<< Volver

(nota: es posible que algunas imágenes y/o enlaces no funcionen)

SPACE OPERA
por Daniel Gonzalo

Este artículo ha sido leído 14338 veces


[ Space Opera ] [ Fragmentos de Honor ] [ Una visión humanista ]
[ Guía Dendarii ] [ Entrevista (antigua) ]

   Una de las necesidades de los lectores de ciencia ficción es la de especular. El famoso ¿qué pasaría si....? Pero una necesidad fundamental de cualquier lector es la de mantenerse interesado, evadido de la realidad. En una palabra, entretenido. Durante mucho tiempo esta función la cumplieron las novelas de aventuras. Pero al irse conociendo paulatinamente mejor nuestro propio planeta, los escritores se fueron quedando sin escenarios donde desarrollar sus historias, así que el siguiente paso lógico fue el espacio. De esta manera las aventuras del héroe que debe rescatar a su amada del malvado de turno ya no se desarrollarán en Malasia o el aventurero ya no bajará por un volcán para descubrir un paraíso perdido, sino que el héroe vivirá sus peripecias en Marte o en Venus y el aventurero descubrirá civilizaciones perdidas más allá de nuestra galaxia. Así surgió la space opera, mediante el traspaso del género de aventuras a la ciencia ficción.

   El término fue propuesto por Wilson Tucker en 1941 en comparación con los "soap operas", seriales radiofónicos diarios patrocinados por marcas de jabones (soap), que compartían muchas características con los seriales de las revistas de ciencia ficción como el encadenar constantes momentos dramáticos para conseguir la atención del lector / oyente.

Los pioneros

   Durante años el motor de la ciencia ficción fueron las revistas de género, las revistas pulp, en las que destacaban los relatos escapistas sin más intención que entretener y atraer a un público que leía la revista en el trayecto de su casa al trabajo, en el tren, autobús u otro medio de trasporte público, y que después tiraba a la basura. Por lo que los relatos debían ser cortos, atractivos y, en el caso de ser seriales, suficientemente apasionantes para que a la semana o mes siguiente se comprara el ejemplar en el que continuaba la historia.

   Hay que pensar que estamos en los comienzos del género que posteriormente se definiría como ciencia ficción y que, al principio, no había distinciones ni subgéneros. Tanto es así que el propio término no se acuñó hasta 1929. Por tal motivo, toda esta clase de historias se llamaban como mejor le parecía al director de la revista en la que se publicaban. Así algunos eran scientifiction, otros science fantasy o historias de super-ciencia.

 

 

 

   De cualquier manera, la fórmula bajo las que se movían estas historias era muy sencilla de reconocer puesto que Hugo Gernsbach, fundador de Amazing Stories, la primera revista dedicada a este tipo de literatura, y creador del termino ciencia ficción, definió a la perfección el tipo de relatos que se podrían encontrar en ella:

   "Relatos tipo Julio Verne, H.G. Wells y Edgar Allan Poe, con una historia llena de datos científicos y visiones proféticas"

   En esta frase se nos da una pista sobre lo que buscaba el lector de la época: divertimento y aventuras, con una patina de futurismo.

   Aunque anteriormente ya se habían publicado algunas aventuras espaciales, la primera obra importante de la space opera es The Skylark of Space (La estrella apagada recientemente editada por Pulpediciones), una novela corta de E. E. "Doc" Smith publicada en 1926 en Amazing Stories. Isaac Asimov la describió de esta manera: "Como literatura era una porquería. Pero había viajes interesterales, armas titánicas, la acción no decaía ni un momento y los héroes eran indestructibles. Yo no pedía más". Y justamente era lo que pedían los lectores de las revistas, ni siquiera rigurosidad científica. Sólo emoción y evasión. Así, en unas pocas páginas, el protagonista deja la tierra utilizando una nave casera para luchar por toda la galaxia contra el villano. Realmente ésta era la esencia de la space opera en aquel momento: aventura y sentido de la maravilla. En cada relato hay mejores armas, naves más rápidas y luchas más fuertes. Y, por supuesto, la victoria cae siempre del lado de los buenos y el héroe se lleva a la chica. Es un argumento simple pero muy divertido, que es lo que estaba pidiendo el público a gritos.

   El éxito de Smith le llevó a la que muchos consideran su obra maestra, la serie de los Lensmen (Pulpediciones). En ella se narra cómo los arisios, cultos, nobles y pacíficos, se enfrentan a los edorios, violentos y malvados, en una disputa entre las dos superrazas en la que involucran al resto de razas inferiores. Como en el caso de la Tierra, donde los arisios crean a la familia de los Kinnison, destinada a enfrentarse a lo largo de generaciones con los edorios. Apasionante.

   También tenemos Armagedon 2419 de Philip Nowlan, donde se presentaba al famoso Buck Rogers, o Princesa de Marte de Edgar Rice Burroughs (un par de décadas anterior), en la que el creador de Tarzán cambia las ciudades perdidas de África en las que vive sus peripecias el rey de los monos por un Marte con atmósfera respirable para los humanos, al que llega por una especie de trasmigración. Lo que nos lleva a que la space opera no tiene necesidad de una gran verisimilitud científica, simplemente necesita que la historia funcione y si para ello hay que sacrificar alguna verdad científica se hace.

 

 

 

   De esa época es también Los Reyes de las Estrellas de Edmon Hamilton, la revista Captain Future o los primero relatos del que luego sería uno de los grandes impulsores del género, John W. Campbell Jr., que antes de ser uno de los mejores editores de revistas y promotor de la llamada Edad de Oro de la ciencia ficción escribió varias space operas muy entretenidas.

La edad de oro del space opera

   Precisamente gracias a su labor como editor se debe que se vaya dando mayor rigurosidad a la ciencia en los relatos que seleccionaba para Astounding, donde aparecieron los autores más influyentes en la ciencia ficción: Isaac Asimov y Robert H. Heinlein. El primero escribió la serie, Lucky Star, Ranger del Espacio, en la que con un tono más desenfadado que en sus libros más "serios" como La Fundación describe las aventuras de Lucky Star, un agente del Consejo de Ciencias que investiga crímenes por el sistema solar. Mientras, el segundo escribió Consigue un traje espacial...viajarás, donde gracias a un concurso de jabones un chaval viaja por la Luna, Plutón y el sistema estelar Vega.

   También se pueden nombrar otros autores que han tenido sus coqueteo con el space opera, como Jack Willianson con La legión del Espacio, versión muy libre de Los tres Mosqueteros de Alejandro Dumas y de la que George Lucas tomó "prestadas" algunas cosillas para su saga. O Larry Niven, cuya obra maestra Mundo Anillo es ejemplo más claro de que se pueden conjugar rigor científico y aventura. Pasando por Jack Vance, que no se ha adscrito a ningún subgénero creando casi uno propio, pero que tiene muchas novelas que se acercan a la space opera como la trilogía Alastor o la saga de Los Príncipes Demonio, donde una venganza nos sirve para conocer 5 planetas a cual más extraño. También tenemos a autores más elitistas como Samuel Delany, que en Nova utiliza el mito de Moby Dick para una realizar una reescritura en el futuro.

 

 

 

El space opera autóctono

   Caso aparte es la historia del subgénero en España, que se ha desarrollado fundamentalmente en las llamadas "novelas de a duro", un campo en el que destacaron dos autores. George H. White (seudónimo de Pascual Enguídamos) y su Saga de los Aznar, que muestra las aventuras y vicisitudes de los descendientes de los hijos de la Tierra, errantes por la galaxia a bordo del autoplaneta Valera, último refugio de la humanidad. Y Ángel Torres Quesada, que bajo el seudónimo de A. Thorkent escribió la serie del Orden Estelar, donde asistimos al derrumbe de un imperio galáctico y la ascensión y caída del Orden Estelar.

 

 

 

 

 

Los herederos

   El subgénero pasó unos años de abandono hasta que en los años 80 una serie de autores lo revitalizó con novelas en las que además de la aventura ahora también existía una preocupación por los personajes y por la calidad literaria. En este resurgimiento nos encontramos a C. J. Cherryh, que crea una gran saga con la Capitana Chanur (y sobre la que Lobokell realizó un gran artículo). O a la autora protagonista de este especial, Lois McMaster Bujold, que escribe space operas divertidas, sin complejos y con una mayor profundidad de la que en un principio puede parecer.

   Otros Autores son Vernor Vinge, que con Un fuego en el Abismo y Un Abismo en el Cielo nos lleva a un universo con distintas especies humanas y alienígenas en conflicto; Ken McCleod, que escribe una space opera culta bastante parecida a la de uno de los mejores autores que tiene la ciencia ficción en general y la space opera en particular, Iain Banks. Enorme escritor británico poseedor de una gran prosa, es el creador de la serie La Cultura, donde presenta una civilización transgaláctica en la que vemos inmensas naves espaciales, hábitats espaciales gigantescos y planetas dirigidos por empresas comerciales autónomas, inmersos en guerras y luchas intestinas por el poder. Otra de las sagas que ha sido un hito en los últimos años son Los Cantos de Hyperion, donde Dan Simmons utiliza todos los clichés del género para crear una obra densa en la que nada es lo que parece y no hay un segundo de descanso. Una obra maestra sin duda.

   Está claro que el subgénero ha sufrido una revitalización a manos de estos autores a los que no se les puede echar en cara la baja calidad literaria ni mucho menos. Ganando poco a poco una respetabilidad que sin duda merece.

Novelas Fundamentales de la Space Opera

   Como en muchos de los casos estas novelas son muy complicadas de encontrar la lista está dividida en dos partes, descatalogadas y en catálogo.

Las novelas más sencillas de hallar son:

   - Mundo Anillo de Larry Niven. En La Factoría de Ideas

   - Un Abismo en el Cielo de Vernor Vinge en Ediciones B

   - La serie de los Lensmen de E.E.Doc Smith en Pulpediciones.

   - La serie de John Carter de Marte, de Edgar Rice Burroughs en Pulpediciones

   - La serie de Miles Vorkosigan de Lois McMaster Bujold (algunas novelas se encuentran fácilmente aunque la mayoría son muy difíciles).

Como se puede ver la editorial Pulpediciones está realizando una gran labor de recuperación de novelas que estaban o descatalogadas o inéditas en nuestro país.

Libros Descatalogados

   - Hyperion de Dan Simmons en Ediciones B.

   - La Saga de la Cultura de Iain Banks en Martínez Roca.

   - Los Príncipes Demonio de Jack Vance en Martínez Roca.

   - Un Fuego en el Abismo de Vernor Vinge en Ediciones B.

   - La legión del Espacio de Jack Willianson en Martínez Roca.

   - La serie de Chanur de C.J.Cherryh en Ediciones B

 

@2003 Daniel Gonzalo para cYbErDaRk.NeT
Prohibida la reproducción sin permiso expreso del autor

    

2003-09-05 19:57   Alger
joer, la verdad es que algunos parece que vivierais en una biblioteca, la cantidad de libros que me quedan por leer ... ufffff

:D
2003-09-03 15:35   Folken
¿rigurosidad científica? ¿Que le ha pasado a la palabra rigor?

Buen articulo, hay un par de libros que me apunto para buscarlos con calma ;)

Un saludo!
2003-09-03 11:43   HP Gilgalath
Aqui sabemos lo que es encontrar Hyperion y la Caida de Hyperion y te aseguro que es sencillo encontrar los libros de la Saga Vorkosigan ;). Además Nova esta reeditando algunos libros ahora, con lo cual se pueden encontrar con cierta facilidad.

Felicidades por el artículo
2003-09-03 10:12   OrionKnight
El artículo no esta nada mal pero creo que habría que señalar en el apartado de "Libros Descatalogados" los de la saga de Vorkosigan que no hay forma de enontrar. Y aunque se cita a Vance me parece un gran deacuido el no señalar su ciclo del Planeta de la Aventura. Mas space-opera que eso...

Por otro lado creo que he encontrado el artículo mus lúcido y claro y describe bastante bien los fundamentos del sub-género.

Otro apunte: La saga de Chanur esta ya descatalogada y es bastante dficil de encontrar.
2003-09-03 10:12   La Rana
Un articulo interesante, siempre me han gustado este tipo de historias pero no sabia como se llamaban, hasta ahora
Lo de la clasificacion sirve de mucho para alguien como yo que no conoce mucho de esto y desea ver más.
Felicidades.
2003-09-02 20:09   koyote
Un diez.
2003-09-02 19:33   vorkosigan
Un articulo estupendo, me ha encantado. ¡Enhorabuena!
Ademas la clasificación final en: sencillas y descatalogadas un gran acierto
2003-09-02 19:18   cYbErDaRk
Nas nas

Aparte de decir que aún no me lo he leído, quería subrayar la ayuda que me han prestado los chicos de Gerona para maquetar el artículo. Vamos, que lo han maquetado ellos :)

Un saludo
[web en continua construcción]

Novedades en la Tienda



Humor Fantasmal 2Humor Fantasmal 2
16.50 15.68


SiegaSiega
17.00 16.15

VeinteVeinte
18.90 17.96

La MaldiciónLa Maldición
8.95 8.5

George Lucas. Una VidaGeorge Lucas. Una Vida
24.90 23.66



Hombres-LoboHombres-Lobo
9.95 9.45

VampirosVampiros
9.95 9.45

El AlienistaEl Alienista
21.00 19.95



El SilmarillionEl Silmarillion
35.00 33.25