<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

 

Esta crítica ha sido
leída 8569 veces

 

La Guerra Interminable,
de Joe Haldeman

Título original:
The forever war (1974)

Editorial Edhasa, 2002

 

Ficha del libro en la cyberdark.net

Bibliografía del autor en cyberdark.net

por Lobokell, julio 2003

LA GUERRA INTERMINABLE,
de Joe Haldeman

   La guerra interminable es uno de los mejores libros que he tenido oportunidad de leer del escritor Joe Haldeman. Se trata de una novela sencilla, de fácil lectura, en el cual el escritor plantea ácidas críticas tanto a las actitudes militaristas como a los valores sociales. Haldeman juega hábilmente con la relatividad para permitirnos contemplar la evolución de la sociedad y los cambios que dicha evolución conlleva, hasta puntos críticos que rayan el más puro histerismo. ¿Cómo podríamos considerar que en la sociedad del futuro seguimos tan llenos de prejuicios como en la actualidad, solo que invirtiendo los términos? Ciertamente nos plantea un porvenir muy oscuro. Esta visión está muy alejada de las habituales visiones del futuro de la humanidad, pues siempre esperamos encontrar una cultura más avanzada y más racional, con elevados valores morales y demás. Vamos, la utopía hecha realidad. Sin embargo Haldeman nos plantea una situación opuesta, ciertamente patética, desmoralizante.

   Por otro lado tenemos la crítica militar. La guerra nunca es la solución y siempre debería ser el último recurso. Sin embargo los líderes militares del universo en el cual transcurre La guerra interminable no lo ven así, tomando como credo: "Si no sabemos que es... entonces es enemigo". Nuestro héroe por accidente, Mandela, debe participar en la guerra y enfrentarse a un enemigo invencible: el tiempo. Cada campaña en la cual participa, unos pocos años para él, le aleja irremediablemente del tiempo real. De tal forma que se convierte en un extraño al regresar a La Tierra, incapaz de adaptarse a los cambios ni siquiera en su primer regreso a casa. Y el ejército, totalmente implacable, le separa incluso del único vestigio que le queda de su pasado. Se trata de un ejército inmoral, capaz de emplear técnicas innecesarias y absurdas para conseguir su objetivo y para el cual los seres humanos no son más que un engranaje más de la maquinaria militar.

   Pero este libro no es sólo una obra de ciencia ficción. Es fácil darse cuenta de ello. Basta tan sólo con echar un vistazo a la biografía de Haldeman para comprender la naturaleza de su escepticismo, tanto frente a la sociedad como ante el militarismo. Haldeman estuvo en Vietnan, fue condecorado con el Corazón Púrpura, y conocemos la reacción de parte del pueblo americano ante dicha guerra; cómo se entrenaban a los soldados que iban a luchar y cómo fueron recibidos al volver a sus casas. En fin, es solo mi opinión. pero esa situación histórica queda reflejada en esta historia, totalmente pesimista frente a la civilización actual.

    ¿Y cuál es el medio que permite el desarrollo de la novela? La clásica paradoja Einsteniana de la relatividad. Seguro que todos recordáis la historia de los dos gemelos: uno permanece en la Tierra y el segundo viaja por el espacio a la velocidad de la luz, permaneciendo separados varios años, de manera que al regreso del astronauta, para el cual apenas han pasado más que unos pocos años pues viajaba a la velocidad de la luz, se encuentra con un anciano, su hermano gemelo. Esta teoría constituye la columna vertebral de la novela, la cual se presenta en tres partes, narrando tres periodos de la vida de Mandela.

   En fin, una novela entretenida y que no debemos perder la oportunidad de leer, y más ahora que tenemos la oportunidad de encontrarla con facilidad en las librerías, dentro de la colección Edhasa-Nebulae.

 

@2003 Lobokell para cyberdark.net
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor