desvela la pericia del poeta al mostrarnos, a lo largo de los cantos, lo que podría ser un desarrollo en paralelo de líneas argumentales: las aventuras de Telémaco y el regreso de Ulises a Ítaca.

   Sin olvidar que, junto a La Iíada, ha sido la máxima influencia de lo que luego se ha venido en llamar literatura épica. Sin ambas la fantasía que hoy conocemos sería, sin duda, muy distinta.

Hartree

 

Cuentos de un soñador (1910) – Lord Dunsany
Alianza editorial – El libro de bolsillo nº 1272 – 1987

   Cuando uno lee literatura fantástica suele resultar difícil encontrar en su entorno alguien a quien le gusten estos libros "raros". Y cuando alguna vez se entabla conversación con esa persona que comparte tu afición favorita, después de tirarte varias horas hablando de Poe, Lovecraft, Machen o Tolkien, a veces surge el nombre de Dunsany. Y siempre, siempre, tú (o tu contertulio) te quedas con los ojos abiertos y dices lo mismo; "¿¿¿conoces a Dunsany???".

   Lord Dunsany debe ser uno de los secretos mejor guardados y más influyentes de la literatura fantástica de todos los tiempos (directa o indirectamente se le puede reconocer en Lovecraft, Italo Calvino, Jack Vance, Gene Wolfe, Ángela Gorodischer o, más recientemente, en Thomas Ligotti). Es el clásico autor de culto, una recomendación que se hace como si habiéndole leído hubieses vuelto de un viaje largo e iluminador, con la mirada cambiada. Porque el lector de Dunsany también es un vagabundo que, deambulando al azar por los callejones recónditos y secretos de una ciudad de ladrillo y humo, encuentra la orilla del Yann donde espera el Pájaro del Río, presto para soltar amarras, tal y como se había profetizado.

   Desde su castillo irlandés Dunsany soñó mundos por los que luego nosotros hemos transitado, errabundos y perezosos; el río Yann que engarza ciudades prodigiosas como esmeraldas exóticas escondidas en la selva, desiertos donde habita la muerte como un leopardo tendido al sol y mares que hechizan a quienes los contemplan. Y, sobre todo, soñó ciudades de sonoros nombres, construidas de ónice y marfil, de piedra blanca como la sal o de granito traído de montañas que lindan con el país del Romance. Ciudades esplendorosas de una lejana y perdida edad de oro, donde los hombres adoran a dioses insignificantes o aterradores, recreadas por esa prosa bellísima, poética y arcaica, capaz de maravillar por sí sola. Como si fuera un extraño decadentista que resultara ávido lector de Poe, Wilde, La Biblia y Las mil y una noches a partes iguales, e intoxicado por una vida onírica más intensa que la real, Dunsany compone sentencias sonoras como si sus palabras, más que narrar, cantaran sobre los lugares que visitó en sueños. Pero a pesar de esa intensidad de vívida ensoñación que uno percibe en estos relatos, Dunsany, como buen irlandés, no puede evitar el humor y la ironía, esa última sentencia desconcertante, juguetona, incluso turbadora, que cierra muchos de sus cuentos. Porque, siempre, a sus ciudades fantásticas, por muy esplendorosas y bellas que sean, les sucede el desierto y el olvido. Y al final de todo sólo nos queda la certeza de la inevitable fugacidad, la sensación de que la existencia es una broma y la muerte el golpe final que desata las carcajadas.

   Eso es precisamente lo que nos hace abrir los ojos cuando nos mencionan el nombre de Dunsany, el recuerdo de las maravillas que habíamos contemplado en sus cuentos, el asombro que producían todas aquellas ciudades soñadas. Y sobre todo, como le ocurre al desdichado protagonista de la inolvidable "En donde suben y bajan las mareas", cuando hemos despertado del sueño y escuchamos el canto de los pájaros, todas aquellas visiones nos sirven para apreciar el verdadero valor del mundo real que nos ha tocado sufrir y todas las cosas hermosas que contiene. Y darnos cuenta de que, a pesar de todo, podemos ser maravillosos, vivir llenos de misterio.

Alfonso García (fonz)

 

La serpiente Uróboros (1910) – E. R. Eddison
Minotauro – Pegasus – 2003

   La vasta literatura homérica, el severo laconismo de las sagas islandesas, el esteticismo opresivo de los prerrafaelitas, la desaforada violencia retórica de los dramas isabelinos más crepusculares, los asombros impostados de sir John Mandeville y el perfil de ciertos frisos asirios son algunas de las influencias plurales que gravitan sobre La serpiente Uróboros de Eric Rucker Eddison.

   Otra, tal vez la central, son los cuadernos ilustrados que el niño Eddison compuso para distraer la soledad de St.Helens, la remota casa de campo de sus padres en Leeds. Esos cuadernos ilustrados son “El libro de dibujos”, un borrador que describe puntualmente las enteras maravillas que formarían, al cabo, su novela, que data de 1922: sus muchas geografías insólitas, sus muchas magias, sus muchos héroes y sus muchas hazañas, espadas, islas y en las islas torres y caballos, barcos, nieves, platas gastadas y damas de oro, palacios, copas y vientos.

   Todo, en este libro, es o quiere ser épico: las incesantes batallas, los incesantes parlamentos, los incesantes prodigios. Todo tiene aquel grato sabor antiguo que buscamos en los hechos de Aquiles, Ulises o Egil Skallagrimson.

   Pero entreverados con esa epicidad deslumbrante perduran melancólicamente los sueños infantiles de Eddison. Ese tono resulta especialmente notorio en la nomenclatura. A muchos lectores (a Tolkien, por ejemplo, que apasionadamente leyó sus libros y los declaró superiores a los de cualquier otro escritor de mundos imaginarios) les incomoda el infantilismo de países que se llaman Brujolandia o Trasgolandia, o de héroes que sonoramente se llaman Fax Fay Faz o Spitfire. Para otros, sin embargo, esa firme pureza adánica de los sueños infantiles perfecciona la novela.

   Ese infantilismo no es la única discordia del libro. Muchos lectores lo abandonan abrumados por la densidad de sus espesas maneras narrativas. Eddison prefirió, sobre la fluidez, la morosa descripción minuciosa. El resultado es barroquísimo y requiere una dedicación que puede resultar parejamente hipnótica o exasperante.

   La obra de Eddison, en fin, ha quedado aislada, para los lectores de fantasía, entre la obra de Lord Dunsay y la de Tolkien, en una suerte de tierra de nadie que un escaso pero fervoroso culto no acaba de rescatar. Para los lectores de Lord Dunsany es demasiado áspera. Para los de Tolkien es, apenas, una torpe precursora que los decepciona porque le falta la verosimilitud rigurosa de El Señor de los Anillos. Como una perla opaca La serpiente Uróboros resplandece sola en la historia de la literatura fantástica. Acaso aquellas series de Clark Ashton Smith sobre Zothique o Hyperbórea son sus únicas herederas.

Marcos González Mut (marcos)

 

Conan de Cimeria (1932) – Robert E. Howard
Timun Mas – 2004

   Algo tendrá el agua cuando la bendicen. Algo tendrá el vino cuando lo santifican... Y algo tendrán los relatos de Conan cuando llevan en boga desde 1932 y han conocido adaptaciones a prácticamente todos los medios audiovisuales: cine, televisión, cómics, tiras de prensa, dibujos, etc.

   Robert Erwin Howard publicó su primer cuento, "Lanza y Colmillo", en 1925 en la revista Weird Tales, y en 1932 ya era el creador de personajes como Solomon Kane y Kull, rey de Valusia. Ese año escribió un relato de este último que fue rechazado por no contener elementos fantásticos. Dicho relato se titulaba “Y con esta hacha gobernaré”. Posteriormente lo modificaría y, con el titulo de “El fénix en la espada”, acabó convirtiéndose en el nacimiento de Conan el Cimmerio.

   En vida del autor sólo se llegaron a publicar una veintena escasa de relatos basados en él y, a partir de los años 50, otros autores aumentan el número de cuentos y novelas. Posteriormente, décadas después y debido a éxito de los cómics, han surgido nuevos relatos de la pluma de autores de todos los niveles y tendencias.

   ¿Cual fue (es) el éxito de estos relatos? Básicamente que se creó una serie con una gran coherencia interna, incluyendo un mundo de hace unos 15.000 años, detalles de los países y razas que lo habitan, idiomas e, incluso, una cronología de las andanzas de Conan. Un conjunto que le debe mucho a la mitología Mesopotámica, la griega, las sagas nórdica, las figuras heroicas de la Edad Media, la tradición Céltica, etc. Además, también es importante el estilo narrativo directo, que nos sumerge en la acción de inmediato, multitud de elementos sobrenaturales, un personaje individualista con su propio código moral, pero indefectiblemente orientado hacia el bien, y el mencionado enclave físico en el que se desarrolla el clímax argumental.

   Una excelente introducción al héroe máximo de la fantasía de espada y brujería.

J. Javier Arnau (javier)

 

El secreto del bosque viejo (1935) – Dino Buzzati
Gadir – Gadir ficción – 2004

   En realidad, mi fundamental del fantástico no es tanto esta novela en concreto como toda la obra de Dino Buzzati. El secreto del bosque viejo fue la primera que leí de este autor, y la razón es sencilla: ocupaba el primer lugar en una antología de Plaza y Janés, de año 59, que rondaba por casa de mis padres. Un libro verde, con hojas de papel de biblia, que rezaba "Obras de D. Buzzati. Maestros de hoy". Tardé en decidirme a abrirlo, y para mi sorpresa descubrí que las obras que se escondían bajo aquellas tapas tan serias eran de fantasía. En mayor o menor grado, pero de fantasía. Una fantasía muy personal, que impregna los relatos de Buzzati con tal naturalidad que uno se va dejando atrapar y llega a dudar de cuál es el mundo real, si el de este genial italiano o el nuestro.

   El secreto del bosque viejo es tal vez la obra de Buzzati en que la fantasía es más explícita, con elementos como genios, y cuervos que hablan, y muebles que expresan sus sentimientos con lentísimos crujidos, y un viento de carácter impredecible llamado Mateo. Pero el misterio y lo sobrenatural rondan también la que es su obra más conocida, El desierto de los tártaros, de la que llegó a rodarse una película. Y, sobre todo, el talento de Dino Buzzati se desata en los cuentos. Confieso que soy más lector de novela que de cuento, y sin embargo devoré las siguientes colecciones del volumen: Los siete mensajeros, El perro que ha visto a Dios, En aquel preciso momento... El cuento “Siete pisos”, incluido en el primero de dichos títulos, es, sencillamente, una obra maestra que linda, además, con el terror.

   Tanto El secreto como El desierto pueden conseguirse hoy día con cierta facilidad. No ocurre lo mismo con los libros de cuentos. Pero os recomiendo el esfuerzo de buscarlos en librerías de viejo, o de dar la tabarra en los foros de Internet para que algún editor avispado se dedique a publicarlos de nuevo. Así entraréis en un club que hasta ahora ha sido bastante reducido en España: el de los fanáticos de Buzzati.

   No me resisto a terminar con unas líneas del prólogo de mi viejo libro verde, firmado por J. R. de L. (¿?): Buzzati nos susurra al oído en cada una de sus narraciones una conseja que, siendo de todos los tiempos, es de una intemporalidad estremecedora. Una conseja que nos habla de la fragilidad de la vida y de la fortaleza de la muerte.

Javier Negrete (eremos)

 

Ficciones (1944) – Jorge Luis Borges
Alianza editorial – Biblioteca Borges nº 2 – 2004

   Borges es uno de esos escritores a los que sus epígonos les ahuyentan el público. No es un autor fácil; sin embargo, la “borgesía” le ha convertido en un intocable fabulador repleto de dobles lecturas, simbolismos y complejidades. Algo de todo eso hay, pero la grandeza de Borges es también la de un escritor de relatos cortos perfectos, divertidos, que dan que pensar. Personalmente, me parece un autor más sencillo que Weis y Hickman –no me obliga a la concentración durante tantas páginas, ni lleva a sus personajes por esos viajes tan interminables por lugares con nombres raros–, pero hay que tener en cuenta varias cosas para leerle. Primera, que hay que hacerlo despacio, porque ofrece densidad de información y utiliza un lenguaje en el que se elude la adjetivación convencional y los lugares comunes. Segunda, que hay que leerlo en pequeñas dosis, porque puede saturar y hacer que se pierda la perspectiva.

   Ficciones reúne bastantes de sus cuentos más conocidos. Hay alguno de ellos que es una pura elucubración intelectual, como “Examen de la obra de Herbert Quain”, y un par que son tan sólo hermosas recreaciones del campo argentino. Pero también hay otros de una riqueza sin par. “La lotería en Babilonia”, con su retrato de una sociedad totalmente entregada al azar; “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, que recrea un planeta entero a partir del tomo de una enciclopedia; “La Biblioteca de Babel”, que presenta una biblioteca infinita; o “Funes el memorioso”, sobre un hombre capaz de recordarlo todo, están entre los más destacables del librito. Son historias que contienen en sí mismas la información de trilogías enteras, que regalan momentos de ensoñación en frases sueltas que los mercenarios de la fantasía emplearían para hacer capítulos completos, que obligan por momentos a entrecerrar el libro y dedicar unos segundos a pensar en la grandeza del concepto que se nos ha planteado.

   Es una suerte que varios de los grandes escritores mundiales de la imaginación escribieran en nuestro idioma. Leer a Borges es un privilegio que hay que concederse de vez en cuando, con paciencia, con cariño.

Julián Díez (Julián)

 

Titus Groan (1946) – Mervyn Peake
Minotauro – Pegasus – 2003

   Titus Groan, primer libro de la trilogía de Gormenghast, se alza, en palabras de Rafael Llopis, como una de las últimas obras de literatura gótica. Sin embargo no puede considerarse simplemente una novela gótica aunque tenga elementos de ella, como la ambientación de tintes románticos y tétricos, abundantes personajes atormentados y una atmósfera decadente. Abarca otros géneros como la fantasía, pero una fantasía distinta a la épica o heroica; el terror, casi invisible al carecer de hechos sobrenaturales pero con unas descripciones tenebrosas y sombrías que ponen los pelos como escarpias; o, incluso, el misterio, al rodear al lector y absorberlo, encerrándolo poco a poco con un lenguaje obsesivo, extravagante y claustrofóbico que convierte al castillo Gormenghast en un mundo muy visual.

   Otro punto fuerte está en unos geniales diálogos que alimentan la curiosidad y ayudan a sobrellevar la densidad de la lectura, o en su demencial galería de personajes. En ella encontramos a Lord Groan, septuagésimo Conde Gormenghast, que vive imaginando ser un búho y apenas sale de su majestuosa biblioteca; a Lady Gertrude, que roza la paranoia al dedicarse exclusivamente a sus pájaros (algunos habitan en su pelo) y sus mullidos gatos, sin ocuparse lo mas mínimo de su adolescente hija Fucsia; ésta vive en un mundo aparte poblado por su imaginación y caprichos. También tenemos a Titus, "el heredero", extraño niño de ojos lilas y auténtico protagonista ya que se narran sus dos primeros años de vida; las hermanas gemelas del conde, Cora y Clarece, la personificación del narcisismo y los delirios de grandeza aristocráticos, alentados por Pirañavelo, un simple pinche de cocina que intenta destruir a la familia Groan para alzarse con el poder.

   Así Titus Groan ofrece al amante de las palabras una fábrica de metáforas de una rara belleza. Es un libro que proporciona una lectura fascinante y hermosa, una joya literaria recuperada del olvido que hará las delicias de los paladares bizarros. Imprescindible para los que quieran descubrir la literatura fantástica y huyan de los caballeros y dragones.

Plastikman

 

El Señor de los Anillos (1954) – J. R. R. Tolkien
Minotauro – 1998

   Vamos a olvidarnos de las películas y las polémicas. Vamos a olvidar la idea de indagar en los precedentes y datos seudohistóricos que inspiraron a Tolkien a la hora de concebir su obra magna. Vamos a quedarnos con la contemplación del semblante concentrado de ese niño de catorce o quince años que vive ilusionado las portentosas aventuras erráticas de unos pequeños y sibaritas seres, un hombre hosco y noble, un enano gruñón y un distante elfo, entre otros. Que disfruta de las alegres fiestas hobbits casi tanto como los propios hobbits; su corazón late con más fuerza al verse atrapado en los temibles túneles de Moria; sufre con el patético Smeagol; jalea entusiasmado la cabalgata de los Rohirrim; cree en princesas lejanas y pálidas; aprieta los dientes ante la sola mención del Anillo del poder...

   ...y descubrirá, años más tarde, que aquella narración épica que lo apartaba irremediablemente de sus horas de sueño era, además de una aventura fantástica, una verdadera epopeya con absolutamente todos los elementos para convertirse en la piedra de toque de todo un género y en una de las obras literarias más leídas e influyentes de nuestra Historia.

   En un listado de títulos fundamentales de la fantasía es completamente imposible que El Señor de los Anillos brille por su ausencia. J.R.R. Tolkien, lingüista y profesor de inglés, creó una obra sublime que, dividida en tres recios volúmenes –La comunidad del Anillo, Las dos torres y El retorno del Rey– ha guiado por los senderos más fantásticos que puedan imaginarse a muchas generaciones de lectores. Buena prueba de su éxito es la constante repetición de esquemas de la que autores menos dotados siguen abusando hasta nuestros días.

   El Señor de los Anillos es, en pocas palabras, un canto aventurero a la amistad y la superación personal, un relato épico y trágico donde tienen cabida el amor, la guerra, los héroes, la traición, los demonios, la diversión y el terror. Y batallas, y cuentos, y canciones, y seres fantásticos...

   Qué mejor forma de llegar a lo fundamental de la fantasía que acercarse a la obra enciclopédica que inició el camino del éxito para la vertiente más heroica del género. La trilogía de Tolkien es esa obra imperecedera que estará siempre presente en las estanterías de millones de aficionados a la literatura fantástica. Y, sobre todo, en los corazones de todos aquellos que tuvieron la suerte de, con catorce o quince años, recorrer el camino hacia Mordor al lado de un tal Frodo Bolsón.

   Por si no ha quedado claro: absolutamente fundamental.

Iván Olmedo (Odemlo)

 

Las armas secretas (1959) – Julio Cortázar
Cátedra – Letras hispánicas nº 69 – 2003

   Julio Cortázar ha sido uno de los más maravillosos orfebres de las letras universales. Suyas son obras, acontecimientos y personajes memorables y excepcionales que lo han llevado a la cima de la literatura, sin que su temática fantástica haya sido un freno, sino un signo de reconocimiento. Cuando sobra calidad, las barreras se derrumban. Es difícil encontrar una colección original de cuentos que nos convenza plenamente, porque siempre dejamos de lado piezas maestras; pero Las armas secretas fue uno de los hitos en su carrera, y el contenido así lo testifica.

   Fiel a su concepción de que el cuento debía ganar por K. O., Cortázar despliega una impresionante sabiduría narrativa, una disposición muy cuidada de la información y, sobre todo, una descarada voluntad de marear al lector, de llevarle, desde su cómodo mundo conocido, a un espacio subvertido, donde ni el tiempo ni la realidad son estables, donde lo fantástico y lo extraordinario acechan envueltos en una sábana de cotidianeidad. Cortázar, posmoderno e innovador, juega con las perspectivas, con la predisposición y la intuición del lector, con la ambigüedad, la sorpresa y el descolocamiento. Lo hace anclado en la subjetividad de los personajes y siempre firmemente asentado en lo concreto; desde elementos sencillos, como una carta, un saxofón o una fotografía.

   Historias inmortales e intensas componen este volumen, como la excelsa “El perseguidor”, con el inolvidable jazzman Johnny Carter, un “ido de la olla” que aspira a tocar el absoluto; las inquietantes alteraciones de tiempo y espacio de “Las babas del diablo”, “Las cartas de mamá” o “Las armas secretas”; o la crítica burguesa de “Los buenos servicios”.

   Tal vez después de leerlo puedan ver de verdad Mordor desde su armario. O al menos creerlo.

Alberto García Teresa (A. García-Teresa)

 

Un mago de Terramar (1968) – Ursula K. Le Guin
Minotauro – 1997

   Siempre recordaré Un mago de Terramar como el libro con el que conseguí, por primera vez, que mi madre leyera una obra de fantasía y, además, disfrutara con ella. Por este carácter de obra apta para la iniciación en el género de lectores adultos creí conveniente incluirla en esta lista de fundamentales.

   Ursula K. Le Guin es tal vez más conocida, o aclamada, por sus obras de ciencia ficción, pero en este libro demuestra una vez más la brillantez de su escritura –pura poesía– y una desbordante imaginación que no conoce límites. No es Le Guin una autora para el lector impaciente que simplemente busca un torrente de acción; nadie debe esperar una lectura rápida e intrascendente. No obstante, si nos dejamos llevar, su particularísimo estilo nos sumergirá en un universo con un lirismo incuestionable.

   En Un mago de Terramar se introduce Terramar, un mundo de islas marcado por la permanente presencia del mar; un lugar pleno de magia –que deriva de los nombres de las cosas–, donde se narra la juventud del que a la postre será el protagonista de la serie: Gavilán (o Ged), uno de los magos más memorables y complejos de la historia de la fantasía. El lector acompañará a Ged en su adolescencia y en el aprendizaje de la magia.

   Le Guin describe con detalle el estudio de las artes arcanas, y la filosofía que lo rodea. Una filosofía con cierto sabor oriental, que hace énfasis en el equilibrio, la contemplación y la gran responsabilidad que, inevitablemente, conlleva un gran poder. Es también, por tanto, un sendero de aprendizaje espiritual, el cual habrá de recorrer un impetuoso Ged para ser capaz de controlar su propio poder.

   Un libro del que sólo diré algo malo: demasiado corto, dejará al lector deseando mucho más.

Rafael Vázquez (redstovely)

 

Las ciudades invisibles (1972) – Italo Calvino
Siruela – Biblioteca Calvino nº 3 – 2001

   La premisa inicial de este libro es bien sencilla: Marco Polo describe a Kublai Kan, emperador de los tártaros, una serie de ciudades que ha ido encontrando a lo largo de sus viajes; son las ciudades invisibles, todas con nombre de mujer y todas imposibles. Esta imposibilidad puede proceder de su arquitectura, o de su origen, o de sus relaciones sociales, o de su evolución, o de todo eso a un mismo tiempo. Las descripciones son breves, desde un par de párrafos hasta un máximo de dos páginas, y todas ellas están escritas con el lirismo propio de un maestro como Calvino.

   Hay un sin fin de formas de aproximarse a este libro que el mismo autor califica como poliédrico. Porque este medio centenar de ciudades invisibles son metáforas de la condición humana, de nuestros deseos y nuestras necesidades, y a la par son reflejos de nuestras ciudades reales, reflejos distorsionados que se nos muestran a veces sublimes y otras terribles, pero casi siempre fácilmente reconocibles. En cada una encontramos dobles y triples lecturas en un juego literario impresionante.

   El hilo conductor en el que se engranan estos magníficos retratos urbanos son los diálogos que mantienen Kublai Kan y Marco Polo, tan absorbentes y significativos como las propias ciudades. Con ellos avanzamos a través de la obra siguiendo el trayecto prefijado por Calvino y, aunque es uno de esos libros que puede leerse abriendo páginas al azar –de hecho acostumbro a releerlo así de cuando en cuando–, al aceptar el rumbo que nos prefija encontramos una hilazón a veces sutil, a veces evidente, en el paso de una ciudad a otra.

   En definitiva, Las ciudades invisibles es uno de esos viajes que el aficionado al fantástico debería realizar por lo menos una vez.

José Antonio Cotrina (Larnax)

 

La Colina de Watership (1972) – Richard Adams
Seix Barral – Biblioteca breve – 1998

   La colina de Watership es la narración de las aventuras de un grupo de conejos que un día deciden abandonar su conejera partiendo a la búsqueda de un hogar mejor...

   No parece un argumento especialmente emocionante ¿verdad? Incluso la lectura de estas líneas habrá hecho evocar a algunos lectores cualquier guión de película infantil. Pero no se trata de una historia limitada a ese público; sus protagonistas no acostumbran a interrumpir la narración con la menor excusa para dedicarse a interpretar dulces melodías con voces juveniles, a pesar de que también encontremos en ella una clásica y bienintencionada exaltación de valores como el compañerismo y el respeto a la naturaleza. Tampoco se trata de otra fábula destinada a satirizar el comportamiento humano al estilo de la protagonizada por los ocupantes de la granja de Orwell, aunque resulte inevitable el sentido alegórico de cualquier relato protagonizado por animales parlantes. En realidad tiene parte de todo eso y algo más. Y ese algo debe ser verdaderamente especial si pensamos que, aun con todos los prejuicios que un argumento así puede despertar, estamos hablando de un clásico indiscutible de la literatura fantástica anglosajona con una popularidad al alcance de muy pocas obras.

   La colina de Watership consigue, a partir de un planteamiento tan aparentemente trivial, hacer sentir al lector la emoción y la intensidad de la mejor de las aventuras épicas en su sentido más puro. Ni criaturas extrañas dotadas de fabulosos poderes, ni escenarios exóticos, ni siquiera un típico héroe humano con el que identificarse. Sólo un grupo de conejos en un pequeño paraje real y, sin embargo, la prosa de Adams no necesita más condimentos. Bastan unas pocas páginas y antes de darte cuenta estás sumergido en la epopeya. El autor armoniza la descripción realista de las costumbres de estos animales con los elementos culturales, lengua y mitología, fruto de su invención. El resultado es una narración fluida y, a la vez, rica en detalles, que se lee con facilidad sin perder la sensación de estar en medio de ese ambiente, sintiendo el roce de la hierba, el soplo del viento en los árboles o los trinos de los pájaros. Y con la expectación constante por saber cuál será el desenlace de la próxima batalla o cómo resolverán los nuevos retos que les esperan unos personajes que crecen y ganan en complejidad con cada capítulo. ¿Puede un simple conejo ocupar un lugar entre los grandes héroes de la fantasía? Os aseguro que merece la pena el intentar descubrirlo en las páginas de esta estupenda obra.

CTHULHU

 

La historia interminable (1979) – Michael Ende
Suma de letras – Punto de lectura 403 – 2003

   Hay algo de Bastian Baltasar Bux en cada uno de nosotros, un chico agobiado por la vida diaria que busca un mundo diferente en los libros. Y durante esa búsqueda topa con un libro diferente, un libro donde las historias están realmente vivas, un mundo imaginario donde los nombres son importantes y los actos que realiza tienen consecuencias.

   Bastian llega a Fantasía, llamado para salvar de La Nada a un reino agonizante, olvidado por las prisas y el pragmatismo del mundo moderno. Un reino donde tienen su lugar y su razón de ser las criaturas más hermosas, y también las más terribles, un mundo donde el equilibrio existe de maneras inimaginables, esperando a ser descubierto por el aventurero que se atreva a atravesar la barrera de la imaginación.

   La Historia Interminable nos muestra infinitos caminos y posibilidades mientras formamos parte de una misión, y asistimos al viaje iniciático de un chico como nosotros. Un libro dentro de un libro que nos desgrana la historia a través de 26 capítulos, uno por cada letra del abecedario. Un libro donde se dan cita monstruos, gigantes, un dragón de la suerte, princesas, guerreros, hadas y muchos personajes más, tratados de una manera inteligente, muy alejada de la fantasía épica de espada y brujería.

   En pocas palabras, un libro que nos recuerda por qué es importante cultivar la imaginación. Y un libro que se puede releer innumerables veces, dejándonos nuevas impresiones al pasar de los años.

Rita Vicencio (Errantus Aquila)

Nota: Es recomendable hacerse con una edición buena y prescindir de la de bolsillo. El esfuerzo económico merece la pena.

 

El país de las risas (1980) – Jonathan Carroll
Ultramar – Ultramar Fantasía nº 3 – 1990

   El país de las risas fue la primera novela que publicó Jonathan Carroll. En ella se encuentran prácticamente todos los elementos presentes en el resto de su producción literaria: una narración en primera persona, un desarrollo durante la primera mitad del libro en el que no hay elementos fantásticos, una segunda mitad en la que lo fantástico invade la cotidianidad y un final sorprendente, quizás demasiado abrupto.

   La historia comienza en una librería, donde el protagonista, Thomas Abbey, conoce a una chica que parece sentir su misma atracción irresistible por la obra de Marshall France, un autor de libros infantiles ya fallecido. Juntos emprenden el camino hacia Gallen, la ciudad donde vivió France, un pueblecito perdido en medio de la nada donde Thomas tiene previsto recabar información para una biografía sobre France. Pero a pesar de la aparente vida tranquila de Gallen, hay algo extraño en el ambiente y la gente no se comporta de un modo completamente normal.

   Resulta muy destacable la habilidad de Carroll para conseguir introducir el elemento fantástico. A pesar de que éste aparece sólo muy avanzada la trama, rápidamente te das cuenta de lo bien que ha ido preparando el terreno. Además, una vez descubierto lo que ocurre en Gallen, la novela tiene pasajes que son realmente terroríficos y uno de los finales más apabullantes que recuerdo, a pesar de que a más de uno le pueda dar la sensación de que le falta algo. Y es que, como dice Carroll, los personajes siguen su vida una vez terminado el libro.

   Pero El país de las risas tiene otro elemento que le hace realmente atractivo: el amor por la literatura. Desde la pasión de un lector por un autor y su obra hasta la magia que supone la creación literaria. Cualquiera que haya sentido devoción por la obra de alguien en particular, que haya tenido un libro de cabecera, debiera echarle un vistazo.

Nacho Sánchez Díaz (nasandi)

 

Cuentos del reino secreto (1982) – José María Merino
Alfaguara – Alfaguara bolsillo nº 117 – 1998

   Todo el mundo sabe que, fuera de círculos muy reducidos, hoy en día no se escribe literatura fantástica en España, y que, en todo caso, nunca va a ser bien recibida por la crítica seria. Pero, como decía Neil Gaiman, la mitad de las cosas que todo el mundo sabe son erróneas y la otra mitad son inexactas. Así, este tópico debe ser revisado urgentemente.

   Lo cierto es que siempre se ha escrito literatura fantástica en castellano. En este sentido es muy recomendable la Antología española de literatura fantástica (Valdemar). Por otra parte, este tipo de literatura viene gozando de un reconocimiento creciente debido a la influencia de figuras fundamentales en las letras contemporáneas como son Torrente Ballester, Álvaro Cunqueiro y Juan Perucho. De la generación actual de narradores que exploran estos temas, quizás el que ha gozado de mayor reconocimiento es José Maria Merino, que ha obtenido, entre otros, el premio Nacional de la Crítica en 1985 (con La orilla oscura).

   En paralelo a su obra como novelista, Merino ha publicado varias recopilaciones de cuentos, empezando por Cuentos del reino secreto. En primer lugar aclaremos que son cuentos, no relatos ni ninguna otra cosa. Merino contrapone relato –realista, serio... y aburrido– con el cuento. El reino secreto que describen estos cuentos es su León natal, pero transformado en un espacio de prodigios donde todos los temas habituales del género fantástico tienen cabida: fantasmas, vampiros, viajes por el tiempo, universos paralelos, lugares malditos y mucho más.

   Ninguno de estos temas es objeto de un tratamiento convencional sino que, en cada uno de los casos, los regenera y los hace nuevos. Por poner un ejemplo, en varias ocasiones presenta cuentos de fantasmas tradicionales –ya saben, el espíritu vuelve a la tierra porque tiene un asunto pendiente– pero los reinventa de forma que lo mismo nos encontramos con tratamientos cómicos de la idea que con versiones románticas y trágicas.

   De entre los cuentos que, a lo largo del tiempo, han quedado en mis recuerdos mencionaré, entre otros, “El valle perdido”, historia de un legionario romano que investiga la extraña desaparición de su mejor amigo; “La casa de los dos portales”, donde un grupo de niños descubren la puerta a un inquietante universo paralelo; y “Los de allá arriba”, historia de un exorcismo fallido. Digo entre otros porque la mayoría de estos cuentos no pueden describirse sin desvelar la trama, lo que sería una vergüenza ya que Merino es ante todo un cuenta cuentos que captura la imaginación del lector.

   Me refería más arriba a que Merino ha gozado del reconocimiento de la crítica. No es menos cierto que también se ha ido ganando libro a libro un público fiel que celebra cada nuevo libro suyo. Grupo al que espero que se una alguno de los lectores de esta nota.

Arturo Villarrubia (Rotuar)

 

Las nieblas de Avalon (1983) – Marion Zimmer Bradley
Salamandra – Letras de bolsillo nº 19 – 2003

   Las nieblas de Avalon es un libro muy completo en varios sentidos. Su autora, Marion Zimmer Bradley, hace una interesante e innovadora recreación del Mito Artúrico, escrita desde el punto de vista de los personajes femeninos y respaldada por una extensa investigación mítica e histórica.

   Esta novela sobresale por situar el mito en un contexto histórico (alrededor del siglo VI D.C.), mostrando el choque cultural entre el Cristianismo, que comienza a asentarse en Bretaña, y la antigua religión de los Druidas. Se da gran importancia al conflicto que surge entre ambas religiones por su visión diametralmente opuesta de la mujer, además de los violentos enfrentamientos que aún existían entre los Bretones y los Sajones por el dominio de los territorios. Estas características, junto con un estudio profundo de los personajes, añaden nueva coherencia al mito. Así se crea una trama compleja e intrigante que no se pierde en una visión contemporánea sujeta al realismo. Al contrario, los elementos mágicos y fantásticos se mantienen y florecen con nuevos significados.

   El estilo de Bradley es elegante y evocativo. Sin embargo, pese la las largas descripciones, la trama es fluida y apasionante, pues en poco tiempo nos vemos envueltos en la intriga y la evolución trepidante de los acontecimientos.

   Las nieblas de Avalón es la clase de libro en el que cualquier lector puede encontrar uno o varios elementos que le atraigan: intriga, fantasía, épica, aventura, romance, etc. Una lectura muy recomendable, tanto para un lector neófito en el género como para un veterano.

Lilith

 

El jardín de Suldrún (1983) – Jack Vance
Gigamesh – nº 23 – 2004

   Esta novela es la primera de la trilogía de Lyonesse, una serie ambientada en las Islas Elder, un mágico archipiélago situado en el golfo de Vizcaya en un periodo de tránsito donde lo “sobrenatural” va desapareciendo a favor de lo “real”. Jack Vance forja en dichas islas un puente entre el mundo mágico por excelencia de las eras antiguas con la Europa de la Edad Media. No se trata sólo de una novela de fantasía, con magia, espadas e intriga, sino más bien una revisión de la mitología céltica, hecho que queda remarcado por los topónimos que emplea y en cómo enlaza la historia de dichas islas con la leyenda artúrica.

   En cierta forma Lyonesse tienen un cierto aroma infantil que recuerda a las viejas fábulas y cuentos que todas las abuelas cuentan a sus nietos. Hay trolls cobrando peajes en los puentes, ogros aviesos que se comen a los niños, brujas malvadas, hermosas princesas, héroes sin tacha,... Y, como no podría ser menos en una obra de Vance, una picaresca que a veces alcanza cotas hilarantes. Los diálogos son muy fluidos y en ellos la cautela es omnipresente, siempre jugando con dos simples axiomas: Nadie da nada por nada y No des nada por sentado.

   Por otro lado, en el desarrollo de la historia no hay un sempiterno protagonista en torno al cual sucede todo, sino que gravita alrededor de una serie de personajes como si de una danza se tratase. Así podremos ser testigos de las andanzas de Shimrod el Mago, de los complots del Rey Casmir, de las desventuras de Aillas,... Podría decirse que así se embrolla la trama, abandonando una narración para comenzar otra distinta que enlaza con la anterior. Quizás éste sea el punto más conflictivo, pues hay momentos que pueden resultar tediosos al pasar de una fantástica aventura de combates y huidas llenas de dinamismo a la historia de una persona, lugar u objeto más “estática”, como ocurre en varias ocasiones. Ocasiones en las que podemos sentirnos algo confusos e, incluso, enfadados por alejarnos de aquello que estábamos disfrutando. Sin embargo estas narraciones sirven de puente para presentar nuevos e indispensables elementos que al final no sólo muestran su importancia sino que además aprendemos a valorar.

   Una saga fantástica altamente recomendable que no dejará indiferente a ningún lector, para bien o para mal.

David Quirós Nuño (Lobokell)

 

El retorno de los dragones (1984) – Margaret Weiss y Tracy Hickman
Timun Mas – 2003

   Sé que la inclusión de este título en esta lista va a desatar algunas críticas por parte de los lectores más acérrimos, pero en conciencia (uno tiene sus creencias) debo hacerlo.

   El Retorno de los Dragones es la primera entrega de una trilogía, dentro de una mega saga más parecida a un serial, llamada la Dragonlance, con el honor de ser de las primeras series post-tolkinianas lanzadas al mercado y la primera, creo recordar, de lo que más tarde se han llamado franquicias.

   Ambientada directamente en lo que sería un juego dentro de universo D&D (Dungeons and Dragons, en cristiano Dragones y Mazmorras), no es sino una recreación del mundo de Tolkien adaptada a un público más joven e incorporando los elementos y razas propios del juego. Allí donde Tolkien se hacía un poco pesado y aburrido en su intento por crear la mayor cosmogonía jamás realizada, Dragonlance dibuja con sencillez, poco a poco, un precioso mundo lleno de acción y una gran cantidad de personajes, que son aquí los elementos importantes. Hay mapas, pero no hay interminables listados de árboles genealógicos; hay idiomas (el “común”), pero nadie sabe cómo escribirlo; hay mujeres, pero no las sosísimas elfas de la Tierra Media; éstas son de verdad, con “curvas”.

   Los autores, cual juego de rol, se centran en definir los personajes con los que sentirnos fácilmente identificados, hacer la trama divertida y, sobre todo, entretenida. Aventura en estado puro. Si bien, todo es verdad, no se la recomendaría al lector adulto y versado, sí a todos aquellos llegados aquí de esta-nuestra-era post ESDLA y Harry Potter como primera piedra de toque con un género rico y variado. Ya llegarán más tarde a la literatura de calidad.

   Y siempre nos quedará Raistlin.

David Fernández (cYbErDaRk)

 

Mort (1987) – Terry Pratchett
DeBolsillo - Bestseller nº 342-4 - 2003

   En general, la saga de Mundodisco de Terry Pratchett es una gran opción para aquellos que ya hayan leído algo de fantasía y deseen leer algo que satirice no sólo a este género sino, en general, todos los aspectos absurdos de la personalidad humana; además a través de historias interesantes y personajes bien caracterizados.

   Concretamente, el libro Mort (cuarto de la serie) es un buen punto de acceso al Mundodisco, ya que no es continuación de ningún otro, introduce a uno de los personajes de Pratchett más populares (la Muerte) y es mucho menos confuso y más accesible que los tres anteriores. Igualmente, la temática es más amable que en entregas posteriores (en las cuales se parodiará el ansia de poder, las guerras, las religiones y demás aspectos peliagudos de la vida), ya que “simplemente” juega con lo que muchas personas han deseado en algún momento de sus vidas: tener la capacidad de cambiar el destino.

   El libro comienza cuando la Muerte del Mundodisco (un esqueleto con túnica y guadaña, a la vieja usanza) decide tomar un aprendiz a su cargo; la persona agraciada con tan curioso puesto es Mortimer (Mort), un muchacho atolondrado y con ciertos escrúpulos morales que, en determinado momento, cambiará el Destino por no ejercer correctamente su función. La Muerte, por su parte, al haber dejado sus funciones en manos de su aprendiz, tiene gran parte de tiempo libre entre manos, tiempo que empleará para estudiar la naturaleza de la “diversión” tal como la entienden los seres humanos, y para entregarse a divagaciones filosóficas de la más interesante índole.

   Es ésta una obra muy divertida y entretenida, un tipo de fantasía muy diferente al que se suele considerar “serio” u “ortodoxo”, que escapa de convencionalismos y apela a la inteligencia y al buen humor del lector, al tiempo que deja un hueco a la reflexión. En suma, un libro que encantará a quien ya haya leído a Pratchett, y todo un baño de frescura, inteligencia y vitalidad para quien desconozca a este autor o sólo haya leído fantasía clásica.

Natalia Garrido Reyes (Magrat)

 

La fuerza de su mirada (1989) – Tim Powers
Gigamesh – nº 27 – 2004

   Powers es un autor muy peculiar dentro del género: lejos de pretender construir un mundo fantástico imaginario juega a narrar la historia oculta, sobrenatural, de la Historia. Sus novelas cuentan algo ya conocido desde una perspectiva en la que lo fantástico marca la pauta de momentos históricos determinados. Y en eso es donde Powers realmente destaca. Así en algunas novelas nos llevará a escenarios tan atrayentes como un Caribe donde la magia negra (zombies incluido) es algo cotidiano, a una guerra fría mezclada con Lovecraft o a una Las Vegas donde el azar, la mafia y la magia guardan interesantes relaciones. En todas ellas aparecen personajes históricos y se dan explicaciones sobrenaturales (generalmente muy bien desarrolladas) tanto a hechos conocidos de sus vidas como circunstancias históricas bien definidas.

   En La fuerza de su mirada Powers elige el círculo de los Shelly, incluido Lord Byron, para darnos una narración que mezcla diversas fuentes, donde la magia cuesta y huele a sangre, y el vampirismo es algo mucho más refinado y monstruoso de lo que estamos acostumbrados. Entre tanto uno va deslizándose fascinado por algunas ideas enormemente originales que proporcionan un sentido de la maravilla tan efectivo y placentero que es difícil no volver a desear leer más de Powers. A su conclusión uno no puede menos que ver la inspiración artística, las Musas mismas, de una manera muy muy diferente.

   Powers no es un autor difícil, su forma de escribir es sencilla y fácil, aunque tiene sus problemas y dificultades a la hora de describir momentos de acción, así como cierta tendencia a repetir esquemas, como el tipo de protagonista (siempre tan deliciosamente apaleados y sufrientes) o la eterna historia de amor de encuentros y desencuentros. Sin embargo pesa mucho más en la balanza la originalidad de sus ideas y su desarrollo que todos los defectos anteriores.

   Si quieres una fantasía diferente, inteligente y fácil de asimilar desde luego debes probar con Powers. Para el que esto suscribe, La fuerza de su mirada es no sólo la mejor novela de su autor hasta la fecha sino que, además, es una de las que más placeres he obtenido dentro de este género tan poco dado a la originalidad.

José Luis Martínez (Knut)

 

El último deseo (1993) – Andrzej Sapkowski
Bibliópolis – Bibliópolis fantástica nº 1 – 2003

   Tantos años de fantasía de espadas y magia en el continente y tenía que llegar nada menos que un polaco, caído ya incluso el recuerdo del Telón de Acero, para mostrarnos una manera de narrar genuinamente europea. Bienvenido, Sapkowski, al país de las envidias. No tardará en desatarse la vocinglería local, tan mezquina, para proclamar que lo tuyo no es desenfadada originalidad, sino plagio mestizo. Pero tú, a lo tuyo.

   Fantasía genuinamente europea (continental) por una razón: la textura de sus personajes. A pesar del despiadado papel que en Tolkien, origen de todo, interpreta el destino como fuerza motriz, la fantasía anglosajona tiende a presentarnos seres que cambian un mundo por la sola fuerza de su voluntad. En Tolkien, el destino era una fuerza fatal; en sus émulos, una promesa de esperanza y gloria. Alguien que está “destinado” a salvar el universo entero vence al monstruo y triunfa no porque no tenga otro remedio, sino porque se esfuerza. He ahí la esencia de la forma de ver el mundo del occidentalismo naif.

   Sapkowski no es tan ingenuo. En sus libros hay profecías y destinos, sí, pero sus guerreros y brujas son contradictorios, indecisos, violentos a veces, otras tiernos, siempre conmovedores, y si salvan al mundo de la destrucción es por pura casualidad. Hay monstruos, pero su esencia maligna no proviene de sernos ajenos, sino de su humanidad excesiva. La guerra no es un camino para la libertad, como se nos quiere hacer creer hoy, sino una siembra de cadáveres eviscerados. Su mundo es sucio, pequeño; en él, los reyes viven en cortijos y las princesas duermen arrebujadas en jergones de paja. Es real. Y, a la vez, muy heroico. Pero el heroísmo de Geralt de Rivia no es aristocrático, sino netamente plebeyo. Es el heroísmo del que se enfrenta a cada nuevo día consciente de la finitud de la vida; muy de serie negra.

   Mención especial merece una traducción que, por una vez en el género, no elude una sana dosis de interpretación, lo que le da un colorido único y la aleja de las habituales modelo Babelfish™. El texto de José María Faraldo, resultado de importar al castellano los modismos, hablas coloquiales y diálogos imposibles que Sapkowski despliega en su polaco original (y por los que se le considera un maestro de la lengua) es una obra de arte en sí misma. Todo un hallazgo, en suma. Futura saga de referencia también.

Alberto Cairo (albertocairo)

 

Juego de tronos (1996) – George R. R. Martin
Gigamesh – nº 14 – 2002

   Resulta complicado decir algo nuevo de la saga Canción de hielo y fuego, iniciada en el año 1996 con Juego de tronos; han corrido ríos de tinta desde la vuelta a la novela de George R. R Martin después de una década dedicado casi íntegramente al guión televisivo. Afortunadamente casi todo el mundo está de acuerdo: estamos ante una de las mejores series de fantasía escritas en los últimos años. Esto, que suena a frase publicitaria, se cumple a rajatabla. A través de una excelente prosa nos encontramos un escritor que nos presenta un mundo real. Real en el sentido de que gracias a un sencillo mecanismo narrativo nos sitúa detrás de los personajes, como si pudiéramos ver la acción a través de sus ojos. Y esto, que ya de por sí es un logro loable, se transforma en maestro al desnudar la humanidad de sus personajes. Porque en esta serie no hay héroes que con su espada salvan al reino del villano de turno. No. En Canción de hielo y fuego hay personas, mejores o peores, pero ninguna de una sola pieza. Así vemos que éstos tienen miedo, reaccionan mal ante la adversidad o intentan sobreponerse la pérdida de un ser querido. Y aquí está otro de los aciertos de la serie. No hay personajes intocables: como en la vida misma un accidente o una traición puede acabar con alguno de los protagonistas.

   Juego de tronos empieza de una manera sencilla, con la visita del rey Robert Baratheon y la reina Cersei al frío norte, concretamente a Invernalia, castillo de los Stark. Allí el Rey le pide a Eddard que sea su Mano en la corte, donde se encontrará con las intrigas y la traición. Al mismo tiempo se nos cuentan las aventuras (o mejor dicho desventuras) de Viserys y Daenerys Teargaryen, los últimos herederos de la corona usurpada por el Rey Robert. Con este inicio tan sencillo Martín nos introduce en un mundo de guerras, traiciones, actos heroicos... Y al final del primer libro, de manera muy tangencial, empieza a aparecer la magia que poco a poco retorna a los Siete Reinos.

Daniel Gonzalo (dgonzalod)

 

Harry Potter y la piedra filosofal (1997) – J. K. Rowling
Salamandra – 2004

   Desde luego, hay que reconocer que para literatura, llamémosla popular, no hay nada como los escritores británicos, responsables en buena parte de mucho de nuestro bagaje de lecturas. ¿Novelas de aventuras? Nada como Stevenson y su Isla del Tesoro o Raptado, con su protagonistas adolescentes, solitarios y en manos de unos más que peculiares tutores. ¿Misterio e intriga? De Wilkie Collins a Agatha Christie creo que hay donde elegir. ¿Que hay que pasar miedo? Pues ahí está la nómina de creadores de cuentos de terror que han dado las islas: Le Fanu, Stoker, James, Machen, Hodgson, Blackwood,... autores de una impresionante galería de vampiros, fantasmas, licántropos y demás fauna. ¿Magos poderosos y un poco de épica? ¿A alguien le suena un tal J. R. R. Tolkien? Y, ¡cómo no!, ¿quién no ha pasado en su infancia largas tardes de otoño con los libros de Enid Blyton, soñando con tener un puñado de amigos como los Cinco o los Siete Secretos y correr aventuras en un típico internado como Torres de Mallory. En fin, que los ingleses saben hacer bien las cosas.

   Por eso no me extraña que el último gran logro de la fantasía sea fruto de esta larga tradición y, en cierta forma, síntesis y compendio de todos estos escritores. Por supuesto que la aventuras de Harry Potter son literatura infantil, pero eso no significa que sean mala literatura, como dijo aquél: “hay buenos libros y malos libros y los apellidos sobran”. Y los libros de HP son realmente apasionantes, no sólo por todas esas referencias tan cultas que acabo de desgranar sino porque están bien escritos y construidos, mantienen la tensión y el ritmo de una forma impresionante y tratan temas actuales y candentes (como el uso del poder, el racismo o las diferencias sociales). Además, han conseguido que una generación de futuros lectores a la que muchos dábamos por perdidos haya decidido acercarse a los libros en vez de a la TV y la Play Station. Y os puedo asegurar que esos “simpáticos bichitos” de 8 o 10 años son críticos más duros y temibles que cualquiera de los que pululamos por aquí. Así, seguid mi consejo, olvidaros de vuestros prejuicios y confiar en J. K. Rowling. Os aseguro que sabe lo que está haciendo.

Iván Fernández Balbuena (cebra)

 

La estación de la calle Perdido (2000) – China Miéville
La Factoría de Ideas – Solares ficción nº 20 – 2001

   A la ciudad de Nuevo Crobuzón llega Yagharek, un Garuda (seres antropomorfos similares a las águilas) que ha perdido sus alas en extrañas circunstancias y busca recuperarlas a toda costa. Recurre a Isaac Grimmebulin, un científico poco ortodoxo que mantiene una relación sentimental con Lin, una Khepri (raza de mujeres insecto con cuerpo de mujer y un escarabajo por cabeza). Durante sus investigaciones Isaac liberará accidentalmente algo maligno que aterrorizará a toda la población y provocará sacudidas en su inestable equilibrio de poder...

   Este es, a grandes rasgos, un resumen de la trama principal de La estación de la calle Perdido, un libro que tiene varias tramas secundarias que se relacionan entre sí pero cuyo argumento y personajes quedan en segundo plano frente al verdadero protagonista del libro: Nuevo Crobuzón. El gran mérito de China Miéville es haber logrado un escenario tan original, fascinante y bien descrito como éste, que es a la vez el Londres victoriano en clave steampunk, el Ankh-Morpork de Mundodisco y una megalópolis manga decorada por H. R Giger.

   Así, a medida que la historia avanza, iremos descubriendo diferentes aspectos de la urbe: los problemas de convivencia ente las diferentes especies inteligentes que la habitan, sumados a los derivados de la lucha de clases; la increíble mezcla entre magia y tecnología que permite crear desde ordenadores de engranajes a Reformados (personas con implantes mecánicos destinados a trabajar en las fábricas); un despótico alcalde que gobierna con mano de hierro; los grupos clandestinos que se oponen a él;... y muchas más cosas que no tengo espacio para comentar.

   La estación de la calle Perdido es un libro original y atrevido, que demuestra que es posible hacer fantasía sin recurrir a los tópicos de siempre. Aunque tiene sus fallos, como un estilo exceso barroco y arcaizante o el hecho de que seguramente le sobren páginas, se trata de una obra imprescindible. China Miéville también ha escrito King Rat, inédita en castellano, La cicatriz (ambientada en el mismo mundo que La estación...) y está a punto de terminar Iron Council, donde retornará a Nuevo Crobuzón.

Carlos Romaní (kaoss)

 

Los hechos de la vida (2002) – Graham Joyce
La Factoría de Ideas – Solares terror nº 9 – 2003

   Los Vine son una familia un tanto atípica; un matriarcado en un mundo abiertamente machista, presidido por una madre de fuerte carácter y con una corte de siete hijas, algunas de ellas casadas, que sólo tienen descendencia femenina. Entre ellas está Cassie, un espíritu libre con serios problemas para asumir las convenciones sociales y única heredera de la capacidad materna para interactuar con el "más allá". Cassie tuvo en el pasado una hija ilegítima que dio en adopción debido a sus nítidas dificultades para sacarla adelante. Justo cuando está a punto de hacer lo mismo con otro recién nacido... toma la decisión de quedarse con él para criarlo. Ese segundo hijo es Frank, el vehículo con el seguiremos las vicisitudes de este curioso grupo en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

   Los hechos de la vida es una saga familiar, sumamente evocadora, que transmite las inquietudes de la sociedad británica de la época. Asimismo, no está lejos de ser la enésima historia de descubrimiento del mundo adulto por parte de un niño, un esquema arquetípico al que Graham Joyce proporciona una vibrante impronta de la mano de un componente mágico que, con mucha delicadeza, tiñe las vivencias que se relatan.

   Lo menos conseguido de esta excelente novela se encuentra en los roles de cada "pareja" que va apareciendo entre los Vine. Tenemos a los "granjeros" sencillos de vida sana; los reprimidos urbanitas con problemas maritales; las solteronas ultradependientes de su iglesia y de una afición que llena sus existencias; los jóvenes de izquierdas descubriendo que los ideales son sólo eso;... un cúmulo de estereotipos bien abordados donde se echa un poco en falta alguna característica que marque la diferencia. Pero, como el propio título reconoce, estamos ante los hechos de la vida; una vida con un curso natural donde encontramos gente normal enfrentada a los problemas originados por una sociedad en continuo cambio y con unas inquietudes que amenazan el grupo que forman.

   Especial mención merecen el sutil y variado sentido del humor del que hace gala Joyce, que ayuda a sobrellevar la dureza de algunos eventos y que es una buena herramienta de crítica social, o el ritmo alegre y vital que imprime a la narración, que invita a devorar las vicisitudes de los Vine de forma compulsiva.

   No podía dejar de aludir al corazón de la novela, el capítulo más extenso y la clave de Los hechos de la vida, que retrata el bombardeo de Coventry en Octubre de 1940 y que resulta vital para comprenderla. Una estremecedora escena que comunica sensaciones equiparables a los mejores pasajes en los que Kurt Vonnegut relató el horror de Dresde.

Ignacio Illarregui Gárate (Nacho)

 


Nota del editor: De todos los títulos seleccionados sólo hay tres que están agotados: El país de las risas, Conan y La fuerza de su mirada. Afortunadamente estos dos últimos van a ser reeditados en breve, respectivamente, por Timun Mas y Gigamesh. Y el primero es todavía relativamente accesible a través de librerías de segunda mano o mediante páginas web como www.iberlibro.com

   

 

©2004 de los autores para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2005-01-30 13:48   Kaluqui
Ahora que cyberdark desaparecerá, me guardaré estos artículos en el disco duro (con el permiso de los ilustrísimos autores) para completar la lista fundamental de lecturas que esta santa página acoge. Muchísimas gracias por descubrírmelas
2005-01-29 16:55   Roblagos
Interesasnte selección, aunque confieso que no los he leido todos. Me sorprende no encontrar ningún libro del ciclo del "campeón eterno" del gran Moorcock; tampoco veo nada de la serie de Fafhrd y el Ratonero gris de Leiber, y ¡que pasó con el ciclo arturiano de TH White"Camelot" y "El libro de Merlín"?.
Muy pronto para incluir a Harry Potter de Rowling y el ciclo de Hielo y Fuego de Martin, por estar inconclusas. En todo caso, hubieran puesto "La rueda del tiempo" de Jordan también.
2005-01-09 13:39   ferlocke
Me ha parecido muy buena la selección, más que nada por redescubrirme a autores olvidados en una lista amarillenta de la compra de hace eones. gracias.

Pero me uno a reivindicaciones, más que nada, para completar el gran artículo:

-Olvidado Rey Gudú (Ana María Matute. Espasa): Fantasía MadeinSpain y uno de los mejores libros que he leído nunca. Por algo es mi libro preferido sobre todos los libros preferidos.

-La trilogía de la Materia Oscura por Phillip Pullman. Otro giro de tuerca a la fantasía. Muuuuy recomendable.
2005-01-02 05:52   leopar
Siento que en esta lista se han olvidado de algunos libros que, aunque no tan conocidos, resultan fundamentales para quien esté interesado en el mundo de la fantasía; por ejemplo, cito los siguientes:
- La tetralogía de Merlín, de Mary Stewart; en mi opinión, el mejor intento de dar un viso de veracidad a la leyenda Arturiana.
- La serie de "El campeón Eterno" de Moorcock
- La serie de Fafhrd y el Ratonero gris de Leiber.
- No sé si aquí podrían entrar los relatos del ciclo de Cthulu, de Lovecraft y otros (algunos los calsifican como literatura de terror).
A pesar de estas omisiones, la lista está bien en lo general, y me ha dado muchos "tips2 para futuras lecturas.
2004-12-13 00:02   TwRcH
Yo incluiria la saga de la Cancion de Albion, para mi es basico.
2004-12-03 00:34   drow
No parece mala, pero me ha decepcionado no ha conseguido que me pasara como con la de ciencia ficcion, en la que me entraro ganas de leer muchos, (poco a poco lo consio) aqui solo me apetece leer lo que ya tenia seguro que iba a leer, o lo qeu ya he leido, no acaba de llenarme esta lista, es algo decepcionante, aunque no esta mal, no llega a el nivel de la de ciencia ficcion
2004-12-01 20:53   enterado
Gracias por la lista y los demas paricipantes del foro por dar sus opiniones,siempre ayuda a la hora de comprar un libro,anque cambiaria la saga de DragonLance,por
El Ciclo de la Puerta de la Muerte,tambien der los mismos Weis-Hickman,pero para mi gusto muchisimo mas acertados en el guion.Y tambien es muy accesible
2004-11-22 22:36   ALMAFUERTE
Muy buena seleccion, sin embargo no tam diversa como se esperaba, en primera instancia, aunque sean en estoa momentos dificiles de conseguir, hay verdaderas obras de arte que estan fuera, ya alguien arriba comentaba esto y estoy de acuerdo; personalmente tambien incluiria alicia en el pais de las maravillas, de carrol; por que no bosque mitago de holdstock; en fin aun asi es una buena recomendacion.
2004-11-06 20:49   elbz
creo que cuando se trata de seleccionar sólo una pequeña parte del universo es inevitable que para muchos les quede la sensación de que faltó algo. por mi parte sólo podría hacer una pequeña aportación que considero una obra maestra y que creo podría ayudar a los chavitos a ingresar a este maravilloso universo de los libros: "el maravilloso viaje de nils holgersson" de la sueca selma lagerlof es un libro bellísimo que espero algún día tengan la oportunidad de disfrutar (en lo personal lo he leído varias ocasiones y cada vez lo disfruto mas ...una recomendación: leánlo con un mapa de suecia a la mano ...).
2004-11-06 04:55   buitre
Ni Merino ni Matute (en todo caso "La torre vigía"). Hay un maestro: Álvaro Cunqueiro; y un acólito genial: Joan Perucho.
2004-11-04 12:28   Tubab
Cualquier lista de los X mejores, cualquier cánon literario, es completamente discutible y objetivo: incluso en lo referente a los llamados "clásicos" hay divergencia de opiniones, y lo que para unos es imprescindible, para otros no lo es. Pero lo importante, bajo mi punto de vista, es hacer el esfuerzo de establecer una lista de mínimos, a partir de los cuáles cada uno debe hacer el esfuerzo de completarlo con sus lecturas.

Puestos opinar qué ponemos o qué no ponemos, yo no hubiera puesto nada de Homero. Porqué? Pues porque es un clásico por excelencia que está por encima de clasificaciones y de encasillamientos en géneros. Y en cambio, hecho de menos El hóbbit. Pero es sólo una opinión personal.

Completas o incompletas, vale la pena tener listas como estas, que signifiquen un punto de partida para los que se acercan a un género o un acicate para ampliar lecturas para los que ya lo frecuentan.
2004-11-03 02:33   Darkdoll
La verdad es que concuerdo en algunos pero en la eleccion de otros estoy en completo desacuerdo
2004-11-01 18:06   Gil Gil
Pues he de reconocer que esta seleccion me ha decepcionado ligeramente, asi como la de sci-fi me encanto y me dieron unas ganas terribles de comprar los libros que no habia leido en este caso la mayoria casi me tiran para atras, reconozco que es algo totalmente subjetivo pero bueno quizas si que hecho a faltar algo mas clasico como Walter Sott y su Ivanhoe, Conan Doyle y su mundo perdido o Verne y su viaje al centro de la tierra, ademas de los ya comentados eddas de la mitologia nordica o algo de la germanica. De todos modos se agradece, y mucho, la aparicon de este tipo de articulos.
2004-10-31 12:07   Cyram
Creo que ha sido una muy buena selección. Además, creo que... aunque la colección en concreto, como puede ser la Dragonlance, yo no la consideraría de lo mejor que hay escrito en el tema de la fantasía... si que ha llegado a mucha gente y ha creado bastante ilusión en muchos que la han leído. Así que... aunque no tenga la misma calidad que otros libros que hay en la lista, si que es verdad que crea un universo propio bastante entrañable. Gracias por ponerlo. ;)

Muy buena la lista. Ya tengo unos cuantos títulos más engrosando mi lista de "pendientes"
2004-10-30 18:55   moonbrand
Esté uno de acuerdo o no con todos, felicidades por ayudar a elegir, que siempre es tan difícil.

Me gustaría completar lo dicho por Nuitari, db105 y Franz_lobo sobre el tema de la INICIACIÓN.
Es delicada esa cuestión porque, si yo quisiese INICIAR a mi padre en la Fantasía (la del tipo que yo leo, porque la Odisea ya se la ha leído :)) podría elegir Canción de Hielo y Fuego de Martin o cosas por el estilo que están en la lista. Nunca le recomendaría eso a un niño de 10 años, al que desde luego INICIARÍA con cosas como Harry Potter (me guste o no), Pratchett, Dragonadas, etc...
Desde luego me alegro de la inclusión de libros como la Historia Interminable, pero echo de menos libros como El Principito, o Alicia (cualquiera de los 2), por ejemplo.
Yo mismo he intentado iniciar a gente con Tim Powers, que es bastante facilito y tal, pero, Señores, La Fuerza de su Mirada?!, eso sólo me recuerda que, aún, NO LA PUEDO TENER :evil:.
Y sobre Pratchett, es decir, el Maestro, siempre es una buena opción para iniciar a casi todo tipo de gente a casi todas las edades (aunque con tiento), se esté de acuerdo o no con la elección de MORT. Yo mismo lo he utilizado con ese propósito con alumnos adolescentes (que no leen nada de nada, ni fantasía ni otra cosa). Felicidades, Magrat ;), por incluirlo aquí.
Puede que no sea la obra maestra de la Fantasía, pero esta selección, aunque a algunos parece que se les olvida, no está para decir los 25 mejores en general, sino los mejores para EMPEZAR.
2004-10-27 15:18   jumpin´ike
Tomo nota de algunos títulos. Gracias.
2004-10-27 00:31   Icarus
Me sumo a algunas de las reivindicaciones:

- "Olvidado Rey Gudú" de Ana María Matute
- Algo de Moorcock, lo que sea
- Louis Cooper ("La Puerta del Caos", por ejemplo)
- "La Espada Rota" de Poul anderson

Y luego, entiendo que se ponga algo de Dragonlance, pero creo que algunos de los libros sueltos son mejores que los de Weis y Hickman.
2004-10-26 18:39   Lothlorien
Muy buen articulo..... algunos los lei.... otro los leere.... y otroas aca (Argentina) no se consigen.

Quizas agregaria algunos, pero como dice al comienzo del articulo no se podia todo, solo 25.

Pero crei q Louis Cooper estaria... asi como el Hobbit!!

Muy buen trabajo!!!! Gracias!!!!!
2004-10-23 16:52   leuqim
En general es una buena selección pero limitadísima, como suele ocurrir cuando se pasa el cedazo en listas tipo "top...". Sean 10, 15, 25 o más los títulos que se reseñen siempre nos dejaremos libros y obras de autor de referencia. Són tod@s los que son pero no están tod@s los que debieran...

Para mí lo grave, admitiendo las obviedades, se produce cuando uno de los criterios de filtraje para confeccionar la lista es el de que el libro no esté descatalogado y haya sido editado, por lo tanto, en los últimos años. ¿Dejamos entonces fuera de nuestra selección a autores y obras por aleatorias razones de mercado?!. Demos una buena lista, y alegrémonos por los títulos que sean fáciles de encontrar; y para los libros "agotados", que se busquen en los mercados de segunda mano o bibliotecas (¿acaso os habeis olvidado de su existencia? ¿os habeis olvidado, también, del dulce sabor de boca de "la caza" del libro).

Para mí una buena selección, aún siendo relativa, no puede nunca obedecer a razones de mercado (y por lo tanto de acceso). Eso es un "PECADO" y no favorece la publicación de savia nueva o "marginada" por motivos discutibles.

Me pregunto como se pueden dejar fuera a autores como C.J. Cherry, Poul Anderson, Michael Moorcock, J.G.Ballard, John Crowley, Gene Wolfe, Robert Hodstock, John M. Ford, Philip Pullman, y un largo etcétera de otro tanto larguísimo ramillete de clásicos fundamentales de la fantasía.

¿Por qué J.K. Rowling y no, también, Philip Pullman? (anterior a Harry Potter, por cierto, con su "Materia Oscura") ¿Por qué Rober E. Howard y no, también, Michael Moorcock? ¿Por qué Mervin Peake, o Borges, y no J.G. Ballard? ¿Y por qué no "Máscaras de matar" de Leon Arsenal? (para fomentar lo nuevo y lo autóctono)

"Se la vie" y, aquí, está el menda esperando la "Tormenta de Espadas" esa, pa soñar un rato que participo de lo in-"imaginable"

Un abrazo, ¡machotes!!
2004-10-23 11:29   morozco
Discutible selección a mi entender, me imagino que como para casi todos. Aplaudo la inclusión de Buzzati, Calvino y Peake, que muchas veces están olvidados. Personalmente no hubiese incluido a Merino (¿es mejor que Borges?) ni la dragonada, ni siquiera "la estación de la calle perdido" o "Mort". Imperdonable la ausencia de Crowley, por ejemplo, y peregrina la excusa para no incluir al Carrol bueno (el de Alicia).
Creo que es un problema de falta de lecturas, se priman demasiado las últimas novedades, y era una ocasión muy buena para rescatar algún título que todavía se puede encontrar y que merecen la pena.
2004-10-22 20:46   amsbas
Beuno, como todas las listas de este tipo que se precien, siempre habrá discrepancias. Los gustos y lo que cada uno consideramos imprescindibles hacen que estas cosas siempre sean moderadamente verdad para cada uno. Hay libros que sin duda merecen estar por motivos diferentes. La Odisea como prototipo de la aventura fantástica o un Conan como inicitador de la Espada y brujería e incluso Harry Potter. Hay otros que entran con pinzas no por ser malos sino proque probablemente no son los mejores y falta uno que me ha dolido en el alma :) Alicia en el pais de la maravillas o Alicia a traves del espejo. Si no es uno de los mejores libros de fantasí escritos, que vengan loso dioses primigenios y lo vean.
No obstante es una buena recopilación de títulos
Saludetes
2004-10-22 16:42   erian

Me parece una selección muy variada y muy completa.
Gracias.
Interesante que estén libros recientes, con otros más antiguos, jeje.
A mi aun me faltan muchos por leer.

Siguiendo la recomendación de quien haya escrito la introducción, añado otro libro a la lista para que sea un poco más completa.
En mi opinión, también es fundamental: El Principito
de Antoine de Saint- Exupéry.
2004-10-22 12:56   troglo
Felicidades por vuestro trabajo.

Hay cosas muy buenas, y un par de sorpresas para mi que buscaré a partir de ahora. Hecho de menos algún español más, quizá el "Olvidado rey Gudú" de Matute. También el "Bosque Mitago" de Holdstock podría haberse metido por su originalidad. Pero en fin, es imposible contentarnos 100% a todos.

Dos cosas más: me encantó la inclusión de "Las ciudades invisibles", de Italo Calvino. Es una de las novelas más exquisitas y plenas de imaginación que he leído jamás. Esto sí que es "fantasía". Discrepo, sin embargo, en la elección de "Las armas secretas", de Julio Cortazar. Creo que no es, ni de cerca ni de lejos, un libro fantástico. Su calidad es evidente, pero no es un libro de genero, además de ser bastante difícil de leer, tratándose de un listado para principiantes.

Enhorabuena de nuevo, y un saludo.
2004-10-22 12:21   jesus
Leyendo la selección de libros, simplemente por encima, me han entrado unas ganas locas de leer todos los libros que todavía no he tenido oportunidad de disfrutar.

Aprovecho para preguntar si habeis considerado la inclusión de los libros de las "Crónicas de Thomas Covenant". Me parecen bastante atípicos e interesantes.

Saludos.
2004-10-22 10:01   OrionKnight
Una excelente seleccion de novelas. Ya se que no comento nada nuevo, pero yo quitaria alguna y anadiria otras. Aun asi creo que es una gran ayuda para iniciarse en el genero.

NOTA: Por favor, perdonad la falta de acentos y de la letra "ene" ;) . Escribo esto desde un teclado ingles.
2004-10-22 01:52   cybered
realmente muyinteresante y contructivo, gracias.
2004-10-21 08:47   Bigtwin
La selección me parece muy completa, aunque hay libros en ella que yo nunca leeré, porque no los quiero leer mas que nada. Soy de la opinión que si un libro no te engancha o no te gusta después de las 50 primeras páginas es mejor dejarlo y empezar otro, hay millones de libros como para perder el tiemo en uno que no te gusta.
2004-10-21 02:58   azulp
Aunque no coincido en los 25 (es difícil que todos estemos de acuerdo con todos los seleccionados), sí en la mayoría, y eso me ha recordado la cantidad de libros que aún tengo, ya no sólo por leer, sino por comprar... Y eso me deprime :(
Pero gracias por recordarlo, y de una forma tan completa, para que elimine dudas de lo que tenía "dudosos" para bien o para mal.
2004-10-20 22:46   DD
Despues de ver la los escogidos he quedado asomabrada: leo mas sci-fi que fantasia (solo 6 de los 25). Aunque muchos los conozco y algunos estan en la Pila.

Felicidades por el trabajo de selección. Hay alguno que yo no habria incluido, pero bueno... sobre gustos...

2004-10-20 22:46   rebif
Personalmente me parece infinitamente superior la Iliada a la Odisea, pero sobre esta clase de gustos no discutire... Esto es lo que hecho en falta:

- Si empezar en plan historico, poniendo la Odisea, como es que saltamos 2700 años hasta lord dunsany?
Teniendo en cuenta que la mayor parte de escritores de la lista son anglosajones, que cuasi todo lo que se publica es anglosajon, y cuasi todo lo que leemos es anglosajon... porque no incluir mitologia de otros panteones como el nortico? La Edda menor es un fabuloso libro para adentrarse en este mundo, y el Kalevala un gran complemento. ( Y el Silmarillion, claro, la mayor creación mitologica del hombre moderno :-P)

- Además, faltan los típicos volumenes de cuentos de gente como Poe, Hoffman, Maupassant y otros que sirven de base para los escritores del siglo XX.

- Y el mayor CRIMEN de esta lista. Que, poniendo cosas de una densidad tal como la Odisea, Borjes o Titus Groan, no sea fundamental John Crowley. Es un CRIMEN que no esté "Pequeño, Grande".

- Los "Cuentos del reino secreto" de José María Merino... y el Olvidado Rey Gudú de Ana Maria Matute? Merino en vez de Matute... de verdad?

Y en cuanto a lo que sobra:

- No recomendaria a nadie que se quisiera iniciar en la fantasia el leer nada de Cortázar (en general, no recomendaria leer nada de Cortázar, claro), un escritor que solo escrivia para su propio universo personal, inaccesible para el resto de mortales...

- Tampoco habria incluido enormes sagas todavia inconclusas como Harry Potter o Cancion de Hielo y Fuego. Además, la fundamentalidad de tales obras no se contempla con la perspectiva historica de rigor (ni la de Sapkowsky, pero al menos lo ha publicado todo).
Tim Powers, Jack Vance o Howard son escritores limitadisimos. La Dragonlance aún mas, pero supongo que se puede conservar por motivos historicos (como Neuromante en CF, vaya), y esto lo digo porque los he leido. Me parece una pena que hayan entrado estos escritores y no otros magníficos escritores del siglo XX con obras netamente fantasticas como Süskind, Bulgakov, Milorad Pavic o Russell Hoban, o fantasias de mas calidad como El Tapiz de Malacia de Brian Aldiss.

Esperaba descubrir algun escritor nuevo en esta lista, pero solo he descubierto a Jonathan Carroll, que demomento me da mucho miedo. En fin, yo soy de los que agradeceria una nueva edición de este artículo con un listado con mas coherencia interna. :-D
2004-10-20 22:38   Hidrogen
Muy buena selección.


¡Viva Peake!
2004-10-20 21:40   Korwin
El sentimiento de los comentarios, lo que llevan implícito, la mirada que hay detrás, te hacen sentir como ellos, pues todos son lectores con un verdarero mundo detrás de cada lectura. Muchos hacen recordar, otros tantos te intrigan y estimulan para leer más... pero todos tienen el sabor del buen lector, ese olor a papel antiguo que tienen los consejos dados por un librero.

Enhorabuena, lo habéis hecho muy bien.
2004-10-20 21:10   Nuitari
Yo me leido bastantes de esa lista y estoy MUY de acuerdo de que DEBEN aparecer...
No entenderia criticas en contra de las Cronicas y Leyendas de la Dragonlance, q creo q merecen ser consideradas aparte del resto de libretitos q lleban el sello dragonlance... No tienen ni punto de comparacion.
Kien mas kien menos, a cualkier edad, ha disfrutado o disfruta aun d las aventuras de Raistlin Majere y compañia...
X supuesto ha de estar la Odisea, El Señor de los Anillos y La Historia Interminable entre otros grandes clasicos... Y tb las nuevas maravillas como Cancion de Hielo y Fuego...
MUY buena la lista... hay de todo y para todos; como debe ser una buena lista d recomendaciones
2004-10-20 20:45   madeo
La verdad es que es una tarea complicada el elegir 25 libros y,aunque solo he leido 12 de los mismos,realmente hay que reconocer que su elección,a fe mía,es muy acertada, independientemente de la polémica que puedan suscitar. Un gran trabajo desde luego. Sumo mis aplausos a los de los demás.
2004-10-20 15:35   temucano
Es cierto que faltan varios que deberían estar en esta lista que actualmente no se encuentran fácilmente, como por ejemplo Dilvish de Zelazny, las Espadas de Leiber, todo Clark Aston Smith, etc..
De los conseguibles echo de menos "Viajes al otro mundo" de Lovecraft.
2004-10-20 14:41   Rhayn
Genial artículo!!!! después de leer algo así me doy cuenta de lo que me queda por leer!! jajajaja, de los 25 fundamentales apenas me he leído la mitad, ale pues a leer!
Un besico
2004-10-20 13:48   Mediorco
Realmente creo que el Retorno de los Dragones se puede leer a cualquier edad. Es como el Hobbit, uno no se cansa nunca de leerlo. Otra cosa es creas que eres demasiado serio o viejo para leerlo (no va dirigido a nadie ;-) ). Pero recordad que todos llevamos un niño dentro y siempre soñamos con aventuras en las que descubrimos que los dragones realmente existen. Un abrazo para todos, y felicidades por el articulo, me buscare algunos de los libros que poneis :-D.
2004-10-20 13:48   Ataulfo
Muy buena seleccion, muy heterogenea (como el género en sí). Da una visión general del panorama fantastico a alguien que solo conozca lo tipico (Tolkien, Potter), y además tiene libros no tan conocidos por los lectores usuales de fantasia, lo cual agradezco mucho, ya que he podido añadir a mi lista un porron de libros más para leer (¿Viviré lo suficiente para leer todos los libros que quiero?).
2004-10-20 13:24   fatty
Una muy buena selección.Siempre faltarán algunos o sobraran otros,pero en general,un acierto.Hay un par que ni sabía que existieran y ya me pongo tras ellos.
2004-10-20 12:23   db105
Interesante selección, pero que no se sabe muy bien a quién está dirigida. Los libros son tan hetereogéneos que un lector que quiera empezar con la fantasía tendrá que basarse en las descripciones para decidir cuál le puede interesar. Pero en fin, supongo que no se podía hacer de otra manera, si se quería que la lista fuera útil para todos.
2004-10-20 12:04   ERUSO
Gracias por la lista, a pesar de que he leido algunos de ellos, hay muchos que no. Ahora ya tengo unos cuantos libros que querria leer.
Como decís al principio, quedan muchos fuera, pero los que hay són una manera de iniciarse a muchos autores.
2004-10-20 11:02   DIKON
Por lo general me parece una buena lista.

Mas que nada por que por desgracia, la gente no suele tener un "sentido critico" y, O todo es genial o todo es una mierda ( por lo general, lo que ha leido él es genial y lo que no una mierda )

Por lo cual, me parece que esta lista, ha sido un trabajo. Y quizas por algun titulo insospechado, me parece buena ;)
2004-10-20 09:30   FRANZ_LOBO
Me parece una buena lista y con unos comentarios muy acertados.

Para INICIAR me parece fundamental la inclusión de libros como las Crónicas de la Dragonlance y Harry Potter. Seguro que todos los que ponen objecciones no se acuerdan de que alguna vez tuvieron 10 años. Supongo que habrá alguien que se ha iniciado con Tim Powers o la Odisea, pero...seamos realistas, entrar en Fantasía es muy sencillo, pero hay libros que son un segundo o un tercer escalón (Powers o Mervyn Peake) y otros que deberían ser el primero.
Felicidades!!!!!!
2004-10-20 09:11   Señor de la luz
Siempre he leido más CF que fantasía, de hecho sólo he leido tres de los libros que citáis, así que la lista me viene estupendamente para seleccionar mis próximas lecturas de fantasía. Muchas gracais.
2004-10-20 09:07   madmax
GEnial alguien se ha acordado de la colina de Watership :) un gran libro donde los haya.
Y genial todo el articulo le queda a uno tanto por leer :)
2004-10-20 08:52   KIRKGERSEN
¿La Odisea? :?:
¿Por que la Odisea y no el Quijote? Más aventura, más fantastico, mejor calidad literaria, a más lenguas traducidas........ Mejor quitamos la Odisea y no pongamos el Quijote.

Lo de Harry Potter, no tiene nombre. ¿De verdad pensais aconsejar a uno que quiere empezar a leer fantasia que lea Harry P. ?

Por el resto me parecen correctos, unos mejores que otros, pero todos aconsejables.
2004-10-20 07:15   vorkosigan
Enhorabuena y mis felicitaciones a todos, por la lista.

Ya que leo habitalmente poca fantasia, no se si es completa o no, pero pienso utilizarla para conocer algo mas del genero.

Aunque me parece una buena selección, pero como todas con alguna ausencia clamorosas , pero sin ellas no habria polemica, ni intercambio de opiniones...... Bueno y tambien sobra alguno.
2004-10-20 03:09   gurthang
Simplemente cojonudo. Estoy deseando que lleguen las Navidades para gastarme los cuartos en vuestras recomendaciones.

Jejejeje, me alegro de no haber leídos tantos libros de la lista como pensaba.
2004-10-20 01:23   Kveld-ulf
Fantasticas recomendaciones, enhorabuena
2004-10-20 00:54   Nemes
recoño, hay mogollon de libros que es que ni me suenan de titulo!!!! interesante...mis felicitaciones por la inclusion de Titus Groan y La Estación...dos obras que si bien pertenecen al genero de una manera no directa son de una lectura muy agradecida
2004-10-20 00:34   Ixcau

Plas, plas, plas. Y eso a pesar de que me creais un problema. Son demasiados los libros que no he leido de la selección. Me tendre que poner manos en los libros lo antes posible.
2004-10-20 00:14   yarhel
Creo que esta parte dedicada a la fantasía os ha salido redonda. Supongo que algunas elecciones o comentarios serán polémicos, pero coincido en líneas generales con la selección. La encuentro realmente variada, tanto en autores, como en temas.

Magnífico trabajo, felicidades a todos.