<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Caballeros de Viriconium
de M. John Harrison

Esta crítica ha sido leída 5549 veces



Caballeros de Viriconium,
de M. John Harrison

Título original:
The Pastel City

(1971)

Viriconium Nights

(1984)

Portada:
Alejandro Terán

Traducción:
Manuel de los Reyes

Editorial:
Bibliópolis
Bibliópolis fantástica nº 16
(Viriconium 1) (2004)


El libro en cyberdark.net

Libro disponible en la tienda de cyberdark.net Libro disponible
en la tienda de
cyberdark.net


M. John Harrison

Libros en cyberdark.net


 

 

David Quirós Nuño (Lobokell), Diciembre 2004

   Estamos en el anochecer de los tiempos, las Culturas del Atardecer han finalizado mucho tiempo atrás y la barbarie se ha alzado de nuevo. De aquellas antiguas civilizaciones los actuales pobladores de la Tierra sólo han heredado cierto número de máquinas, ruinas y residuos. Aunque, para el que sabe buscar, siempre hay algún que otro artefacto oculto fácil de poner en funcionamiento. Sin embargo la verdadera heredera fue la barbarie y, una vez más, como si se tratase de la Némesis de la raza humana, el caos gobierna el mundo. Al menos una buena parte, hasta que un hombre tuvo una visión en la cual el ser humano alcanzaba de nuevo el lugar que le correspondía. Ese hombre se rodeó de un valiente grupo de caballeros y juntos lucharon contra los bárbaros para dar una nueva oportunidad a la palabra civilización. Y de ese noble esfuerzo surgió un Imperio, cuya sede se instalaría en Viriconium, la Ciudad Pastel.

   Sin embargo todo Imperio tiene un principio y un final, y éste no va a ser diferente. Los bárbaros no siempre van a permanecer al otro lado de sus fronteras y sólo esperan el momento oportuno para atacar. Un momento cuya llegada depende básicamente de dos factores: un líder que les una y un poder que les asegure la victoria. Para desgracia de los habitantes de Viriconium dichos factores se han producido. Canna Moidart, aspirante al trono que ahora ocupa la reina Methvet y que vive consumida por el odio, ha unido bajo su mando a los crueles bárbaros, y además es la responsable de sacar a la luz a un terror originado por las Culturas del Atardecer: los geteit chemosit. La amenaza es tal que los restos de los antaño orgullosos Caballeros de Viriconium deben tomar de nuevo sus armas y liderados por el famoso tegeus-Cromis y sus variopintos acompañantes deberán encontrar la forma de detener a la odiosa Canna Moidart y sus horribles legiones.

   Caballeros de Viriconium es el primer volumen de una trilogía de corte fantástico creada por M. John Harrison. Se trata de un mundo muy peculiar, donde las espadas y armaduras comparten el protagonismo con armas de energía y aeronaves. Pues aunque el nivel tecnológico de las culturas existentes en el momento de esta narración es similar al de la Edad Media, aún se conservan muchas máquinas y objetos del pasado, y los conocimientos para manejarlos, aunque no para construirlos. Es una situación paradójica, pues cada vez que se arriesga un artefacto se corre el riesgo de perderlo para siempre. Al mismo tiempo de ella surge una nueva raza de carroñeros, aquellos que se dedican a escarbar en las ruinas del remoto pasado en busca de algún ingenio útil. Y también hay magia, una magia diferente. No se trata de magia convencional, sino más bien de una sustancia, un ambiente que influye en ciertos personajes proporcionándoles capacidades especiales. Asimismo hay ciertas tecnologías que tienen en sí mismas un halo de magia. Y siempre presente, envolviéndolo todo, como si de una densa niebla se tratara, está el Tiempo. Si, Tiempo, con mayúsculas, pues en la novela siempre está ahí, creando en ocasiones un ambiente un tanto opresivo, como agente destructor de civilizaciones o, simplemente, como un decidido cazador que inexorablemente acecha a los protagonistas, negándoles hasta el más breve respiro.

   Caballeros de Viriconium es una novela de grata lectura, a pesar de ser la primera parte. Enseguida, ya en el primer capítulo, comenzaremos a encontrar las fuentes de las cuales ha bebido el autor. Posiblemente el lector más avezado encontrará más, pero he decidido remarcar sólo dos, y sobre todo una de ellas: Michael Morcoock y Jack Vance. La obra de Morcoock es la principal fuente de inspiración. El mundo que nos describe el señor Harrison enseguida nos traerá a la mente El bastón rúnico, al heroico Dorian Hawkmoon y, cómo no, también aparece el concepto de multiverso, tan utilizado en su obra. Naturalmente hay importantes diferencias. Por ejemplo, en ambas novelas se mezclan las armas blancas con armas y vehículos de alta tecnología, y también aparecen artefactos de increíble poder. ¿Dónde radica la diferencia? Muy fácil, en Viriconium no se pueden fabricar ni tanques, ni lanzallamas, ni aeronaves....hay un stock limitado y su pérdida es irreparable. Por otro lado, los artefactos ideados por Harrison, aunque fantásticos, mantienen su carácter de alta tecnología, pues describe por encima su funcionamiento y el lector lo entiende con facilidad. Esto no ocurre así con los artefactos que tanto gustan a Morcoock, el cual siempre rodea con un aura mágica. Más que maquinaria futurista suelen parecer los clásicos objetos sacados del taller de un mago. ¿Y qué ha sacado del bueno de Vance? Pues La Tierra moribunda ¿Qué si no? Me parece difícil que se pueda leer Caballeros de Viriconium sin que surja esta comparación.

   En definitiva, una grata novela que indudablemente permitirá a muchos lectores adentrarse en un universo fantástico que atraerá sin remedio a aquellos que disfrutaron con los libros de Michael Morcoock. Además en la edición de Blibliopolis Fantástica contaremos con tres relatos ambientados en el mismo universo, un detalle que es de agradecer en una época donde algunas editoriales están cogiéndole gusto a dividir las novelas y publicarlas por partes. ¿Qué quiero decir con esto? Pues simplemente que en la edición original se publicaron cuatro volúmenes, tres con la saga y uno de relatos, y aquí veremos la saga publicada en tres novelas, repartiendo los relatos entre los tres libros. Un detalle que, sin duda alguna, nuestros bolsillos agradecerán.

 


Panorama desde el margen – Presentación de la obra de M. John Harrison, por Arturo Villarrubia.

Entrevista con M. John Harrison – por Ignacio Illarregui Gárate y Arturo Villarrubia.

Reseña de Luz – Rafael Martín

 

© 2004 David Quirós Nuño (Lobokell) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

 

2004-12-09 13:03   Varion
Tienes razón al apuntar la similitud con Moorcock y el mundo de Hawkmoon (de Jack Vance no pudo opinar al no haber leído La Tierra Moribunda). Son unos relatos altamente interesantes, por los detalles que tú resaltas (decadencia, ciencia perdida...), que están escritos con un estilo refinado y culto que lo aleja un poco de lectores demasiado jóvenes e "inexpertos". El primer relato, aunque nos presenta un protagonista poco carismático y atractivo, establece ya las características básicas de las historias de tegeus-Cromis que seguirán.

¡Espero que las dos continuaciones se publiquen pronto!