<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

Este artículo ha sido leído 26240 veces

   por Iván Fernández Balbuena (cebra)


[ Crítica del retorno del Rey ] [ Peter Jackson: traidor e inconfeso... ]
[ Las dos Torres - vesión extendida ]

   Escribo estas líneas desde el frenopático de Ciempozuelos, donde mi familia y amigos me recluyeron el día 18 de diciembre de 2003. El 17 había ido al cine a ver El retorno del Rey y salí cabreado y pelín poseído. Efectivamente, el friki que me habita se hizo con las riendas de mi cerebro y decidió arreglar cuentas con cierto director barbudo, rechoncho y amante de las bermudas. Fue una pena. Ya tenía el billete para Nueva Zelanda. Pero el de la tienda de pistolas decidió llamar a la policía cuando le expliqué para qué quería aquella Magnum .357.

   El médico que me atiende ha sido muy comprensivo: me ha dejado un ejemplar de El Señor de los Anillos y me ha dado permiso para que monte un pequeño altar con una foto de Tolkien. Algunos compañeros se han quejado de que murmuro delante de ella en un galimatías extraño. Uno me preguntó si era vasco. ¡Qué panda, por Dios! Mira que no reconocer el sindarin.

   El mismo médico me ha recomendado que ponga por escrito mis pensamientos, que me servirán como terapia. ¡Terapia! ¡Ni que estuviera loco! Pero bueno, es un señor muy amable y tampoco me cuesta nada. Además, con un poco de suerte, los simpáticos chicos de Cyberdark me la cuelgan en portada y de esa forma algunas de las huestes de Mordor que se han hecho con el control del mundo se delatarán en el foro y podré identificarlas. La otra vez fue muy útil. Madre mía la cantidad de orcos, wargos y trolls que salieron. Hasta creo que había por ahí algún jinete oscuro. Pero dejemos de divagar y vayamos al grano.

1. Esta vez ni la ambientación

   En las anteriores películas reconocí que la ambientación había sido el máximo logro de Peter Jackson como director. De hecho tengo la ligera sospecha que el Ministerio de Turismo de Nueva Zelanda debió de pagarle una comisión. Era ver aquellos idílicos paisajes y entrarte ganas de irte allí de vacaciones.

   En general, esta vez ha logrado el mismo efecto. En parte porque mucho de lo que nos muestra (las llanuras de Rohan, Mordor, la Comarca) ya lo habíamos visto antes. También por aciertos innegables: los Senderos de los Muertos, Minas Morgul, el Antro de Ella-Laraña o la escalera de Cirith Ungol provocan realmente un miedo casi cerval. Pero me surgen rápidamente dos dudas que, en parte, reconozco que pueden ser subjetivas.

 

Minas Tirih
visto por Alan Lee

 

   Minas Tirith me decepcionó ampliamente. No por la estructura entre circular y espiral de la ciudad, ni su decidido aspecto defensivo, sino por cuestiones más sutiles. Primero su espectacularidad gratuita. Vale, es una ciudadela tocha, pero parece uno de los proyectos para sustituir a las Torres Gemelas. Resulta excesivamente alta y demasiado grande, y lo del espolón rocoso que la parte por la mitad me parece digno de un tebeo infantil (¿A qué arquitecto borracho se le ocurriría semejante idea?). Y luego vino un detalle la mar de curioso. Nada más ver la ciudad me asaltó una idea. Aquello me sonaba mucho, muchísimo ¡Coño! Pero si eso son arcos de medio punto, y eso bóvedas de cañón, y el palacio de Denethor es una iglesia de estilo... ¡sí, Románico! ¡La leche! Si Minas Tirith es como Santiago de Compostela en el año 1100, una ciudad Románica.

   Puede que al ultra-católico Tolkien semejante ocurrencia le hubiese gustado. Probablemente creía que los años del Románico fueron los más espléndidos de toda la historia de la humanidad, pero a mí me decepcionó bastante. Y lo hizo porque me ocurrió algo que jamás debe de pasar en una película fantástica: le vi el truco. Me esperaba algo original y novedoso, algo nunca visto como en el resto de los casos (La Comarca, Rivendel, Lothlorien), no una copia estilo Disney de una ciudad europea del siglo XII. Y encima lo de convertir a la iglesia en palacio, con todas las incongruencias arquitectónicas que ello conlleva, me pareció ya de escándalo.

   Alguno me dirá que son un exagerado, que, a fin de cuentas, Meduseld en Rohan es una copia de un palacio anglosajón. Y es cierto. Pero Tolkien hizo esto de una forma intencionada, como un homenaje a uno de los pueblos cuya literatura y lengua estudio con mayor ahínco. No hay nada parecido en la descripción que hace de Minas Tirith, la elección del Románico en vez del Gótico, el Paleocristiano o el Bizantino es un capricho de Jackson no de Dios… digo Tolkien. Pero bueno, reconozco que puede funcionar. Si uno no sabe mucho sobre el Románico (que es lo habitual) no tendría que sufrir semejante decepción.

 

Los puertos grises vistos por John Howe

 

   El otro problema son los Puertos Grises. Tolkien no los describió en su libro. Sólo habló de que estaban situados en el largo estuario de Lun, custodiados por Cirdan, y que había un barco gris esperando a Frodo, Bilbo, Gandalf y demás. Quizás por esa ausencia descriptiva tengo tendencia a pensar en dichos puertos como en un lugar modesto y sencillo. No el despliegue de lujo y edificios que Jackson se inventa y que me hacen pensar en algún muelle para cruceros de lujo diseñado por un arquitecto grandilocuente y un tanto cursi.

   Pero bueno, insisto. Es una visión más que subjetiva de las cosas, puedo estar equivocado. Eso sí, no os preocupéis que a partir de ahora ya hablaré de la verdad revelada.

2. ¡Qué elfos más guapos y tan reinonas! Sobre el físico de los personajes.

   Poco se puede decir sobre este tema que no haya comentado en mi anterior artículo. Únicamente resaltar un par de cosas obvias, aparte de lo jovencito que me sigue pareciendo Aragorn y de lo feos que son los orcos (algunos deben de ser primos lejanos del Hombre Elefante). Una es el meritorio afán de realismo. Después de semejante viaje y batalla, la mayoría de los personajes aparecen con un aspecto un tanto guarro. Barbas mal afeitadas, sudor, roña, uñas sucias,... Jackson incluso se recrea en esos aspectos con unos cuantos primeros planos marca de la casa. Hasta que aparecen los elfos y entonces la cagamos...

   Me imagino ya uno de los extras del DVD. Esa escena que no pudimos ver en la película, al final de la Batalla de los Campos de Pelennor, cuando Aragorn frunció el ceño, miró a Legolas y le hizo la "gran" pregunta ¿Cómo cojones te las apañas para, después de haber desventrado tropecientos mil orcos, parecer que vas a hacer la primera comunión? Ni una arruguita en el traje, ni un pelo descolocado (Beckham se debe de morir de envidia), ni una gotita de sudor, ni una mancha,... ¡Si hasta produce la sensación de oler bien! (Gimli, en cambio, y por la pinta que gasta, debe de apestar a mierda de troll). Desde luego este tío no es humano. Bueno, vale, no lo es pero ¿alguien me puede decir en qué parte de los libros de Tolkien se explica cómo Eru decidió crear a los elfos sin glándulas sudoríparas?

 

Arwen y su corte

 

   Y lo del aspecto julandrón clama al cielo. El elfo que le pregunta a Arwen que a donde va cuando ésta decide volver a Rivendel y no seguir hasta los Puertos Grises es el sueño húmedo de Bibi Andersen y Boris Izaguirre. Ya no es el vestidito de tul que me lleva, su aspecto de acabar de salir de la ducha y no de una caminata de varios kilómetros, o el pelito tan fashion, sino porque los del doblaje la han puesto una vocecita que válgame...

   Bueno, y ya, por ponernos pejigueros (que a eso vamos), se podría hablar de los olifantes, que siempre pensé que eran unos elefantes un tanto grandes y no los pedazo de mastodontes (y no es una metáfora, me refiero al bicho de ese nombre ya extinguido) que se saca Jackson del bolsillo ¡Virgen, qué monstruos!

3. ¡Qué carácter! Sobre la forma de ser de los personajes.

   Tristemente, todas las burradas que se hicieron al respecto en las otras películas aquí se confirman. Cualquier parecido entre la forma de ser de los personajes literarios y los fílmicos es mera coincidencia.

   Aragorn. Sigue dudando y dudando sobre si es o no el heredero de Isildur, pero lo peor no es eso. Lo peor es que se comporta como un capullo con la pobre Eowyn. En el libro el amor de ésta hacia el montaraz quedaba sutilmente insinuado. Aquí la señorita le persigue como una hembra que no ha pillado cacho en toda la noche y entra desesperada en un after hours. El bueno del Aragorn literario, como personaje bondadoso, maduro y enamorado de otra que era, no le da pie en ningún momento. El de la peli se comporta como lo que parece, un surfista en celo ¿Que la elfa se pone estrecha? Sin problema, seguro que la rubia ésta tira mazo. Y luego, con ponerle buena cara y cortar al día siguiente con la excusa de que estaba pedo y no sabía lo que hacía, solucionado. Eso en mi pueblo tiene un nombre y no es el mismo que le daríamos al rey que retorna.

 

Gandalf

 

   Gandalf. Acentúa sus dudas (¿Dudas? ¿Gandalf? Me lo repita). Y encima coge poses sacadas de la serie de Kung Fu. A los discursitos que le endosa a Pippin cada cinco minutos sólo le falta aquello de "¿Entiendes? Pequeño saltamontes".

   Saruman. Pues eso, que me lo expliquen. Tenemos un pedazo de actor, unas escenas del libro de las mejor escritas (la Voz de Saruman y el Saneamiento de la Comarca), un personaje que ha sido clave en las otras dos partes y un cabo que atar. Jackson decide que para actor bueno Elijah Wood (¡Esa figura legendaria!), que las escenas del libro serán muy chulas pero que a ver quién es el guapo que se atreve con ellas, que personaje clave clave Gollum, que además lo hace un ordenador y no se queja, y que para qué vamos a atar cabos si al cine sólo van descerebrados adolescentes que únicamente quieren ver cosas sencillitas, tías macizas y muchas hostias (o por lo menos eso dicen los de marketing).

   Galadriel. En el tercer libro apenas salía para acompañar a la comunidad del Anillo en su vuelta a casa y aprovechar el viaje para su propia marcha a los Puertos Grises. Me imagino que Cate Blanchett debe de ser uno de los mitos eróticos de Jackson porque si no no se explica esa surrealista escena en la que decide, literalmente, echarle una mano a Frodo en el antro de Ella-Laraña. La otra opción está en que el aliento del susodicho bichejo está compuesto de LSD y de ahí que el hobbit tenga semejantes alucinaciones.

   Legolas. Aparte de que cada vez parece más un clon de David Beckham por peinados, poses y demás (cosas del merchandising europeo-asiático, supongo), por lo menos deja de cagarse en los pantalones cada vez que ve un orco mosqueado. Ahora, eso sí, el chaval sigue siendo el Rambo de la Tierra Media. Viendo como maneja el arco uno se pregunta por qué fue sustituido por las armas de fuego en el sigo XVI. Si hasta puede destruir tanques, digo olifantes, de un tiro. Pero lo más sorprendente del bueno del elfo es que ha decidido imitar al superhéroe más hamletiano de la historia: Spiderman. Y si no vean la escena del olifante; o es colega del lanzarredes de traje rojo o se ve que la Ley de la Gravedad no rige igual en la Tierra Media que en la Tierra punto.

   Gimli. Definitivamente, sólo le falta ser negro para que el papel de secundario gracioso le venga como anillo al dedo.

   Merry y Pippin. O de cómo dos acojonadillos que durante todo el libro se preguntaban qué narices pintaban en aquellas batallas y cuyos triunfos eran más bien fruto de la suerte que de otra cosa, se transmutan en dos aguerridos marines dignos de patrullar por Bagdad. Inenarrable.

   Frodo y Sam. Siguen siendo totalmente diferentes a los del libro. Se acercan peligrosamente al ideal de pareja homosexual (¡Ojo! Esta idea no es mía, se la he copiado al crítico de la revista Cinemanía). Porque vamos, si lo suyo no es amor ya me contaréis qué es. Si hasta tienen una pelea de enamorados cuando surge un tercero (Gollum) a enturbiar su idílica relación. En fin, que donde el hábil inglés fue capaz de tejer un relato de fraternidad, compañerismo y lealtad, el incompetente neocelandés sólo se acerca a la novela rosa gay. Menos mal que Tolkien está muerto, porque si ve a Frodo echando a Sam y a éste yéndose le da un síncope.

   Gollum y Ella-Laraña. Una vergüenza, una…. Vale, me rindo, tenéis razón. Son lo mejor de la peli. Claro, que pensar que un par de programas informáticos lo hacen mejor que actores de carne y hueso provoca unos cuantos escalofríos por todo el cuerpo. Si Philip K. Dick estuviera vivo...

 

Elrond y Arwen

 

   Arwen. Servidor está hablando de los personajes tolkienianos frente a los Jaksonianos. Dado que éste es simplemente Jacksoniano (Tolkien sólo la menciona dos veces en su libro y nunca habla, apéndices al margen) obvio los comentarios.

   Elrond. Por el interés te quiero Andrés. Si la niña se emperra en casarse con ese pringado de humano habrá que transigir. Además parece que el tío va ganando y, oye, ser suegro de un rey aunque sea humano no es moco de pavo.

   Theoden. Se muere bien. Es lo mejor que puedo decir de él. Porque le veo algo veleta. Primero dice que a los de Gondor que les den por donde amargan los pepinos y luego, en cuanto ve una fogatita de barbacoa, se pone todo digno y dice que bueno, que vale, que si no hay más remedio,...

 

Aragorn y Eowyn

 

   Eowyn. Algo ya he hablado de ella, de esas doncellas guerreras de Rohan frías como el hielo según Tolkien pero que a Jackson le recuerdan a las participantes de Gran Hermano más cachondas, que en cuanto ven que un novio se pira de la casa se tiran como lobas a por el primer pardillo que tienen delante ¿Que Aragorn pasa de mí? Pues a echarle miradas libidinosas a Faramir en la boda, que si no me quedo para vestir santos. Y, fíjate, en el libro hubiese quedado igual de mal si no fuera por unos párrafos bastante sensibles y poéticos en los que ambos se iban enamoriscando cuando convalecían de sus heridas, pero que Jackson decidió no filmar. Bueno, más bien que filmó pero decidió dejar para el DVD, que si no cómo los va a cobrar a precio de caviar iraní.

 

Eomer

 

   Eomer. ¿Quién? ¡Ah! Sí, hombre, el tiarrón ese cuyo único papel es poner cara de estreñido, fruncir el ceño cada dos por tres y berrear mucho cada vez que le va a cortar la cabeza a alguien. No está mal. Seguro que le dan el Oscar al mejor actor secundario.

   Faramir. Pero mira que eres pringado, hijo mío. Tu padre no te hace caso y decides jugar a los kamikazes. Freud contigo tenía un filón, aunque dudo que el tolkieniano hiciese la tontería esa de cargar contra Osgiliath. Por no hablar del cambio que has pegado de una película a otra. De tener una mala baba de espanto a convertirte en una especie de ONG ambulante. Vivir para ver.

   Denethor. Éste es nuevo, así que me voy a detener un poquito más en él. Denethor versión Jackson: soy malo, malo, malo. Quiero ser rey de Gondor y no me dejan. Mi hijo favorito ha muerto y odio al otro. Todo está perdido así que paso de la peña. Muero como un perro traidor. Denethor versión Tolkien: soy orgulloso y altivo pero un buen gobernante al que mi pueblo respeta. Llevo toda mi vida luchando contra Sauron gracias a un Palantir y esa pugna me ha corrompido, convirtiéndome involuntariamente en un quintacolumnista de Mordor. La locura se ha apoderado de mí y me empuja a ser injusto con Faramir. Muero como un demente pero conservando mi dignidad y mi orgullo. Conclusión: o Jackson no sabe leer o tiene un problema con la marihuana.

4. De la trama, si se puede llamar eso a lo que Jackon perpetra

   Un mérito siempre le reconoceré al egregio Peter Jackson. Su habilidad innnata para destrozar de una forma total y absoluta las tramas que creó Tolkien. Y, lo que es peor, las intenciones de este escritor.

   En principio el tercer volumen de la saga no parecía muy difícil de adaptar. Había tres subtramas bastante lineales y sencillas. Quizás era necesario meter algo de tijera por aquello del tiempo, pero poco más. Claro que Jackson se había complicado el trabajo él solito dejando el segundo libro sin acabar. A la postre eso no fue lo peor.

   Como decía, existen básicamente tres subtramas: A) Sam, Frodo y Gollum camino del Monte del Destino. B) Pippin y Gandalf en Gondor C) Aragorn, Legolas, Gimli y los Rohirrim. Al final, poco a poco, se van uniendo en una sola.

   A) Todo va más o menos bien mientras Jackson se ciñe a Tolkien. Pero cuando decide meter alguna morcilla de su cosecha la cagada puede ser monstruosa. Bastan tres ejemplos.

 

Gollum

 

   Por alguna razón que no entiendo, Jackson decide que Sam y Frodo se tienen que pelear y que debemos de ser conscientes de lo malo que es Gollum. De ahí la absurda escena de las lembas. Absurda por múltiples razones. Gollum quiere matar a Sam (en el libro queda claro, en la peli se insinúa). Si lo aleja de Frodo pierde esa oportunidad. Asimismo Sam y Frodo son el paradigma de la amistad. No es lógico que de repente se peleen y Frodo eche a aquél que le ha seguido en sitios peores y se trague el burdo cuento de Gollum, alguien que sabe que es dueño de un corazón malvado y al que ha conocido hace unos días frente a la bondad contrastada de Sam y su amistad de años. Esto sin tener en cuenta que el Sam del libro nunca hubiese dejado a Frodo; le habría seguido a distancia como un perro fiel pero jamás se hubiese vuelto a la Comarca. Y ya, el colmo de los despropósitos. Sam encuentra las lembas y decide dar media vuelta. Que alguien me lo explique, por favor. Sam sabía perfectamente que todo era un truco de Gollum y no necesitaba ninguna prueba para convencerse ¿O es que creía que podía habérselas comido en sueños?

   Con Sam y Frodo, Tolkien quiso dibujar una amistad inquebrantable, una amistad a prueba de dudas y peligros. Quizás algo irreal o idealista pero un concepto lo suficientemente bello como para que mereciese la pena suspender nuestra credulidad durante la lectura del libro. Jackson, o no cree que la amistad sea algo tan importante o se ve incapaz de reflejar semejante idea en su obra. Resultado: se inventa un conflicto absurdo que, además, roba minutos que podrían haberse utilizado más sabiamente en otros sitios.

   Segundo ejemplo: Cirith Ungol. En el libro Sam cree que Frodo ha muerto por la picadura de Ella-Laraña, le quita el anillo y sigue el viaje. Luego descubre que no es así, que su amo sólo está dormido y que los orcos le han encerrado en la torre de Cirith Ungol. Se pone el anillo y gracias a la invisibilidad consigue entrar en la torre y liberar a su señor.

   En la película me sentí desconcertado al ver toda le escena. Jackson decide convertirla en un pequeño ejercicio de suspense. Sam nunca se pone el anillo. Probablemente porque en la versión fílmica, al hacerlo, el portador se ponía más enfermo que un bacaladero con una pasti mala, corrompiéndose en el acto. Huelga decir que semejante delirio en el libro no ocurre. De esta manera, Sam entra en la torre a pecho descubierto, se cepilla cuatro orcos por el camino (otro Rambada más marca de la casa) y rescata a Frodo. Éste le dice que ha perdido el anillo y entonces... ¡Sorpresa, sorpresa! Sam se lo saca del bolsillo y fin del cuento.

   ¡En fin! Otra tontería sin sentido fruto de sus propios errores y que paga el espectador que debe de tragarse como si fuera oro puro otro de los truños de nuestro torpe de las antípodas. Sin comentar que durante unos segundos me temí lo peor. Sauron había recuperado el anillo y al final ganaba. Sí, ya sé que suena descabellado. Pero con este hombre nunca se sabe. Igual quería hacerse el autor de culto.

   Tercer y último ejemplo. Llegada al Monte del Destino. A Frodo el anillo lo acaba de corromper y, en vez de tirarlo, se lo pone y lo reclama para sí. Gollum aparece en escena, se lo arranca de un mordisco que le amputa un dedo, entra en un frenesí de excitación por su triunfo que le hace perder el equilibrio y caer al volcán. Fin del anillo. Nos queda claro que el anillo es el mal absoluto al que nadie se puede enfrentar porque los seres humanos somos falibles por naturaleza y que su destrucción sólo puede ser fruto del azar. O sea, de la providencia divina. A fin de cuentas Frodo se niega a matar a Gollum en varias ocasiones sin tener muy claro el por qué. Es una lectura católica del desenlace del libro plenamente coherente con el pensamiento tolkieniano. Nos podrá gustar más o menos (yo personalmente estoy en las antípodas ideológicas de Tolkien), pero así lo parió el maestro.

   Jackson o es más ateo o se cree más listo que él. Por supuesto Gollum no se cae. Tiene que ser Frodo el que le tire por el barranco después de fiera lucha. Y si por lo menos también se hubiese caído él la cosa podría haber sido salvable desde el punto de vista del espíritu de la obra, que no de su fidelidad. Pero Jackson prefiere jugar a otra cosa y darnos de regalo una escena digna de Máximo riesgo (sí, aquélla de Stallone montañero) con Sam y Frodo jugando a te cojo, te caes, te cojo, te caes. El colmo de la originalidad. Total, como esa escena nunca la ha hecho nadie en toda la historia del cine...

 

Frodo y Sam

 

   Y, para acabar, no puedo dejar de mencionar una frase inenarrable de Sam cuando cree que van a morir por culpa de la erupción volcánica que sacude las entrañas del Monte del Destino. Entre lágrimas (y mira que los personajes lloran en esta película, será porque son muy, muy sensibles) se pone a recordar su hogar de la Comarca en un momento de patetismo extremo. Y cuando ya casi nos tiene a todos a punto de sacar el pañuelo suelta aquello de (y cito de memoria): "Pero lo que voy a echar de verdad de menos son las fresas con nata". ¡Hala! A tomar por saco todo el clímax. Resulta que al final, como no dejaba de repetir Gollum, Sam es una especie de zampabollos insaciable. Lo siento, pero en ese momento no pude evitar partirme de risa y, como yo, algún anónimo vecino más del cine.

   B) Conversación que, probablemente, alguien que no se había leído los libros hizo a la salida de la proyección: "Pues al Pippin casi se lo cargan con una especie de bola de fuego que el Sauron había dejado por ahí en plan mina antipersonal, y por pringado el Gandalf le castiga a pirárselas a Gondor".

   Esas cosas suelen ocurrir cuando introduces un elemento mágico en la trama sin explicar su funcionamiento. Total, si se van a comprar el DVD donde se explica todo. Claro que antes de esa perla tenemos otras de igual calado. Primero una rendición a lo políticamente correcto. Cuando la comunidad del Anillo se reúne en Isengard, los hobbits le ponen los dientes largos a Gimli enseñándole un trozo de "cerdo ahumado". En la novela lo hacían con hierba para pipa ¡Pobre Jackson! Si no saca a los personajes fumando los frikis le linchan, si hace apología del tabaco algún senador integrista de USA le intenta prohibir la peli. Así que no le queda más remedio que hacer semejante encaje de bolillos.

   No obstante lo que me resulta desconcertante es dejar un cabo sin atar dentro de la historia. Me refiero a Saruman, que desaparece misteriosamente y del que no se sabe su suerte; sólo que se queda encerrado en Isengard custodiado por Barbol. Vale, recrear la escena de la voz de Saruman debe de ser complicadísimo, pero dada la fantasía y habilidad de Jackson para sacarse de la manga soluciones ingeniosas me extraña que haya dejado pasar esta oportunidad. Con lo bien que le hubiera quedado otra peleíta entre magos estilo Matrix.

 

Gandalf y Pippin

 

   Bueno, al final tenemos a Gandalf y Pippin en Minas Tirith y empezamos a ver despropósito tras despropósito. Como Denethor es muy pero que muy malo, se niega a pedir ayuda a Rohan. Así que Pippin hace una demostración digna de Juanito Oyarzabal y trepa a lo alto de una almenara para dar la señal. La escena queda de lo más bonita; el pico tan alto y el hobbit subiendo con esfuerzo; luego esa parte tan graciosa en la que casi se quema lo piececitos, y la cara de malo que pone Denethor cuando lo ve. Precioso...

   ...y gilipollas ¿Qué pasa? ¿Que en Gondor son tan imbéciles que no se les ha ocurrido una contraseñal en caso de un error o fallo? Con las almenaras en semejantes picachos (que anda que al que le toque hacer la mili en alguno de los riscos que salen, es para cagarse en todo lo habido y por haber) un rayo en caso de tormenta seca veraniega sería de lo más típico. Digo yo que tendrían otro sistema para avisar de que ha sido un fallo (por ejemplo, repetir la señal a las dos horas). Me imagino la cara que debió poner Theoden el día aquel que se plantó en Gondor con todos sus rohirrim y Denethor le tuvo que explicar que había sido Faramir jugando con unas cerillitas; pero que tampoco era para tanto, que total, cuatro días para reunir las tropas y otros tres para llegar a toda leche pasan volando.

   En el libro la cosa se soluciona de una forma más razonable. Denethor ordena quemar las almenaras y manda una confirmación en forma de mensajero con una flecha roja, la señal tradicional de que Gondor pedía ayuda y un sistema bastante lógico para prevenir accidentes. Claro que en el libro Denethor es simplemente un orgulloso engañado no un malvado medio idiota.

 

Pippin con Denethor

 

   Y ya puestos a hacer idioteces, la fastuosa carga de los gondorianos encabezados por Faramir contra Osgiliath "porque papá me lo ha pedido para demostrarle que soy más macho que Boromir" se lleva la palma. La cosa no sólo va más allá de lo creíble en cuanto a que nadie sea capaz de ordenar semejante suicidio y encima la gente cumpla las órdenes sin rechistar, por muchos senescal que sea Denethor. Sino que desde el punto de vista militar es de una estupidez supina ¿Una carga de caballería contra las ruinas de una ciudad? A los orcos no les hacía falta ni disparar flechas, simplemente sentarse y contemplar cómo los jinetes se estrellaban cual kamikaces contra las paredes de las casas. Y, por cierto, ¡qué casualidad! El único que vuelve es Faramir, todo un detalle por parte de Sauron. Eso sí, la escena esa en la que se van superponiendo planos de Denethor zampando y los jinetes cargando queda tan, pero tan divina... Si hasta parece un director de arte y ensayo. Que forma tan sutil de plasmar la maldad del personaje.

   ¡Ah, por cierto! Todo eso es un invento Made in New Zeland. En el libro Faramir es herido por un Nazgul durante la retirada de Osgiliath, una campaña mucho más compleja de lo que cuenta la película.

   Pero claro, qué se puede esperar de alguien que no sabe ni leer un mapa. Porque en los cines Osgiliath queda muy cerquita de Gondor. Lo suficiente como para que uno vea las batallas cómodamente aposentado en las murallas de Minas Tirith. Y no los 20 kilómetros que aparecen en el mapa de Tolkien. Y puede que con lo alta que es la capital de Gondor en la peli se pueda ver más o menos las ruinas de Osgiliath, pero de eso a que toda la peña se siente en las almenas a ver el espectáculo hay un trecho. Si sólo les faltan las palomitas...

   Luego tenemos la muerte de Denethor, que no podía ser a puerta cerrada como en el libro. Demasiado discreta. Mucho mejor que se despeñe por un risco envuelto en llamas, que queda mas chulo y encima el tío se lo había buscado, por malo, malísimo. Aunque no me extraña que el tipo se suicide a lo bonzo, porque vista la tropa que tiene, una panda de pringados que se mean de miedo cada vez que ven un orco con el ceño fruncido. Y yo pensando que eran los guerreros de Minas Tirith, los que llevaban mil años haciendo guardia frente a Mordor y se dedicaban a hacer incursiones en los alrededores de Minas Morgul en sus ratos libres. Claro que tanta mujer y niño chillando es para desmoralizar a cualquiera. Si les hubieran dejado en un campamento de montaña lejos de la batalla como hicieron en el libro... Esos sí que sabían de guerras y no los aficionados de la pantalla grande.

   Menos mal que ahí tenemos a Pippin, el hobbit comando, que de ser un cobarde descerebrado se convierte en un peligroso guerrero capaz de salvarle la vida a Gandalf. Ni rastro del dubitativo personaje que se sentía ridículo disfrazado de guerrero y que se preguntaba qué narices pintaba en medio de aquella batalla.

 

Aragorn y Legolas en el Sendero de los muertos

 

   C) Esta subtrama podríamos definirla como la del tijeretazo. Había tanto que contar que mejor ir rapidito y obviando cuestiones accesorias. Así que fuera los hombres de los bosques, los montaraces del norte y los feudos gondorianos del sur (que son los que realmente tripulan los barcos de los corsarios de Umbar que captura Aragorn). Centrémonos en lo que importa: sacamos los Senderos de los Muertos porque soy un necrófilo al que le molan los fantasmas, y esos mismo fantasmas (que aterrorizan a todo el que los ve) que sean los que salgan de los barcos y den el golpe de gracia en las llanuras de Pelennor ¿Que igual también aterrorizan a los de Minas Tirith y a los jinetes de Rohan? ¿Para qué está la magia del cine? En las escenas que protagonicen los otros hacen mutis por el foro y todos contentos, como si no estuvieran.

   Pero eso sí. A Jackson le fue imposible evitar la tentación y hace de las suyas. Elrond se coge las Líneas Aéreas de la Tierra Media y se planta en Rohan en un plis plas (y la comunidad del Anillo como una pringada yendo a pata por Moria) para darle la espada de Isildur a Aragorn y meterle presión al chaval diciendo que o gana o su novia la palma (no se sabe muy bien por qué, pero se ve que queda bonito).

   Y es que ahora el medio elfo (que se ha debido de olvidar de su origen) ya acepta a su futuro yerno y está dispuesto a que se case con su niña. Y todo porque ésta ha cambiado de idea a mitad de viaje hacía los puertos grises donde ha tenido una visión que la mostraba como feliz madre. Magnífico el ejercicio de progresismo del señor Jackson ¿Puede el amor hacer renunciar a un elfo de su inmortalidad? Ni de coña. Pero ¿y la sacrosanta familia, pilar fundamental de la sociedad? ¿Y esos hijos, futuro de la Tierra Media? ¡Ah, bueno! Eso sí. Venga para casa y a parir como una coneja, que para eso nos trajo Eru al mundo. Menos mal que Tolkien era un machista retrógrado y Jackson decidió enmendarle sus excesos hoy tan incorrectos.

   En cuanto a la Batalla en sí... como tengo ese programa informático que me crea ejércitos megatochos, muchas tomas aéreas para que la cosa luzca y no se vea que los jinetes de Rohan sólo son dos filas de carne y hueso (¡Qué pena! En un par de tomas se ve que después de la segunda fila no hay nadie).

 

Rohirrim

 

   La carga de los Rohirrim muy épica y todo eso. Los arqueros que exterminaron a los que intentaban reconquistar Osgiliath desaparecen no vaya a ser que me la estropeen. Mientras, los piqueros que salían en el abismo de Helm (y que sin la ayuda mágica de Gandalf habrían hecho estragos) sustituyen sus armas de cuatro metros por jabalinas de medio metro para que los puedan pisotear a gusto.

   Para dar emoción tenemos la carga de los olifantes. ¿Qué más da que en el mundo real los caballos sin entrenar se espantasen al ver un elefante por primera vez? (que se lo cuenten a Alejandro Magno) ¡Esto es una película de Fantasía! ¡Todo vale! A jugar al escondite entre las patas de esos bicharracos y a terminar con ellos mediante flechazos ¿en la cabeza? (por lo menos eso grita Eomer, todo emocionado ante su brillante idea). Precisamente el cráneo de un elefante debe ser el hueso más grueso de todo el reino animal; hasta paran disparos de un calibre .570 (o por lo menos eso cuenta el bueno de Quatermain en sus aventuras africanas). Una flechita debe ser como tirarles palillos. Menos mal que Tolkien era un tipo leído y sabía que las flechas van contra los ojos, que de esta forma el dolor les vuelve loco y los espanta. Es lo que tiene leerse a Polibio en latín original. De hecho fue lo que hicieron sus chicos en la novela.

   En fin, con semejante táctica, no me extraña que Eomer y Theoden pierdan el 75 % de la tropa, visto los que quedan luego delante de la Puerta Negra, una hazaña que en un ejército de verdad les hubiese costado un consejo de guerra.

 

Merry y Pippin

 

   Y bueno, contemos bajas. Theoden muerto: Faramir agonizando; Eowyn y Merry destrozados después de matar al señor de los Nazgul;... Bien, aquí hace falta un rey que cure, un rey sanador como el de las profecías de Gondor, o como los reyes de la Edad Media a los que una vez al año se les traían enfermos para que curasen al ser tocados por sus regias manos. Las manos del Rey son manos que curan. De esta manera tenemos a un Aragorn que es más que un guerrero, al Rey capaz de curar a la Tierra Media de las heridas infligidas por Sauron. Con su victoria y sus poderes curativos, todo Gondor sabrá que el Rey ha vuelto.

   Pues nada, los heridos se curan sin ayuda que para eso hay Seguridad Social y a Aragorn le hacemos jefe porque sí, porque nos parece un tío muy mono. Igualmente lo de Eowyn y Merry tampoco es para tanto. Total, como si matar al Señor de los Nazgul fuese para tanto. Ahí tenemos a Merry cabalgando sin problemas hacía la Puerta Negra y Eowyn en casita, que por algo es mujer, que una cosa es que se cuele disfrazada y otra que la dejemos ir de farra ahora que la hemos pillado. Efectivamente, como ya he comentado antes, Tolkien era dechado de machismo, no como ahora que somos todos tan sensibles con la situación de la mujer...

   Lo de la Puerta Negra es más de lo mismo. Jackson decide plagiar a Shakespeare y su Enrique V en la arenga de Aragorn; ya está muerto y los derechos de autor han caducado. Los rohirrim desmontan para luchar a pie (¡Qué idea más brillante! ¡Son tan malos jinetes!). Pippin y el resucitado Merry cargan cuando todos los demás están medio muertos de miedo; esos son huevos y no los del caballo de Espartero (¿pero Pippin no perdía el sentido cuando se le caía encima un troll moribundo? Igual es el mismo que ahora está apunto de cepillarse a Aragorn). Y Sauron iluminando la escena en plan El Faro de Vigo.

   Al fin todos se vuelven a encontrar (¡ya era hora!) para vivir un agradable happy end. Aunque antes tenemos la indescriptible escena del despertar de Frodo y su gritito de "¡Gandalf!" en plan Penélope Cruz en los oscar (pero quién ha supervisado ese doblaje, por Dios). Posteriormente la boda donde serán felices y comerán perdices, con Elrond con carita de pillín diciendo: "Te he traído una sorpresa". Sí, es ella, la innombrable, Arwen, que ha venido exprofeso a pegarle un morreo a su novio de toda la vida de los que seguramente hubiesen escandalizado al puritano Tolkien. ¿Qué más da que todos sepamos que Aragorn morirá como todo humano y que Arwen vagará llena de pena por toda la Tierra Media en busca de su gente que ya no está antes de sucumbir, quizás arrepentida, de la elección que hizo? Y que lo sepamos tanto por las escenas de la segunda peli como por los apéndices del libro da lo mismo. Un final feliz es lo que quiere la gente que si no no va a al cine, que para llorar ya tiene la vida real con sus hipotecas y trabajos basura.

   Aquí se podía haber acabado el film y todos contentos. Un poco plagio del final de La Guerra de las galaxias pero hubiese quedado más o menos redondo. Pero no, Jackson tenía que jugar la baza de la fidelidad (hay que contar toda la historia) y de la sensibilidad (Frodo tiene que irse a los Puertos Grises para dejar a todo el mundo hecho polvo).

   Como consecuencia de este empeño nos mete de capón la media hora más coñazo y anticlimática de toda la historia del cine, encima un fracaso desde todos los puntos de vista. Se carga el Saneamiento de la Comarca y la posibilidad de atar el cabo suelto que es Saruman, evitando totalmente dos de las moralejas del libro: que el anillo había corrompido hasta la Comarca (aquí impoluta e inocente, la gente se sigue dedicando al cultivo de la calabaza) y que los niños que habían partido ahora han vuelto convertidos en hombres capaces de arreglar por sí mismos todos los problemas, ya que son los antaño timoratos Merry, Pippin y Sam los que encabezan la sublevación contra Saruman (bueno, Sam se casa y los otros siguen bebiendo cerveza, algo es algo).

   En cuanto a la lucha interior que desgarra a Frodo y que le lleva a abandonar la tierra Media, nada de nada. Si no te has leído el libro su marcha es tan gratuita como misteriosa.

5. ¿Por qué?

   Una de las cosas más fascinantes de los clásicos es que cada generación realiza una lectura diferente de dicho libro. La visión del Quijote en el momento de su publicación no fue la misma que en el siglo XVIII, en el XIX o en el XX. Cada época revisita este libro a su manera con su particular punto de vista, y esa lecturas (que nos muestran la riqueza del texto) no sólo son fascinantes por lo que nos explican de la obra de un autor sino, también, por su capacidad de funcionar como una ventana a esos días pasados. Leyendo lo que la gente del XIX pensaba sobre el Quijote sabremos cosas tanto del Quijote como de la forma de pensar de dichas personas.

   Me imagino que algo parecido ocurrirá en el futuro con la obra de Tolkien. Cada generación la entenderá de una forma distinta y estas mismas palabras que estoy escribiendo servirán de una forma modesta (siempre que se conserven, algo que no sé si realmente merecerá la pena hacer) para que personas de otros siglos entiendan un poco mejor la forma de pensar de, al menos, uno de los habitantes de nuestra desquiciada época.

   Lógicamente, la obra de Jackson sí que perdurará y servirá mucho mejor para ese propósito. Ahora bien ¿Qué mensaje estamos lanzando a las generaciones futuras?

   En primer lugar, un mensaje de codicia. De que somos personas capaces de pervertir cualquier obra de arte en función de unos beneficios. Hasta tal extremo hemos llegado que probablemente la trilogía de El Señor de los Anillos son las primeras películas rodadas con dos versiones: una mutilada para ser vista en los cines y otra más completa para ser distribuida en DVD y donde se aten muchos cabos sueltos como el de la muerte de Saruman, Eowyn ligándose a Faramir, etc, etc. O eso, o Jackson es más torpe como cineasta de lo que pensaba. Aunque, evidentemente, no como negociante. La pasta que ganará con las diferentes versiones de los DVD será tremenda.

 

Peter Jackson

 

   También lanzamos un mensaje de prepotencia. La idea de que un director de segunda fila (¿Cuál ha sido la obra fílmica de Jackson anterior a la trilogía?) y un grupo de guionistas de fama similar eran mucho más listos que cierto profesor de Oxford autor de un libro que ha fascinado en sólo 50 años al menos a 100 millones de personas (cifras de venta del libro) y, probablemente, a más. Lo suficientemente listos como para introducir una serie de cambios significativos en forma de escenas nuevas y trasmutaciones absolutas del espíritu de la obra. Esa prepotencia llega al extremo vergonzante de que en el DVD de Las dos torres alguno de ellos justifique los cambios basándose en los supuestos errores narrativos de Tolkien, un escritor amateur a fin de cuentas.

   Dejamos un mensaje de hipocresía y cinismo. Porque mientras la película venda, ¿a quién le importan los cambios realizados? Mucha fidelidad a la obra tolkiniana sí, pero mucha más a las cuentas bancarias. Por no hablar de todas las críticas vertidas contra la ideología que se esconde detrás de la novela. Conservadora, machista, racista, ultracatólica han sido algunas de las lindezas que se han lanzado en contra de Tolkien y que aquí, supuestamente, se han intentado corregir. Por no alargarnos veamos sólo uno de los casos. Tolkien es machista porque no hay nada más que un personaje femenino de importancia y, para más inri, en un papel secundario (se ve que el hecho de que Eowyn mate al Señor de los Nazgul es una cosa de segunda fila). ¿Solución? Metemos a un personaje nuevo cuyo comportamiento es muy parecido al de tantas y tantas protagonistas de series norteamericanas para adolescentes. Alguien que está dispuesto a renunciar a su inmortalidad (llamémoslo independencia o autonomía) ya no por amor (que era lo que defendía Tolkien en el caso de Beren y Luthien) sino por la visión de una sólida familia establecida. Claro, ante eso, el hogar y los niños... ¿quién no renuncia a todo? Efectivamente, un mensaje feminista donde los haya.

   Otro mensaje más: incoherencia o torpeza. Después de haberme visto las tres películas sigo sin tener clara hacia quién van dirigidas. ¿Hacia los fans de los libros? Entonces no se explica todos los cambios y morcillas made in Jackson que parecen diseñados para cabrearnos ¿Hacia los que no conocen los libros? Que me explique alguien entonces la obsesión por determinados detalles (como el del Palantir, las lembas, las capas élficas, etc, etc) que nunca se explican y que sólo pueden ser captados por un lector atento de los libros. Los autores de la versión filmíca o no se aclaran porque son unos incompetentes o, lo que es peor, quieren contentar a todos y, al final, no contentan a nadie.

   Y, por último, la visón que otras generaciones tendrán de nuestro concepto de diversión. Un concepto basado en el tremendismo barato y facilón. En la sorpresa vulgar y manida. Porque, enumeremos, ¿cuántas veces parece que Frodo, Aragorn o el que sea va a morir y se salva en el último segundo? ¿Cuántas escenas de peleas, carreras y persecuciones son meramente gratuitas? ¿Cuál fue la base de toda la publicidad de las dos últimas películas? ¿No se repitió en ambas hasta la saciedad la frase: la batalla más larga de toda la historia? ¿Es que El Señor de los Anillos es sólo eso, una vulgar película de batallas, guerras y peleas?

   En fin, por acabar, porque me temo que estoy pasando del humor a la amargura y esa no era mi intención original. Una última súplica. Por favor, que nadie intente adaptar El Hobbit o me veré obligado, parafraseando a Manuel Vincent, a gritar: ¡Quita tus sucias manos de Tolkien!

Posdata

   El médico me ha dicho que me he puesto demasiado tremendo, que como siga con esa actitud me voy a pasar más tiempo aquí que Gollum en las cavernas de las Montañas Nubladas. Así que un último toque de optimismo. Realmente no podemos quejarnos porque haya sido Peter Jackson el encargado de la adaptación. Siempre podría haber sido mucho peor. Se lo podrían haber encargado a Disney… ¿Os lo imagináis? Gimli y Legolas cantando a dúo un hit escrito por Elton John titulado "Siempre seremos amigos, aunque un enano y un elfo sean como el calor y el frío", mientras escabechinan orcos en los Campos de Pelennor y el resto de la comunidad le hace los coros. Cuando lo pienso doy gracias al cielo, perdón, a Hollywood por nuestra suerte.

    ¿Es Peter Jackson un traidor? - Artículo donde, con humor, se repasaba la fidelidad de las dos primeras adaptaciones de El Señor de los Anillos realizadas por Peter Jackson.

 

© 2004 Iván Fernández Balbuena (cebra) para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2004-12-26 02:14   Cuthbert Allgood
Glorioso artículo.

No creo necesario decir más...
2004-04-16 21:03   grodrigu
Sin el animo de ofender a alguien con mis comentarios,
puedo decir que SIEMPRE en una pelicula basada en libro, lo que veremos es la adaptación, de lo que le gustó o lo que más puede vender según el Director/Adaptador/Productor. Es como si le platicas la trama a alguien que no lo ha leido, habrá partes que le darás mayor peso, otras que omitirás y hasta algunas que lo cambiarás a tu gusto.

Respecto al director, la verdad no es de primer nivel, la pelicula importante antes de estas, que por ahí mencionan que dirigió es solo una; pero creo que fue preferible él, que alguien más "bueno" ya que o le pondría más efectos y nada de historia o sería una adaptación libre
2004-04-10 18:22   InTry Nereia

Yo tarde como siempre, pero como dicen mejor tarde que nunca. Muy buena la critica, excelente la forma en que escribís, por cierto muy graciosa (hace mucho que no me reía así) y bien fundamentada.
Bueno, para empezar, me quieren decir con que derecho se ponen a criticar una critica (válgame la redundancia) sin haberla leído!!!!!! Eso es de terror.... y para colmo critican cosas que no se dicen. En todo momento se nota que Cebra no reniega tanto de la fidelidad, sino de los ilógicos que aparecen en la peli de pura gana.
Yo por mi parte estoy de acuerdo en la gran mayoría de las cosas, la tercera película me decepciono, no sé si fue porque la vi en un cine que lo único que tiene de eso es el nombre o porque en realidad era terrible, pero el final...ay!!!!, cualquier cosa.... dejo mucho que desear, y que no me venga el director a decir que quiso ser fiel en esa parte....
La “amistad” entre Frodo y Sam, como se pinta a Arwen, como se descalifica a Eowin y a Merry, entre otras... al diablo se fueron los personajes y todos sus dilemas....
Pero a pesar de esto, y otras cosas que se nombran anteriormente, tengo que decir que fue una de las mejores adaptaciones de libros que vi hasta ahora. A los que no leyeron el libro les gusto (a la gran mayoría), y admito que es estúpido pensar que la peli iba a conformar a todos.
Los paisajes son espectaculares y la ambientación ni hablar, pero sin esos detalles tan tontos y evitables hubiera mejorado mucho.
En fin, estoy de acuerdo con vos Cebra, no tanto por lo de traidor, sino por lo de inconfeso.
p.d: Arreglar a Tolkien????? Date la libertad de cambiar lo que quieras, pero no digas semejante barbaridad!!!!!!!!!!!
2004-03-26 03:03   irenale
Hombre, Cebra.... decir que cuál es la obra fílmica de Jackson antes de esta trilogía... Este muchacho ya tenía nombre aunque sólo fuera con "Criaturas Celestiales" (aich, perdon!! no había caído en que eso no es de Tolkien.... ;) )

Dicho sea de paso, toda la trilogía me parece magnífica (exceptuando el mega-epílogo babosín que estropea bastante el conjunto, eso es cierto) y tamaño destrozo de una película basándolo casi únicamente en aspectos relacionados con su fidelidad al libro, pues no sé... pero no me parece una crítica sólida.

Eso sí, aun sin estar de acuerdo en casi nada, me he reído como hacía siglos (Todavía estoy con los kleenex :D :D ). Eres la leshe...
2004-03-26 00:13   IÑAKI BAHON
Elizabetha, ¿un director novato?
Te gusten o no, el Sr. Jackson había dirigido ya varias películas, y, por ejemplo, estuvo nominado al Oscar por su guión para "Criaturas celestiales", la cual también dirigió, por la cual obtuvo varios y prestigiosos premios.

A ver si leemos algo más que a Tolkien..

Un saludo
2004-03-25 07:20   Elizabetha
Magnifico, me reí mucho aunque algunas cositas sean muy dichas a la española a la final se entiende el significado, excelente crítica creo que has leido el pensamiento de todos o quizás como fan no hay otra forma de ver las cosas por eso has hablado por todos

Es inevitable que los libros adaptados a la pantalla sean mutilados y no se les dé el mismo sentido en pantalla que en la lectura (sino fíjense en la verguenza en la que terminó lestat, el vampiro y la reina de los condenados juntos cuando debió ser magnifico, pero claro eso no vende)

¿ Y qué esperaban ? un director novato y egocentrista trastornado, actores algunos inexpertos y mediocres, millones de por medio invertidos y con vistas a ganar el triple (maldición, y lo hicieron), la única forma de haber esperado una adaptación digna de tal obra era habersela dado a un director con mas talento y responsabilidad y sin tanta inversión de por medio que sólo justifique ganar dinero

Tranquilos "Siempre tendremos a Tolkien" yo me robo esta frase de pelicula para finalizar que ya me extendi demasiado
2004-03-22 20:28   Curufinwe
¡YA ERA HORA! No te imaginas, cebra, el tiempo que he estado esperandoa esta opinión. Incluso me he registrado en la web tan solo para postear sobre ella :D

Como fanático de rigor que soy de Tolkien, me ha encantado que le pusieras los puntos sobre las íes a la película de Jackson. Estoy de acuerdo con este artículo al 100%, aunque te has dejado un par de detalles que a mi parecer son importantes....

El primer detalle es la escena donde Gandalf y Pippin van al encuentro de Denethor, nada más llegar a Minas Tirith. En el libro, Pippin, exacerbado por el amor y admiración que sentía por Boromir, ofrece a Denethor sus servicios como hombre de Gondor. Entrega, la cual, Gandalf aprueba sin miramientos, porque, según sus palabras en el libro, "un acto generoso no debe de ser reprimido por fríos consejos". No obstante, Jackson prefirió mantener la fama de botarate estúpido de Pippin, y cuando este va a hacer su proclama, Gandalf pone cara de "pufff..ya está este paleto de pueblo haciendo de las suyas otra vez", y le corrige a base de bastonazo limpio (no vaya a ser que la gente aprenda lo que es la nobleza de espíritu y la entrega..). Quizás por eso mismo más tarde, en la escena del balcón, Gandalf reconfirma su actitud jactándose de Pippin y riéndose de él (en su cara), justo antes de que Pippin se lanzara a su regazo cuando el señor de los Nazgûl asustó a la mitad de la Tierra Media con un cuesco tamaño XXXL y color verde maligno....en fin, un espectáculo dantesco.

Curiosamente, la somanta de palos es el mismo correctivo que utiliza Gandalf con todo el mundo, ya sean hobbits, orcos......o senescales de Gondor derrotados por el poder del Enemigo (no, si ya decía yo que este Gandalf tiene complejo de Sole....(la de "7 vidas"))

Otro detalle (esta vez estético) que percibí en ambas películas (Las dos torres y El retorno del rey) fué el aspecto de los habitantes de Edoras y Minas Tirith. Pensemos durante un segundo....TODOS los hombres de Rohan eran, en palabras del mismo Tolkien, "Hombres de elevada estatura, y mujeres hermosas, valientes todos por igual, fuertes, de cabellos dorados y ojos brillantes. Nos recuerdan la juventud de los Hombres, como eran en los Tiempos Antíguos....(Las dos torres, Libro Cuarto, "Una ventana al Oeste"). No obstante, Jackson prefiere mostrar a hombres y mujeres mayoritariamente ancianos, aterrorizados, lloricas, con aspecto demacrado, y con unos atavios negros propios de los EE.UU en la época de la quema de brujas.. Y los habitantes de Minas Tirith no merecen una opinión mejor...(ni peor, por lo que se ve, Jackson hizo un perfecto copy&paste en ese aspecto...)

En fin, aparte de este par de detalles que observé que no estaban en tu crítica, no tengo nada más que objetar (en principio, en cuanto consiga la película y la vuelva a ver, quizás encuentre bastante más....)
2004-03-19 22:08   ce3peyo
Gracias, gracias...por fin alguien le saca los colores a esta peli. ¿Porque diantres le gusta tanto a todo el mundo? He leido que es un efecto psicologico: porque es la ultima, cuenta el final y eso siempre engancha. Me da igual. ¿Porque a todo el mundo le gusta tanto la batalla? ¡Es una mierda! Todo es copy-paste sin sentido en ese estilo actual de rodar batallas que consiste en montones de planos cortos y rapidos en los que no se entiende nada. ¡Y venga una fantasmada detras de otra!

En cuanto a la naturaleza de la relacion entre Sam y Frodo: ¿Que decir de la de Merry y Pippin, todavia mas clara y con alguas frases inenarrables, inconmensurables e inolvidables?

Por ultimo, gracias, gracias por mencionar lo de la iglesia romanica. Yo incluso concretaria mas: estilo carolingio. (esos arcos con dovelas en dos colores...). Con tantos recursos tecnicos ya podian haber hecho menos muñequitos en las batallas (sobran la mitad) y haber quitado esa torre campanario tan "discreta".

Un saludo

Inmita
2004-02-28 01:22   Kyra
Prácticamente has puesto en palabras toda la gama de sensaciones que revolotean en mi interior desde que vi "Las Dos Torres": confusión, cabreo, desidia, incredulidad, y sobre todo, supino aburrimiento. Vale que llevar la novela al cine ha tenido que suponer un reto, vale que el propio Tolkien se hece a veces un tanto tostón, vale que hacer adaptaciones implica precisamente descodificar la obra original y remodelarla con toda la libertad que te plazca, etc. Pero, ¿de verdad el trabajo de Jackson merece tanta ovación? ¿No es más bien un cúmulo de despropósitos que rezuman grandilocuencia y ursilería barata? Mira que tampoco es que yo sea una gran admiradora de Tolkien. De hecho, amante como soy de la literatura fantástica, "El Señor d los Anillos" me dejó bastante fría en determinados momentos. Pero, oye, que el libro me gustó, la historia me encantó, y la evolución de los personajes me conmovió profundamente. Sin embargo, Jackson se carga todo lo bueno que podía haber en ella, y lo que añade de su propia cosecha a mí me produce hilaridad y tedio. (¡Esa escena de "Las Dos Torres" donde Aragorn recuerda en sueños sus momentos de romanticismo con la pesada de Arwen!) En fin que me dio mucha pena que las películas no desperan en mí prácticamente ninguna emoción. Ni siquiera las famosas escenas de batalla (se me hicieron progresivamente más y más artificiales) ni la espectacularidad de los paisajes (con la salvedad de la primera peli, que combinado con la canción de Enya, hace que algo sí se te encienda en el corazoncito), que sólo alargaban los minutos que me sparaban de la salida del cine...

Resumiendo, desde mi punto de vista, las pelis de Jackson son una decepción. Y le van a dar el óscar!!! Dios mío, estos yankis...
2004-02-23 10:05   esquelario

Creo que confundes peligrosamente el lenguaje cinematográfico con el literario.
Jackson ha cometido errores al filmar la película, es cierto, pero ésta no ha sido ni mucho menos el despropósito que aquí se expone. No parece que te hayas parado a pensar en la dificultad de adaptar un libro al cine y en los problemas y quebraderos de cabeza que una obra como ESDLA añade (para empezar, por su extensión y amplia galería de personajes), así como tampoco en que la imagen que creamos cuando leemos un libro no tiene por qué ser la misma que la que se crea el director. Y, mucho menos, la que puede llevar a pantalla.
Supongo que es mucho más sencillo despotricar ante todo.
2004-02-21 04:46   arkoceronte
Bueno, si hubiese algo de inteligencia y sutileza en esta crítica, se le podría calificar como irónica.
Pero la ironía es un apelativo que se gana con talento y argumentación sólida antes que con gratuidad, autocomplacencia y grosería.
Peter Jackson podría haber despedazado, descuartizado, fagocitado y regurgitado la historia original y todavía no habría ningún argumento para calificar su trabajo como bueno o malo.
Todo este alud de pestilencia argumental que amablemente nos regala esta crítica se basa en el principio de que la fidelidad es el único valor o cualidad al que puede aspirar una obra que se traspasa al cine, cosa de la cual se habrían reído a carcajadas Kubrick, Welles o el gran Kurosawa, que no trepidó en adaptar –y corregir- al mismísimo Shakespeare. Para qué vamos a hablar de Fellini, Antonioni o Pasolini, quienes adaptaron clásicos como el satiricon o decameron con la más absoluta libertad, filmando lo que ellos rescataron del original, no necesariamente lo que el público querría ver.
Pero, a falta de un psicoanalista a mano o una terapia de grupo eficiente, el autor de esta “crítica razonada” nos regala una soez pizca de lo más selecto de sus residuos digestivos, para el impúdico –e insano- goce de sus lectores.
Huelga decir que esta apología de la mediocridad artística no sólo es patética, sino famélica –a pesar de su vacua longitud- en comparación con la solidez de la obra analizada. Mas allá de abiertamente ignorante al momento de vislumbrar recursos básicos del lenguaje cinematográfico, como la economía narrativa y la elípsis. (Sin contar el hecho de no tener idea que PJ ya había producido una pequeña obra maestra de sutileza e inteligencia narrativa como “criaturas celestiales”)
¿Es mucho pedir que un autoproclamado crítico de cine sepa algo de cine?
2004-02-20 23:16   Ahskar
Un comentario solo, sobre la opinionde minas Tirith. Si has leido las descripciones de Tolkien, y has visto los bocetos, y dibujos y planos que vienen en el atlas de la tierra media: minas tirith tiene exactamente ese espolon de roca. Ademas de ser una ciudad realmente grande, y de gran altura. Me parece que Minas Tirith esta muy bien ambientada.
2004-02-20 19:13   Athor
La verdad que me he reido muchisimo y disfrute mucho leyendo el articulo.
Hay muchas cosas con las que estoy completamente de acuerdo: el final horriblemente largo y lento, Legolas y su aspecto de "siempre listo" (aunque se lleve todos mis suspiros ;) ), los elfos que aparecen siempre y en todos lados, Elrond viajando a la velocidad de la luz para llegar a tiempo al campamento de los Rohirim, la denigrante adaptacion de Denethor (casi vomito las palomitas cuando mostraban la escena en la que comia), y una largo y lamentable etcetera.

Sin embargo puedo aceptar que como pelicula es buena. Puedo criticar a Jackson por creerse preparado para emprender semejante tarea (de hecho, lo hago), pero si lo decidio y lo hizo como lo hizo, puedo decir que lo hizo bien, de forma que el resultado sea una buena pelicula. Y casi lo logro. Lastima ese afan de querer contentar a todos (espectadores "ateos" :mrgreen: y firikis por igual) y le haya salido mal. Por ejemplo con la Palantir, las lembas, las capas, todo para que yo (y los demas frikis) digamos: ah! menos mal que se acordo de eso, y los demas pregunten por que una capa puede pasar por una piedra y que tienen las Lembas de especial... de hecho... que son las lembas??

En resumen Jackson hizo una "buena" pelicula, muy mejorable, pero bueno.... espero que con el Hobbit le vaya mejor (parece mas facil de adaptar, pero no confio en lo que le hara a Bilbo... :roll: )
2004-02-18 18:14   beriaj
El artículo es entretenido y por momentos realmente gracioso, aunque sí da pie para controversias dada la subjetividad y nivel de intolerancia que cada quien maneje. Aunque es muy completo, comentaré unas pocas cositas:

- Respecto al asunto del doblaje, ¡vaya problema que tienen los españoles! En latinoamerica las películas en idioma extranjero suelen ser subtituladas...
- Estoy de acuerdo con la descarada metamorfosis de varios personajes, no tanto por la violación a la versión literaria, sino porque empeoraron (se vieron más estúpidos, menos "definidos", alguos idealizados, otros deformados).
- Por otro lado, no estoy de acuerdo con la comparación de libro y película (personalmente, creo que la trilogía literariamente es mediocre, mientras la película, muy a pesar de sus fallos y su inconsistencia entre una y otra, es de gran factura).
2004-02-18 14:58   RAGNAR
Yo siempre digo lo mismo... "¿Tú lo harías mejor? Pues entonces cállate" (referido a mi, no al autor del artículo, claro, faltaría más ;) )

El caso es que, como adaptación, está muy lograda. Eso sí, pensar que la gente va a tomar como obra de culto la peli antes que el libro... no sé, no me lo parece. Y, si lo hacen, ellos sabrán, pobrecillos.

Además, no es una adaptación: es un producto de márketing. Me hubiese gustado ver la cara de los productores cuando Jackson les soltase: "No, si yo lo que quiero es rodar una trilogía fiel al libro, con 20 horas de metraje para cada parte y diez años de rodaje" :D

Me juego cualquier cosa que ésa era la intención del director en un principio. Pero ya se sabe, el mercado es el mercado...

Resumiendo: a mi me gusta, así como me gustan las versiones heavies de música clásica. No son iguales (salvo en las notas), pero cada una refleja el punto de vista del compositor y su modo de ver la pieza.

Y esa es la clave: el modo que tiene Peter Jackson de ver el libro, una interpretación personal, no la adaptación definitiva ni "la versión fílmica de un libro".

Si te lo tomas como es, no te decepciona en absoluto...
2004-02-18 02:45   Ataulfo
No se porque la gente se molesta en leer estas tonterias. el señor Cebra es tan objetivo como una cebolla, y se dedica a ver sólo el lado malo de las cosas, prefiero no leer este articulo antes de que se me contamine el gusto con ideas de mente obtusa.
El libro es precioso, y creo que tiene una gran cantidad de niveles de lectura y riqueza estilistica, la pelicula es algo distinto, y sabe recoger la parte mas importante de las virtudes del libro y llevarlas a pantalla, francamente dudo que ninguno de los que tanto la critica hubiera ideado un guion que funcionara en el cine (eso no cuenta adaptar el libro linea a linea), por lo demas podeis seguir rasgandoos las vestiduras con lo malo que es peter jackson, yo disfrutare con las extendidas mientras que vosotros os amargais con pensamientos negativos. A vuestra salud.
2004-02-18 00:28   Cyram
A ver... ¿como decirlo?.
Soy una fan de Tolkien, pero he de reconocer que también soy una fan de las películas de ESDLA. Pero básicamente por dos cosas.
1. El libro es el libro
2. La película trata de adaptarse a lo que es una historia i-n-m-e-n-s-a como para poderla realizar en una película y a la vez no aburrir a la gente que no se había leído el libro.

Considero que weno... el artículo no ha estado mal porque pese a ser fan de las dos cosas, como ya he dicho, me he reído leyéndolo. Sin embargo considero que hay cosas que están un poco.... no sé... salidas de tono. No en especial por nada, sino por el ambiente en general del artículo.

Hay que plantearse que no se podía esperar para nada igualar la calidad del libro. Como bien se dice, es mejor leerse el libro que la película, además en cualquier obra. Creo que ha hecho una gran obra de arte, si señor, y digo arte con la película porque podría haberla pifiado en muchas cosas que le han dado por un lado, un cierto ambiente a la película junto con la banda sonora y otro tipo de ambiente más... le ha conseguido dar un toque de magia, y porque considero que los escenarios están muy currados, los vestidos y algunas cosas mas. Creo que las películas están muy bien hechas, sin ánimo de incitar a nadie a la rebelión. :mrgreen:

Sin embargo también he de admitir que la secuencia de escenas (Que creo que mas bien lo hizo por los frikis que no por la gente que quería distraerse con la peli y punto) le quitan bastante entusiasmo al final y que ese gritito medio mongólico de frodo, ese "Gandalf" uuuuuuf... hecha para atrás haciendo que el cine entero estallara en carcajadas... ¡Hay que tener un sano punto intermedioooo! jeje.
2004-02-17 16:21   db105
Iván: Cuando entré en esta página y vi lo largo que era el artículo pensé: "a ver qué rollo macabeo nos suelta éste" ... y al final se me ha hecho corto, de lo bien que me lo he pasado leyéndolo. Lo que me he llegado a reír :lol:

La mezcla de crítica en serio, crítica en broma, humor y mala leche funciona a la perfección. me quito el sombrero ante este pedazo de artículo... :grin:
2004-02-17 11:26   zarox
Es divertido e incluso fascinante encontrase mentes tan dotadas de ocio y vanalismo, que sucumben a una
arrogancia prepuber y a una actitud circense.Lo siento querido Cebra pero como cosejo, te diré que vuevas a leerte los libros y luego vuelve a leerte el atículo, así puede que té resúlten más divertidas tus erratas que las de P.J.El que hayas visionado la trilogía entera me confirma Tú ego pervertido y és por ende un alarde inaudito de predisposición al aburrimiento. Con lo cual, creo, que la terapia que debieras seguir, es una en la cual no te autoinflingieras daño y la cual té reconduciera a aprovechar tanta bastedad de ocio del que seguramente dispones, tal vez te dieras cuenta así que los Reyes Magos de Oriente no existen, que Tolkien no es Dios y que P.J solo ha hecho una película de fantasía y que por mucho que te duela, los personajes del libro són tan planos como en las películas.Podría poner muchos ejemplos de esto y nos descojonariamos todos, pero no me sobra tanto tiempo como a ti. Creo que aún te falta ver mucho cine amigo.
Sín maldad
2004-02-17 01:20   Aerys
Yo creo que te has pasado un poco con la pelicula, tampoco es para ponerse asi hombre.
Tiene muchos fallos, esta mal contada, faltan muchos detalles pero que se le va a hacer, esto es cine y punto.
Tambien ahi que tener en cuenta que la pelicula esta basada en el libro, no es una copia literal del mismo.

Saludos.
2004-02-17 00:04   Luis G. Prado
Olé, Iván. Es muy fácil descartar las críticas de los que hemos quedado insatisfechos con las elecciones dramáticas de Jackson como propias de "fanáticos del libro", cuando en realidad se trata de ser fieles a una historia; una historia cualquiera, que esté bien contada. Tu artículo lo deja muy claro, subrayando pasajes de la película donde los añadidos de Jackson van contra el propio fluir de la historia que intenta contar. Y sí, me temo que la razón (aparte del esfuerzo por acercar cualquier historia a la "historia única americana", que diría Harrison) es pura soberbia.
2004-02-16 21:41   Galadriel*
¿Meterle un tiro a PJ? ¿Estáis locos?

Un verdadero friki, en las largas noches de insomnio provocadas por esa pérfida trilogía, concebiría un plan más retorcido...

Espero que los de CSI Nueva Zelanda no sepan descifrar mi firma en tengwar grabada en el arma del delito (me quería comprar una copia de Glamdring, pero al final he optado por el clásico "cuchillo jamonero+punzón+paciencia").


Fuera coñas, cebra, gracias.
No puedo decir que esté de acuerdo con todo lo que dices, pero al menos me siento reconfortada y reflejada en lo más importante.
Lo que de verdad molesta es la traición inconfesa.
¿Que el señor Jackson quiere ganar dinero? Estupendo.
¿Que el señor Jackson quiere realizarse como artista dando SU versión sobre una historia casi universal? Fantástico!

Pero que se atreva a decir que ha hecho una adaptación fiel de ESDLA, y que encima los cambios que añade son para subsanar las torpezas narrativas de Tolkien... me revuelve las tripas.
Y que haya gente que se lo crea... ya es de risa.

En fin, será que soy una friki irredimible. Qué se le va a hacer.

P.D. ¿Sois más partidarios del degüello o de destripar a saco, directamente?
2004-02-16 20:43   Fredan
Me encantó el artículo :) Estoy al 100% de acuerdo contigo.

Por cierto, ya que somos quisquillosos:
"Y Sauron iluminando la escena en plan El Faro de Vigo" ... el Faro de Alejandría, vale, pero el de Vigo es un periódico no un faro de verdad (en Vigo no hay ningún faro significativo, los que hay son como los de cualquier otra ciudad costera)

Saludos
2004-02-16 20:12   Starhawk
Ay madre lo que me he reido... gracias cebra, hijo, que buen rato me has dado...

Y completamente de acuerdo, con lo bien que pintaba la primera película, que algo sacaba los pies,pero sin cantar mucho ydespués fue de mal en peor y al final, en esta, me pasé todo el rato mirando el reloj.

Desde el punto de vista militar es deprimente, y la imagen de Denethor engullendo de mala manera, ridícula a más no poder. Lo de Sam y Frodo, penoso... En fin, que tampoco me ha gustado. No me importaría que hubiera reinterpretado el libro de Tolkien, que lo hubiera hecho caminar en otro sentido, pero hacer esto, que no es nada, salvo malo... penoso, decididamente penoso.

En fin, que le vamos a hacer.

Un abrazo cebra. Y yo de tí pedía protección policial ;)

Ah, otra cosa. Lo digo para los que dejen sus opiniones. Si no estais de acuerdo estupendo, si no os ha gustado también, pero espero que no haya insultos o entraré a saco borrando.

No es porque esté de acuerdo con él, es que calentar esto no servirá de nada. Vale que dejeis expresado vuestro desacuerdo, pero hacedlo correctamente. Creo que hay otras críticas, si ésta no os gusta con no leerla, marchando. Pero ponerse aquí a liarla sería absurdo. Así que con calma.

Por favor.

2004-02-16 17:50   Borraska
Bueno, ojalá que te quedes en el manicomio una buena temporada, y a ver si te prohíben usar lápiz, papel, máquina de escribir y computador (todavía te queda la solución de Sade), para que dejes de escribir tanta burrada.
Pero sobre gustos, ya se sabe...
La película (laS películaS) me fascinaron, y si te parecen largas y aburridas, deberías tratar de leer tu artículo.
Saludos.
2004-02-16 17:27   iarsang
jejeje, la verdad es que me he reído bastante leyendo el artículo. Eso sí, no estoy de acuerdo con él. A mí las películas me han parecido un gran espectáculo y una más que digna adaptación (aunque también tengo críticas para algunos detalles).

Por cierto, lo del espolón rocos que parte por la ciudad Minas Tirith que yo sepa lo describió así Tolkien no? ;)

Y en el artículo de Las Dos Torres recuerdo que también se incluyó una (magnífica) defensa de la película por parte de Nemes así que no todo son críticas a la trilogía.
2004-02-16 16:39   Sargeras
No deja de pasar por mi cabeza la posibilidad de la película hecha por Disney, que risas.
2004-02-16 14:23   Canalla
jejejejeje...enhorabuena por tu comentario, no puedo estar más de acuerdo contigo...

Yo creo que en el fondo, P.Jackson ha hecho las películas deliberadamente asi para que podamos echar tan buenos ratos carcajeándonos a gusto...(ni Beni Hill, lo habría hecho mejor...)
Hay dos detalles que no puedo resistirme a comentar:

-El que la pista de aterrizaje que hay frente al palacio del senescal de gongor. ¿¿¿para qué otra cosa puede servir sino para que el senescal en llamas tras una carrera de 50 metros (y algún que otro incauto asistente al bodorrio real, debido a empujones y codazos varios) se precipiten espectacularmente al vacío por el único hueco de toda la barandilla perimetral??? (lástima de escena de Titanic que no se hubiera rodado allá...)

-Y en la batalla contra los olifantes otra genial estratagema; que consiste en derribar al jinete, con la fuerza justa, procurando que quede colgado a modo de pendiente de la oreja (sirven ambas) del paquidermo, para que este irremediablemente se escore hacia el lado sobrecargado y cual bola de billar impacte contra algún compañero que pase por alli.
2004-02-16 02:30   ericz
Me parece una crítica hecha con mala fe; sobre todo porque demuestra no recordar correctamente los libros.

Hoy la ví. Es una excelente y grandiosa película que se pasa en un suspiro. Lamento que no haya tenido valor para hacerla de varias horas más porque todo lo que faltó no entraba por cuestión de tiempo no de maldad neocelandesa.
2004-02-16 02:02   gurthang
Jajajajajajajajaja. ¡¡Joder, he llorado de la risa!! Magnífico Cebra. Pese a ser bastante largo, se me ha hecho cortísimo (me ocurre igual con todo lo que escribes). Gracias por brindarnos este artículo, tío ;)

(Ahora prepárate que los fans de la peli se te van a lanzar al cuello :mrgreen: )

Un saludo.
2004-02-16 00:50   witiza
Yo lo que más odio de la película es que a pesar de todo lo que tiene que hacer Sam: aguantar al llorica de Frodo, salvarlo de los orcos en la torre, hacer la comida todo el viaje, quitarse de encima a Gollum cuando quiere matarlo, subir a rastras a Frodo a la montaña.. y prodría seguir; al final de la película parece que el héroe, el que ha hecho algo, es Frodo. ¡Coño! Pero si el tipo lo unico que hace en todo el viaje es quejarse y lloriquear. Yo creía que en el libro Tolkien nos quería mostrar que hasta el más humilde de todos puede, con firmeza y esfuerzo, conseguir grandes azañas; a pesar de estar siempre expuestos de caer en la tentación del mal (el anillo).
2004-02-16 00:26   loki88
Sólo un breve comentario: No se necesita tanta palabrería para acabar diciendo que la película es la película y el libro es el libro. Por su supuesto que son diferente: el lenguaje cinematográfico y el literario (y más el estilo de Tolkien) son muy distintos.
No comprendo ese afan por querer que la película sea un calco del libro. La película debe ser analizada por lo que es en si misma, como cualquier otra, y no en función de la que teníamos imaginada, que en muchos casos sería imposible de realizar.
2004-02-16 00:08   Kveld-ulf
ja,ja...asi se hace, cebra
2004-02-15 23:35   Elizabettha
Ni siquiera me he molestado en leer el artículo, porque ya sé que es más de lo mismo, más de la típica crítica hiperdestructiva de fan fatal de Tolkien.

Simplemente un comentario sobre los especiales de El Señor de los Anillos: ya que en el de Las Dos Torres se incluyó otra retahíla de quejas incendiarias contra Peter Jackson, me parece que lo suyo hubiera sido incluir en ésta un artículo que reconociese los méritos de Peter Jackson. Y ya de paso, para decir lo injusto (por no decir otras palabras más fuertes) que es insultar personalmente a un artista porque su obra no se adapte como un guante a nuestros gustos y preferencias personales.

Claro que es sólo mi opinión, y por supuesto dos críticas como éstas son mucho más complacientes para los fan fatales de la página, que son mayoría, que algo más equilibrado.

Saludos
2004-02-15 23:06   yarhel
Me ha encantado el artículo. Además no he parado de reír. Mucha razón tienes, a pesar de que la película como tal me gustó (bueno, el final es horrendo). Ahora, como adaptación... Lo mejor, por eso, es lo de los elfos julandrones. Tu juro que yo también lo pensé ;)
2004-02-15 23:05   Phil Resch
Tsk, tsk, tsk. El Magnum .357 es mala elección. Mata demasiado rápido, y se ve a la legua para qué es. En cambio, con un .22 corto le puedes meter 30 balazos y verlo retorcerse, y además, puede pasar como arma de tiro olímpico, y... ¿cuándo sale el próximo vuelo para Wellington? :twisted: Es broma, hombre ;)

Ahora en serio, ni en mi más calenturienta imaginación me hubiera imaginado tal desbarajuste. ¿Frodo se quita a Sam de encima? ¿Y Sam se va? Jodeer...... En fin, más te hubiera valido tirar los 5 euros directamente al water o gastártelos en vino, como hice yo.


2004-02-15 21:17   BlueLiv
en cuanto a lo de Galadriel.. en el libro sí que sale en ayuda de Frodo y Sam, quizás no se aparece en un bosque dorado dándole la mano a Frodo, pero sí de otro modo y en forma de luz, o agua, o el simple pensamiento. Es precisamente una de las escenas que más me gustó.
2004-02-15 20:41   Zeke
Juas, juas, juas... no te preocupes Iván, que todavía quedamos algunos para hacer una visita a cierto gordo pomposo de Nueva Zelanda. Aprenderemos de tus desventuras y seremos algo más discretos. ;)
Brillante análisis, tenemos que quedar un día para llorar un poco y tomarnos unas copas a la mala salud de PJ.
2004-02-15 20:03   cYbErDaRk
Genial artículo :) Una frase que leí en una web:

"Si el final fuese más lento, lo llamarían fotografía" ;)

Un saludo